Punto de Encuentro

Crece el escándalo por caso Chaglla

La operación de venta a los chinos se ha realizado sin la opinión favorable de Energía y Minas y con el pedido de Electroperú de que se anule el contrato de suministro por ser lesivo a dicha empresa y al país.

Conforme pasan los días, aparecen nuevos documentos que revelan que no solo era el Gasoducto del Sur, donde proliferaron los sobornos por más de tres millones de dólares, u otros 20 proyectos que estaban en similar problema, sino que otros proyectos que estuvieron a cargo de Odebrecht  ‒como la hidroeléctrica de Chaglla, ubicada en Huánuco‒ alimentaron la ya famosa caja 2 encargada de las coimas repartidas por la constructora carioca.

Y es que de acuerdo a las planillas secretas de la citada caja, también llamada “departamento de operaciones estructuradas”, se realizaron hasta cuatro depósitos procedentes del proyecto Chaglla que sirvieron para alimentar dicho fondo de la corrupción en el segundo semestre de 2011.

En los estados de cuenta (“extratos por conta”, en portugués) que van del periodo del 31 de diciembre de 2010 al 30 de junio de 2011, signados con el código FDD03020, está la cuenta CXPerú o Caja libre peruana dolarizada, dejando constancia del primer depósito de 90,000 dólares de parte del proyecto Chaglla a la citada caja el 27 de junio de 2011.

En otro estado de cuenta del periodo entre el 1 de octubre de 2011 al 31 de diciembre del mismo año, hay un segundo ingreso de Chaglla, de un monto de 100 mil dólares, fechado el 7 de octubre.

Luego, el 1 de diciembre se encuentra otro depósito de 14,304 dólares y el 20 del mismo mes la cifra llega a 200 mil dólares, este último producto de la solicitud de movimiento N° 298955.

El consolidado hace un total de 404,303 dólares, al menos en los ingresos y débitos de esta documentación contable a la que tuvo acceso EXPRESO sobre Chaglla.

Obviamente que esta praxis había sido común en años anteriores. Tanto es así que en el estado de cuenta del 2007 se ubican cuatro depósitos de la Interoceánica del norte (IIRSA Norte) a la Caja 2, con montos abultados como de 996,995 dólares o de más de 583 mil dólares.

Asimismo, IIRSA Norte también depositó 133,848 dólares en diciembre de 2011, y otro depositante habría sido el proyecto de la vía de Carhuaz (Áncash), en seis oportunidades, también en 2011.

El caso Chaglla toma especial relevancia toda vez que hay una controversia sobre si el Poder Judicial debe o no dar luz verde al pedido de la Fiscalía para que el Ministerio de Justicia desembolse los 524 millones de soles que Odebrecht considera que le corresponden como producto del acuerdo de colaboración eficaz a raíz de la venta de la hidroeléctrica que nos ocupa a un holding de capitales chinos.

Ante las actitudes dubitativas del sistema de justicia, el presidente Martín Vizcarra expresó este jueves su disconformidad con devolver los S/ 524 millones, porque el daño, no solo moral sino económico de parte de Odebrecht contra el Perú, debe llevar a las autoridades a retener “un fondo que garantice el cumplimiento de pagos a futuro”.

Esto debido a que aparecen nuevos proyectos en los que Odebrecht habría echado mano a los sobornos para hacerse de obras de ingeniería civil.

Por su parte, el presidente del Poder Judicial, José Luis Lecaros, hizo un llamado en la víspera para que centenas de millones de obra pública, logrados por medio de decenas de millones en coimas, no queden impunes.

“No solo debemos imponer sanciones fuertes, sino que debemos recuperar lo robado o adquirido con fondos ilícitos”, manifestó, en ceremonia por el Día del Juez.

OPERACIÓN CON TRAMPA

Como quiera que la operación de venta de Chaglla de parte de Odebrecht Energía del Perú SA y Odebrecht Energía SA al consorcio Chaglla Holdings Limited, controlado por  China Three Corporation, ha sido un secreto porque ni se conoce si se concretó en el Perú, es necesario investigarla.

