Punto de Encuentro

Muere Armando Sosa Fortuny, el preso político más antiguo de Cuba

Pasó 43 de sus 76 años de vida encarcelado y falleció este lunes todavía privado de libertad

Armando Sosa Fortuny se pasó más de la mitad de su vida en las mazmorras castristas. De sus 76 años, 43 transcurrieron en prisión, convirtiéndose en el preso político cubano con más años de cárcel sobre sus espaldas. Este lunes falleció, privado de libertad, en la sala de penados del hospital Amalia Simoni, de la localidad de Camagüey, en el centro de la isla.

Las organizaciones humanitarias han lamentado su muerte y que las autoridades cubanas no hubiesen accedido a excarcelarlo pese al empeoramiento de su delicada salud en los últimos años, condenando su «ensañamiento» con Fortuny y destacando el coraje de este en su lucha por la libertad frente a la dictadura.

El preso político más antiguo de Cuba recibió su primera condena en los primeros años del régimen, que cumplió entre 1960 y 1974. Se exilió en Estados Unidos, pero no siguió peleando por que su país se liberara de la tiranía y en 1994 regresó a la isla como parte de un grupo armado del exilio, si bien no llegó a hacer uso de las armas, matiza Martí Noticias. De nuevo fue capturado y condenado, esta vez a 30 años de cárcel bajo la acusación de «entrada ilegal a Cuba y otros actos contra la Seguridad del Estado».

Sosa Fortuny sufrió una isquemia cerebral hace dos años, lo que le dejó inmovilizado en su lado izquierdo. El pasado mes de agosto tuvo que ser internado de urgencia en el hospital de la prisión de Kilo Ocho por su estado de desnutrición y complicaciones de la diabetes que lo aquejaba, según informó Martí Noticias.

A comienzos de este mes, fue ingresado de nuevo en el citado centro hospitalario de Camagüey donde expiró este lunes.

«Rebelión contra la tiranía y la opresión»

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos, con sede en Madrid, lamentó este miércoles el fallecimiento de Sosa Fortuny y condenó «el ensañamiento al que fue sometido». «Por razones humanitarias, debía haber estado en libertad condicional desde hace mucho tiempo, pero el gobierno cubano decidió que muriera en prisión y allí murió», destacó en un comunicado.

«Liberar a Armando no era un asunto político, ni siquiera jurídico, era un asunto de humanidad -continúa el OCDH-. Su "culpa" fue defender con las armas la libertad que le arrebataron. Podemos estar de acuerdo o no con el método que Sosa Fortuny eligió para conseguirla, pero coincidiremos en que 43 años de prisión son demasiados años. Armando, en cualquier caso, recurrió "al supremo recurso de la rebelión contra la tiranía y la opresión", como expresa la Declaración Universal de Derechos Humanos».

El Observatorio recuerda que «quienes mantuvieron encarcelado a Sosa Fortuny por 43 años, asaltaron un cuartel la noche del 26 de julio de 1953, fueron amnistiados, y años más tarde consiguieron el poder cegando la vida de centenares de cubanos. Todo en nombre de una libertad que luego quebrantaron. Rebelarse contra ese despojo fue su culpa. Y si esa "culpa" estaba viva para sus carceleros (que también fueron sus jueces), es la muestra de que los principios que impulsaron a Sosa Fortuny mantienen hoy toda su vigencia».

El OCDH condena finalmente el «tratamiento cruel que el Gobierno cubano ofrece a los reclusos, especialmente a los prisioneros políticos».

Desde Miami, centro neurálgico del exilio cubano en EE.UU., el secretario del Directorio Democrático Cubano, Orlando Gutiérrez, ha lamentado la pérdida de quien describe como un «cubano grande» y «un patriota», al tiempo que denuncia «otro crimen de lesa humanidad cometido por el régimen cubano».

En esa línea, el expreso político Luis Zúñiga aseguró que se trata de «otro crimen en la larga lista de la dictadura castrista, más de cuarenta años en prisión», según recoge « El Nuevo Herald». «Este hombre escribió con coraje y dignidad el valor que los patriotas cubanos le dan a la libertad de la Patria. Este es un mártir para nuestra historia», añadió.

La Asamblea de la Resistencia Cubana pidió por su parte un día de duelo nacional en honor «a este bravo hijo de la Patria».

(Fuente www.abc.es)