Punto de Encuentro

“El actual ministro de Salud tiene la carga ideológica muy alta

PUNTO DE ENCUENTRO entrevista al Almirante y ex vicepresidente de la República Luis Giampietri.

Por: Michel Angelo Barrón Del Solar.

PUNTO DE ENCUENTRO: ¿ha tenido contacto con miembros de la naval durante esta cuarentena?

LUIS GIAMPIETRI: No, sólo en una oportunidad. Recibí una llamada del comandante general porque le mandé un mensaje. Pero, realmente, no he tenido contacto con la marina. Salvo con los médicos. Porque hace un par de semanas me salió positivo la prueba rápida

PUNTO DE ENCUENTRO: ¿De covid-19?

LUIS GIAMPIETRI: Sí. Y, bueno, tenía que avisar para que ellos estén atentos a que yo no vaya a tener un problema. Como saben, yo vivo solo. Una emergencia me es difícil manejarla. Pero, afortunadamente, el virus que me ha tocado es asintomático. No he tenido ninguna molestia.

PUNTO DE ENCUENTRO: Nos alegramos Almirante.

LUIS GIAMPIETRI: Pero ya, dentro de un par de días, debo tener el resultado de si ya tengo fijado en el sistema un anticuerpo para esta enfermedad.

PUNTO DE ENCUENTRO: Al respecto de la naval. ¿Cuál ha sido la actuación de la marina en este Estado de Emergencia?

LUIS GIAMPIETRI: Yo creo, no sólo de la marina, sino en general, de las fuerzas armadas. Ha sido subestimada. Los hemos convertido en la extensión de un fusil. Y eso no es la capacidad. Mira, yo me gradué cuando tenía 20 años y mi primer contacto con la marina fue hacer el curso de inteligencia. Y lo primero que me enseñaron fue el planeamiento naval, el planeamiento en general. Y esto quiero contarlo para que sepa, que parte de nuestra formación es esa: el planeamiento estratégico. Que, creo, en este caso; no ha sido utilizado.

PUNTO DE ENCUENTRO: ¿Por qué?

LUIS GIAMPIETRI: El primer problema que sale, del planeamiento estratégico, es definir el problema, los elementos que influyen y cuáles son las soluciones que se tienen que aplicar. Creo que eso ha sido obviado por la gente que ha manejado el tema del Coronavirus. Más bien lo que han manejado, han utilizado, en muchos casos, como cortina de humo esta emergencia que estamos teniendo para no ver los problemas reales del país. Yo creo que se ha subestimado a las fuerzas armados cuando nosotros hemos podido contribuir, como contribuimos en la época de Fujimori con la subversión. Yo, por ejemplo, fui comando político-militar de toda la zona del centro que era Chimbote, Marcona, Ayacucho, Pucallpa. Y no lo hicimos mal, y con una ventaja de que los medios que tiene las Fuerzas Armadas, no lo tienen los ministerios. Pueden tener algunos de los medios, pero no todos. Las Fuerzas Armadas tienen todos los medios: vehículos, buques, aviones. Y creo que eso no se ha utilizado. No entiendo el porqué. La única explicación que tengo es que no le quieren dar un crédito importante a la Fuerzas Armadas en ese sentido. Creo que hemos podido hacer mucho más. Por ejemplo, una cosa simple, cada 28 de Julio, en los desfiles, pasan una veintena o treintena de camiones muy bien pintados con soldados adentro. Cuando si se hubiera planificado bien y se tuviese idea de la mentalidad de la gente que quería regresar a sus pueblos, que para eso son los servicios de inteligencia que tienen que estar pulseando ese asunto, utilizarían esos camiones y los hubieran llevado y evitarías esas lamentables imágenes de ver caminando por las pistas y, en el caso de algunos, teniendo accidente u otro tipo de problemas. Yo creo que la infraestructura que puede utilizar las Fuerzas Armadas es enorme, pero no la tiene ningún Ministerio y eso no me parece que lo estuviéramos usando.

PUNTO DE ENCUENTRO: Usted menciona ciertos casos en los que se vivió una crisis como la que se vive ahora. Una de ellas es la operación Chavín de Huántar y la lucha contra el Covid-19 son guerras, eso es innegable, pero existe una diferencia: en Chavín de Huántar existía un enemigo claro, el objetivo era conocido. En el caso del Covid-19 el enemigo es invisible.

LUIS GIAMPIETRI: Es correcto. Viene por cualquier vector. Yo no he salido más que al banco, ni siquiera entré, sólo saqué dinero del cajero y ahí lo contraje. El vector viene de muchas partes, de muchas formas y es imposible detectarlo. Pero el hecho no es sólo ese, de contagiarte, sino que tu organismo no sea capaz de defenderte como es el caso mío. Caso en el cuál mi sistema inmunológico ha estado alerta y no me ha provocado síntomas. Entonces, creo que hay muchos factores, no se puede hacer una comparación total de lo que es una guerra con esto. Es como usted dice, un enemigo invisible. Desconocido, porque no lo tuvimos en el panorama. O si lo tuvimos, no le hicimos caso en el momento que llegó la primera noticia.

