Punto de Encuentro

CDU y SPD aguantan en el Este de Alemania pese al fuerte avance de la derecha radical

Los primeros sondeos a pie de urna tras las elecciones regionales en Sajonia y Brandemburgo otorgan a AfD el segundo puesto en ambos Länder, con un aumento de más del 10 por ciento.

Gritos de alegría en la sede de la CDU en Leipzig, al publicar la televisión alemana los resultados de las encuestas a pie de urna, en las elecciones regionales que han tenido lugar hoy en el estado federado de Sajonia.

Aunque hace solo unas semanas las encuestas apuntaban como ganador al partido antieuropeo y antiextranjeros Alternativa para Alemania (AfD), los cristianodemócratas de Merkel han mantenido su posición de partido más votado, con el 33,1% de las papeletas y a pesar de su descenso del 6,3% en comparación con las anteriores regionales.

AfD ha obtenido, según esa primera proyección, el 28,1% de los votos, con un aumento del 18,4%, dato que ayuda a visualizar la fuerza que este partido ha logrado reunir y que la CDU ha logrado contrarrestar solo en la recta final de la campaña.

El candidato de Merkel, Michael Kretschmer, acaba de aparecer en una primera reacción pálido, como quien ha visto un fantasma y soltando aire, tras la respiración contenida, entre agradecimiento y agradecimiento. «Gracias de verdad a todos los votantes que se han dado cuenta de lo vital que era esta votación», ha dicho, adelantando su intención de dedicar la legislatura a reunificar a la derecha sajona en torno a las siglas CDU.

«Ahora tenemos unos años por delante para hablar entre nosotros, no los unos contra los otros», ha dicho, garantizando «responsabilidad» en la tarea más inmediata, la de formar gobierno.

El resultado en Sajonia permitiría una «coalición Kenia», de CDU, socialdemócratas del SPD y Verdes o la inédita colaboración entre la CDU a AfD.

La dirección federal del partido la descarta por completo y Kretschmer también, pero tres diputados regionales han declarado durante la campaña que estarían dispuestos a hablar con ellos y la disyuntiva crea la posibilidad de un golpe interno contra Kretschmer, según algunos analistas.

«En absoluto, esas voces son irrelevantes y lo que está claro es que Kretschmer ha ganado y es quien tiene que decidir», defienden fuentes de la Casa Konrad Adenauer.

Coaliciones multicolor

El mismo resultado apuntan las encuestas a pie de urna en Brandemburgo, un estado pequeño en tamaño y en el que AfD se había situado en los sondeos por momentos por delante del SPD, que finalmente mantiene la plaza con el 26,4% de los votos, pero perdiendo casi un 5,5% y teniendo que digerir que ha estado a punto de ser superado por AfD, que obtiene un 24,5% y con un aumento del 12,3%.

En Brandemburgo sería posible también una «coalición Kenia» o, como alternativa, un gobierno roji-verde que incluyese a la izquierda radical de Die Linke, la misma constelación que gobierna en la ciudad-estado de Berlín, pero no sería suficiente con un pacto entre la CDU y AfD, lo que libra a los conservadores de la indeseable decisión.

«AfD sigue suponiendo un reto para nosotros», ha reconocido el socialdemócrata Ditmar Woidke en sus primeras declaraciones, reconociendo su alivio, pero prometiendo que afrontará «el reto de llegar más eficientemente hasta los ciudadanos de esta tierra, el reto de hacernos entender, a nosotros y a nuestras políticas, para demostrarles que el éxito es posible» y que «el trabajo duro comienza ahora».

Aunque sea por la mínima, los partidos de la gran coalición salvan el pellejo. Sin embargo, «deberían parar a pensar un momento si deben seguir con esto o, visto sus grandes pérdidas en votos, no es el momento de anticipar elecciones generales y permitir que Alemania esté gobernada por lo que es evidente que quieren los ciudadanos», decía desde la sede de AfD su hombre más duro, Bjoern Hoecke.

Solo AfD gana votantes

A su juicio, «resulta muy evidente que AfD es el único partido que está ganado votantes y que es el auténtico triunfador de esta jornada». Hoecke es el candidato de AfD en Turingia, que celebrará regionales en breve y que según las encuestas elevará también sensiblemente sus resultados.

Con él y con los resultados en Sajonia y Brandemburgo, el ala más extremista del partido gana peso interno y hará virar la formación política en otro golpe de timón a la derecha.

Después de las elecciones regionales de ayer, AfD no solamente es un poco más fuerte en Alemania, sino también un poco más extrema que hasta ahora.

(Fuente www.abc.es)