Punto de Encuentro

PPK sin PPK

La carrera política de Pedro Pablo Kuczynski (PPK) muestra final estrepitoso, igual que la de su partido político Peruanos Por el Kambio (PPK). El antojo homónimo ha resultado un infortunio.

La presentación de tres cartas de renuncia (Guido Lombardi, Salvador Heresi y Patricia Donayre), en menos de cuatro días, por parte de congresistas del grupo parlamentario PPK corrobora las palabras del Primer Ministro, César Villanueva, dichas hace menos de una semana, al mencionar que “somos un gobierno sin partido y sin bancada”; palabras que Villanueva luego intentó rectificar, pero que consiguieron la mejor radiografía del escenario actual y, tal vez, con mayor exactitud, la de un futuro muy próximo.

Hemos sostenido que una opción cada vez más cercana para el presidente Martín Vizcarra es echar mano a su consabida habilidad de deshecho de antiguos aliados que transitan por situaciones adversas; sin embargo, las decisiones últimas de los ex integrantes de Peruanos Por el Kambio obligan a ampliar y replantear posibilidades de alianza.

Abandonar, más antes que después, al ex presidente Kuczynski podría convertirse en un deporte de salvataje personal.

La carga acusatoria y procedimental impuesta contra Pedro Pablo Kuczynski desde el Congreso y el Ministerio Público se sustenta en los casos de recepción de transferencias de empresas del grupo Odebrecht a las que había asesorado en tiempos que ejercía función pública y, también, a su destacada participación como supuesto miembro de un grupo de ex autoridades de Gobierno comprometidas con la compra de votos a congresistas de la oposición para evitar su censura.

Ante tal panorama, no resulta difícil entender que congresistas sin mayor identificación partidaria, pero con raudos reflejos, comprueben que PPK no es un partido con vida institucional ni con futuro. Esto les permitiría configurar con suficiente seguridad que su vida política pende de un hilo si la continuación como actor ppkausa perdurara mucho más tiempo.

Además, todo empieza a depender, cada vez más, de las resoluciones de Martin Vizcarra. Los nuevos emigrados de PPK podrían empezar a sospechar la pronta separación de Vizcarra con respecto al ex presidente Kuczynski.

¿El presidente en ejercicio habrá dado ya luz verde al abandono escalonado de la bancada PPK para sostener coordinaciones directas con él?

La aún actual alianza PPK – Vizcarra podría tornarse insalvable y, posiblemente, sean los propios congresistas quienes empiezan a ver conveniente el trato directo con el actual poder que no ya con el desfasado.

Los que aún se resisten son once: Mercedes Aráoz (Vicepresidente de la República), Juan Sheput, Gilbert Violeta (Presidente de PPK y vocero oficial de la bancada), Carlos Bruce (ex Ministro de Vivienda), Ana Choquehuanca (ex Ministra de la Mujer), Jorge Meléndez (vocero), Janet Sánchez, Sergio Dávila, Alberto Oliva, Moisés Guía, Clemente Flores.

Este reducido grupo tiene la posibilidad de demostrar que con la suma de valores políticos y con la experiencia de sus integrantes logran formar una escuadra defensiva urgente para Pedro Pablo Kuczynski o tan solo nos permiten asistir al desabastecimiento parlamentario total del ex presidente.