Creo que no se ha hecho un buen muestro de inicio, con las pruebas rápidas. Sino debieron hacerse hecho con las pruebas moleculares, de manera de tener más aterrizado el tema y poder, de acuerdo con eso, ver la magnitud del problema y tener en mente la filosofía de nuestro pueblo. Porque nuestro pueblo; en el sur son más o menos ordenados, en el norte no. Yo viví como 3 años en Tumbes, pero he agarrado el Niño del 97’ y del 83’. En este último se varó un buque nuestro ahí y yo me hice cargo del salvamento, estuve en la playa como 6 meses. Vi de cerca cómo funcionaba la gente: sentados todos, alrededor del buque, pero nadie nos ayudaba. Nadie nos daba la mano. Es más, tuvimos 2 buques pequeños que llevaron víveres, pero no los pudimos desembarcar porque mi grupo era muy pequeñito. No teníamos capacidad. Y cuando le pedí a la gente de Caleta Cruz que me llevara, me dijeron que ese era problema nuestro, que nosotros viéramos como lo desembarcábamos. Y tuvimos que regresar los buques cargados de víveres a Paita, nuevamente. Pero lo que sí aguantó todo el tiempo que estuve en Tumbes, fue la cerveza. Había cerveza por todos lados.

Yo creo que ese conocimiento del pueblo y la manera de actuar, los militares, en general, lo tenemos más claros que los civiles, definitivamente. Porque estamos en todo el país, ya sea en la costa, en la sierra o en la selva. Entonces creo que se nos ha bajado el nivel cuando hemos podido ayudar muchísimo más.

PUNTO DE ENCUENTRO: En Chavín de Huántar, el equipo tuvo supervisión del Ejecutivo, sí. Pero fue un equipo independiente, que trabajó con sus propios recursos. ¿Considera que al equipo de salud le falta eso? ¿Una autonomía?

LUIS GIAMPIETRI: Yo creo que, efectivamente, le ha faltado. Yo creo que, desde un principio, han debido calcular que teníamos un déficit enorme de camas, ventiladores y otros equipos. Y en lugar de invertir en propaganda, se ha podido invertir, desde un principio, en colocar órdenes de compra de las pruebas moleculares, de las camas, de los ventiladores. Que, dicho sea de paso, han salido otros temas, más adelante, que no necesariamente figuran que ese era el tipo de tratamiento que se necesita. Por ejemplo, la cámara de compresiones que tiene la marina sirve para hacer eso. Y tienen una ventaja sobre los ventiladores. Los ventiladores llegan físicamente al pulmón, pero las cámaras de compresión con oxígeno a presión con tratamientos hiperbáricos se diluyen el oxígeno dentro en la sangre por la Ley de Henry. Y eso tiene una ventaja, porque ese oxígeno diluido llega, inclusive, a las partes que ha dañado el sistema. Está perfectamente probado con diabéticos, con gran güeñas, con los quemados. No lo digo porque me lo contaron, yo he sido buzo, 50 años.

Parte de mi problema, ahorita, es eso. Aparentemente, en algún momento, alguna burbuja me afectó la respiración. Pero, creo yo, no hemos entrado directamente a entender el problema y hay tratamientos hechos con cámara de compresión con gente que ya estaba desahuciada que los han sacado. La Marina acaba de comprar una cámara. Yo quise, tengo mi compañía de buceo y me traje una cámara. Pero no me la dejaron entrar acá en Perú. Pero yo no iba a hacer tratamiento médico, era para efectos de buceo. Porque un mal buceo puede necesitar compensarse en una cámara. Pero ese es un tema que todavía falta para explorar y la Marina ha comenzado una exploración en ese sentido.

A eso me refiero cuando digo que muchas cosas que hacemos rutinariamente y, por experiencia de vida, no se han utilizado. Y solamente nos han puesto como ayuda de la Policía, con un fusil en la mano a parar a la gente. No nos han dado la tarea que hemos podido hacer muchísimo más.

PUNTO DE ENCUENTRO: Hace un momento, hacía momento a los dos Niños que usted vivió y en los que usted, incluso, tuvo una participación muy buena. En el 2014, usted predijo que iba a haber un Fenómeno del Niño, finalmente sucedió. Y sucedió cuando Pedro Pablo Kuczynski fue presidente, en 2016. ¿Cómo califica la actuación del Estado?

LUIS GIAMPIETRI: Mala. Los Niños siempre tienen precursores que son especies que no son normales que aparezcan, los llaman mictófidos o las mismas malaguas. Hay signos que van apareciendo antes que venga una corriente cálida del Niño. Y yo, como vivo a lado del mar, mi casa está a 50 metros de la playa. Veo el mar todos los días y cuando veo malagua, hay que comenzar a pensar que por ahí está viniendo un Niño. Pero, aquí le dieron hasta un nombre. Primero lo llaman un fenómeno natural y eso no es cierto. O es fenómeno o es natural. Pero no puede ser las dos cosas. Segundo, le llamaron Niño Costero. Pero si todos los Niños que nos afectan son costeros. Los Niños que están cerca a Hawái, no nos afectan. No hay necesidad de cambiarle, como lo hizo el Gobierno de Humala, el nombre un poco para despistar el hecho de que no habían tomado las acciones.

