Punto de Encuentro

Francia acelerará este lunes la desescalada para reactivar la economía

Macron ha afirmado este domingo que «con la nueva fase debemos iniciar la reconstrucción económica, restaurar la soberanía y la independencia nacional y europea»

Emmanuel Macron dirigió este domingo un mensaje importante a la nación, invitando a «pasar página» de la crisis sanitaria de la pandemia, con prudencia, para iniciar una nueva fase, nacional y europea, consagradas a la reconstrucción «económica, social y solidaria», reafirmando la matriz de la unidad nacional contra los comunitarismos, indispensable para recobrar la soberanía y la independencia, amenazadas.

El presidente de la República comenzó haciendo un balance positivo de la crisis sanitaria, presentando unas perspectivas positivas, con extrema prudencia.

Macron estima que Francia «no debe enroquecer» de su comportamiento nacional: «Nuestro comportamiento colectivo ha permitido salvar muchas vidas». A partir de este lunes, día 15 de junio, los franceses recobrarán la casi totalidad de sus libertades básicas. El virus seguirá siendo una amenaza potencial. Macron aconseja prudencia y seguir normas de comportamiento responsable, comenzando por el distanciamiento físico.

La actividad económica y comercial podrá comenzar a funcionar definitivamente con relativa «normalidad». Los franceses podrán viajar por casi toda Europa. Recobrada la libertad confinada, Macron anuncia una nueva etapa, nacional y europea, con estos pilares capitales: «Debemos relanzar la reconstrucción económica, para afirmar nuestra soberanía nacional y europea».

En el terreno de la reconstrucción económica nacional, Macron avanzó dos principios capitales: «No se subirán los impuestos para relanzar y reconstruir nuestra economía». «El Estado lanzará un gran proceso de negociación entre las empresas y los sindicatos. Debemos evitar los despidos». Se trata de una suerte de «liberalismo a la francesa»: liberalismo negociado entre el Estado, las empresas y los sindicatos.

Según el presidente de la República, Francia ha «movilizado», ya, unos 500.000 millones de euros. Cifra colosal, quizá «insuficiente». El Estado francés quizá esté condenado a incrementar su endeudamiento y déficits de manera muy gravosa para la nación, durante años…

Proyecto de reconstrucción

En ese terreno estratégico, Macron estima que el proyecto franco - alemán de creación de un fondo europeo para la reconstrucción de la Unión Europea (UE) es la piedra fundacional de una «etapa inédita» de la construcción política de Europa.

Hasta hoy, la UE continúa muy dividida en ese terreno capital. Macron sigue defendiendo el proyecto franco - alemán por esta razón, sin duda histórica, por confirmar: «Estamos iniciando una nueva etapa de la gran aventura europea, llamada a consolidar una Europa independiente, capaz de dotarse de los medios imprescindibles para afirmar su identidad, su cultura y su singularidad, ante China, ante los EE. UU., ante el desorden mundial que conocemos. Necesitamos una Europa más fuerte, solidaria y soberana». Tema capital del «canon» macroniano: restaurar la soberanía europea, ante la emergencia de un nuevo mundo, más peligroso

Soberanía europea, por confirmar, que comienza, desde la óptica macroniana, por la restauración de la soberanía nacional, social, política, cultural, amenazada por los comunitarismos y las tensiones sociales y económicas, nacionales e internacionales.

Macron anuncia varias iniciativas, por venir: reafirmación de las políticas de integración e igualdad de oportunidades; reforma del Estado para conceder «nuevas libertades y responsabilidades»; defensa de una soberanía nacional, solidaria y productiva, invitando a sindicatos y empresas a trabajar «juntos» en estos terrenos: «Debemos crear nuevos empleos, invirtiendo en nuestra independencia tecnológica, industrial y agrícola, negociando un nuevo pacto productivo nacional».

En Francia, la crisis financiera de 2008/2009 tuvo un costo fiscal considerable. Subiendo los impuestos, Nicolas Sarkozy provocó un choque fiscal duro contra el crecimiento y el despegue económico. Emmanuel Macron promete no subir los impuestos la restaurar el crecimiento y la soberanía económica.

Apoyo a la Policía

La nueva fase nacional y europea anunciada por el presidente francés culmina con la restauración de la soberanía nacional en su matriz esencial: la matriz cultural.

Macron anunció iniciativas «fuertes» para reafirmar la igualdad y fraternidad entre franceses de distinta raza, cultura, religión y sensibilidad. Esa es, desde su óptica, la piedra fundación del modelo de integración nacional.

Sentado ese principio, Macron afirmó que «no hay libertad ni justicia, si no se respetan las normas de convivencia». Y, en ese terreno… el presidente hizo una defensa muy enérgica del modelo policial francés, saliendo al paso de las amenazas del comunitarismo multicultural: «Las fuerzas del orden, acusadas de racismo y violencias merecen todo el apoyo del poder político y el reconocimiento de la Nación. Sin orden republicano, no hay seguridad ni libertad. Y ese orden republicano está asegurado por nuestros policías y gendarmes, que se exponen a riesgos diario, en nuestro nombre. Les debemos respeto y homenaje». «Ley y orden», pues, mensaje conservador clásico.