Con mayor razón, según los expertos, si se realizó sin la opinión favorable del Ministerio de Energía y Minas y con el pedido de Electroperú de que se anule el contrato de suministro lesivo a dicha empresa y al Perú.

El monto de la inversión en Chaglla, inicialmente de algo más de 600 millones de dólares, más que se duplicó con una adenda, en la que pudo haber realizado una sobrevaluación que ahora le permite mayores ingresos a Odebrecht, según las investigaciones de la Comisión Lava Jato del Congreso.

Como se puede ver en esta edición, la evaluación que realizó Economía y Finanzas encontró inconsistencias hasta por 19 millones de dólares, pero eso no paró el proceso de venta porque, según los entendidos, el expresidente Pedro Pablo Kuczynski y el actual gobierno le proporcionaron a Odebrecht un escudo legal para proteger los activos de los proyectos y tratarlos como propios, lo cual debería ser motivo de indagación.

Con mayor razón si el Fiscal Rafael Vela ha informado que no existen investigaciones en curso fuera de los cuatro proyectos comprendidos en el Acuerdo de Colaboración, lo que no es cierto, tal como se comenta en la Procuraduría.

A lo anterior se agrega que a Odebrecht se le ha haya configurado una normativa ad hoc para favorecerla, como se demuestra con la solicitud de adquisición de las acciones de la Empresa de Generación Huallaga S.A. que se hizo en el marco del Decreto de Urgencia Nº 003-2017 y no a través de ley N° 30737, ley que asegura el pago inmediato de la reparación civil a favor del Estado peruano en casos de corrupción.

Para los críticos, la retención realizada por el fideicomiso no se calculó sobre el valor acordado entre las empresas compradora y vendedora sino sobre un “precio de venta” determinado por el Ministerio de Economía y Finanzas. No faltan quienes señalan que en ese cálculo se habrían descontado dos veces las deudas financieras de Odebrecht.

FACTOR CHIRRE

Finalmente, fuentes del Ministerio Público revelaron que, además de las investigaciones preliminares en curso sobre el caso Odebrecht, el fiscal Elmer Chirre maneja un caso en el que esta persona jurídica se encuentra acusada. Esta sería otra prueba de que el fiscal Rafael Vela mintió en su reciente informe, cuando afirma que no existen investigaciones preparatorias ni procesos contra la empresa.

El procurador Jorge Ramírez no avalaría el informe de Vela debido a la existencia de estos procesos fiscales, reveló la periodista Mariella Balbi. Ramírez y el fiscal Chirre deben pronunciarse, reclama la periodista.

Cabe indicar que Chirre manejó el proceso de la carretera Chacas-San Luis, construida por el gigante brasileño con sobornos a César Álvarez, exgobernador regional de Áncash. Sin necesidad de colaboración eficaz, la constructora viene pagando S/ 52.5 millones como reparación civil por esta obra.

Factor Cofide

Los aportes de capital accionario de Odebrecht a la empresa Generación Huallaga, actual titular de la concesión del proyecto Hidroeléctrica de Chaglla, se hicieron con un préstamo de COFIDE y no con capital propio de Odebrecht, por lo que acá hay una deuda que huele a lo que se llama desde hace años “perromuerto”.

Odebrecht se victimiza

Ante las declaraciones del presidente Martín Vizcarra, de que no se le debía pagar a Odebrecht porque nos ha causado daños mucho más costosos que los 524 millones de soles que reclama, la constructora emitió un comunicado donde se victimizaba. “La empresa recibe con inquietud las declaraciones brindadas. Sin embargo, sigue creyendo fuertemente en el respeto manifestado por el propio gobierno a la separación de poderes y en la importancia de mantener el acuerdo como un relevante instrumento para impulsar la lucha anticorrupción, que es de interés conjunto de todos”, afirmó.

(Fuente www.expreso.com.pe)