Punto de Encuentro

DETONAR EL PERÚ CON CONFIANZA

Detonaciones diarias en la política nativa han hecho olvidar a la ciudadanía la amenaza que importa tensionar al máximo la correspondencia entre los poderes de Estado. 

La detonación de Fuerza Popular llegó el viernes 14 de setiembre cuando, en sesión de Comisión de Justicia, únicamente esta agrupación parlamentaria, decidió no aprobar el Dictamen sobre el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), dejando ver claro un puño de hierro contra las propuestas de Palacio de Gobierno.

Detonación suficiente para que el Ejecutivo respondiera sorprendiendo a todos, para bien o para mal.

El referéndum había lucido más aspavientos que procedimientos. Tanto Ejecutivo, en su redacción de proyectos legislativos de reforma constitucional, como Legislativo, en su atención diligente de carácter comitivo, no mostraban sus mejores prendas.

En medio de esta contienda declarada, el domingo 16 de setiembre el Ejecutivo, con voz del Presidente de la República, activó una siguiente detonación al plantear la cuestión de confianza como mecanismo de respaldo a la reestructuración del CNM y a la reforma política, mediante DS N°097-2018.

¿El acabose? No. Simplemente, el Ejecutivo se ha revestido, una vez más, de fibras populistas y musculatura prestada. La ciudadanía aplaude el vuelto dado al Congreso. La ciudadanía aplaudirá cualquier medida que reverse el poder parlamentario. La ciudadanía también se deleita, de cuando en cuando, con gobernantes “fuertes” (y con luces artificiales). 

Repetimos: ¿Las últimas detonaciones fueron el acabose? ¿La selva política? No. 

Se ha llevado a cabo una reunión de espíritu concertador entre el presidente Vizcarra y la Junta de Portavoces del Congreso, en Palacio de Gobierno. Martín Vizcarra ha expuesto las razones para llevar a cabo esta prueba de fuego, que será protagonizada por el premier Villanueva, en sede parlamentaria.

Vizcarra ha conseguido, por lo pronto, ciertas ventajas comparativas:

Ante el planteamiento de cuestión de confianza, las actuales aprobaciones (17/09) de las comisiones parlamentarias de Justicia y de Constitución, con respecto al CNM, muestran una imposición de metas a concretar en fechas inmediatas. 

Sin embargo, los congresistas son representantes nacionales no sujetos a mandato imperativo de ningún otro poder, con lo que existen motivos de crítica suficiente hacia las formas Versallescas que desde Palacio de Gobierno se han realizado, pero esto resulta imperceptible ante la población peruana.

Por más que constitucionalistas y especialistas indican las posibles lesiones en las que hasta ahora el Ejecutivo ha incurrido, la cuestión de confianza será comunicada ante sesión extraordinaria del Parlamento nacional este miércoles 19 de setiembre.

Queda en manos de los Padres de la Patria, otra vez, saber dirimir este aparente nudo gordiano perulero.