Punto de Encuentro

La claudicación del Estado

El lesivo preacuerdo II 

Los detalles del preacuerdo entre el grupo especial Lava Jato y Odebrecht no han revelado información que no haya sido de dominio público desde días antes; por ello, llama podrosamente la atención, la inquietud generada en algunos fiscales.


Los puntos ahondados son la extraña enumeración de solo cuatro obras realizadas por la empresa brasileña en Perú para el nuevo cuestionario y los términos sumamente ventajosos para la constructora por concepto de reparación civil.

Las obras por las que se recabará información son Costa Verde tramo Callao, Vía Evitamiento - Cusco, Corredor Vial Interoceánica Sur tramos 2 y 3 y Tren Eléctrico tramo 1. No se ha tomado en cuenta, para esta entrega, obras relacionadas directamente con los gobiernos de Ollanta Humala, Pedro Pablo Kuczynski o Susana Villarán, entre autoridades nacionales y regionales delatadas por propias declaraciones de Odebrecht, Barata y demás ex funcionarios brasileños.

Para recibir información de estas cuatro obras cuya carpeta fiscal existe desde enero de 2017 y por las que constan presos, procesados, acusados e investigados, Odebrecht pagará tan solo 610 millones de soles en un plazo de 15 años. Del resto de obras que presentan extraños balances a nivel nacional, se guarda sepulcral silencio.

Un ejemplo sería el Gasoducto del Sur Andino (del gobierno de Humala), que representa el 1% del PBI peruano, del cual se septuplicó el presupuesto final de la obra y por el que Odebrecht ha planteado juicios al Estado peruano por más de 2´500 millones de dólares para continuar con su construcción a través del consorcio GSP, liderado también por Enagás de España y Graña y Montero. Pero proyectos como el descrito no cuentan para la urgencia de los fiscales.

Tal parece, asistimos ante la claudicación del Estado ante una empresa corrupta, dando la posibilidad que Odebrecht siga operando, vendiendo acciones o recibiendo ingresos de obras como la mencionada Gasoducto Sur o Chaglla (que implica directamente al gobierno de PPK).

¿Cuál es el riesgo que corremos los peruanos? Si el Estado peruano no repara mayor preocupación en una veintena de obras en las que Odebrecht tiene -o quiere mantener – participación a través de sus operaciones, el lesivo acuerdo firmado por Vela y Pérez con la corrupta empresa traerá como consecuencia el pago de una reparación civil irrisoria. 

Odebrecht podría verse beneficiada con el 5% de pago anual (40 millones de soles al año) con dinero que se conseguiría de la explotación de las obras que hasta ahora permanecen en la mecedora fiscal, debido a la incapacidad del Estado  y al ánimo populista de apuntar reflectores solo sobre cuatro de ellas.