Hay dos fases en el manejo de un Niño: Uno es la prevención y otra es la Remediación. Aquí lo que hacemos es lo segundo, cuando el hecho ya está consumado, empezamos a trabajar. Cuando deberíamos hacer prevención, eso significa aumentar el calado de los ríos, reforzar las orillas de los pueblos jóvenes que están cerca a los ríos. Mil cosas que hay que hacer antes de que venga un Niño y para eso disminuir los efectos dañinos que trae. Si le seguimos diciendo que es un fenómeno, quiere decir que va a aparecer. Así, de un día para otro. Y eso no es así. No es un cometa Haley que pasó por el cielo. No. Hay indicios precursores que indican que está viniendo un Niño. En ese momento se tiene que aplicar lo que hice con un grupo de Congresistas, con el Congresista Luis Gonzáles Posada. Hicimos una Ley de la Prevención del Niño, de huaicos, de heladas, de granizos, de terremotos, temblores, lluvias. Eso está escrito. Pero todo se enfoca, al final, a cuando ya se presentó el problema y hay que comenzar a remediar y ahí comienzan los juegos de dinero que nunca sabemos a dónde van.

PUNTO DE ENCUENTRO: Pese a que el Perú ya tenía conocimiento, con 2 años de anticipación, del Fenómeno del Niño, muchos consideraron que a Pedro Pablo Kuczynski lo agarró desprevenido. ¿Por qué no se prepararon a los ciudadanos? ¿Por qué se actuó de manera improvisada?

LUIS GIAMPIETRI: Porque siendo un evento recurrente, como yo le llamo. No es un fenómeno. Esto debería formar parte de la formación escolar, de los chicos. Los viejos ya no aprenden a hablar. Pero los muchachos sí. Entonces se debería hacer una ambientación del medio en el que viven. Ustedes están sujetos a temblores, terremotos, a Niños. De manera de hacerles consciencia. Para que los chicos empujen a los padres: “papá no tires basura al lecho del río, porque después cuando vengan las crecidas, el río se va a desbordar”. Ese tipo de educación es parte de la educación cívica que, en este país, ya no existe. Y que deberían de reinstalar, así como la premilitar. Para que disciplinen a la gente. Fíjense lo que están haciendo ahora, cada cual hace lo que le da la gana. Se van. No es que el microbio los asalte, ellos asaltan al microbio. La contaminación que están ellos mismos provocando, irresponsablemente porque les falta una parte de formación cívica. Porque no es sólo que se contaminen. Sino que usted puede llevar eso a su casa, a sus amigos, al barrio. Ese tipo de educación no existe, mejor dicho, se ha quitado y creo que debería volver a incluirse.

Yo he leído el currículo escolar. En ninguna parte hablan del Niño como algo recurrente. Pero, vivimos con eso. Entre 4 o 7 años, siempre hay un Niño. De mayor o menor intensidad y con mayor o menor daños. Pero, si uno sigue tirando basura al lecho de los ríos, no respeta las defensas, al final cuando viene la regada, pues se lleva todo.

PUNTO DE ENCUENTRO: ¿Qué necesita el Perú para que se recupere en el sector agropecuario?

LUIS GIAMPIETRI: Bueno. La base de nuestro país es la educación. Si no tenemos un pueblo educado, pues la gente no se acostumbra y cada cual hace lo que le da la gana. Y eso no está bien. El aprender a convivir con la gente es un tema que es muy difícil. Fíjate, en Tumbes en el año 83’ en la época del Gobierno de Belaunde. Dicho sea de paso, el Niño le costó, creo yo, al presidente Belaunde su puesto. Fue tal el despiporre y los gastos tan altos que perdió el equilibrio, el Gobierno. El presidente Belaunde les dio 500 dólares por hectárea a cada campesino para que se pudieran recuperar de la salida del río Tumbes que la habían bloqueado irresponsablemente con varias langostineras. Y cuando vino el río Carrao, que es un río muy fuerte. Es un río navegable, yo he navegado, he entrado con la patrullera de la base, he navegado hasta la ciudad de Tumbes. Eso se llevó los campos de cultivo, y al final, le dieron dinero para resarcirse. Tomaban, yo lo he visto nadie me lo ha contado, el dinero del banco de la Nación y se iban a la vuelta, a la plaza de armas, y tomaban su cerveza. El criterio de la familia también está un poco oscurecido en el país. Somos muy libertinos, en cierta forma. Y al final, pues, una buena solución es tomarse la cervecita como ha pasado hace poco en Piura. Las mototaxis cargando cajas de cerveza. Eso debería tener la última prioridad en la mentalidad de la gente. Pero es, simple y llanamente: educación cívica. Concepto de crear familia, de responsabilidad familiar. Esa parte es muy complicada, no solo en el Perú, también en otros países de América Latina. Eso tendría que ser parte de la enseñanza que debería tener la gente. Las responsabilidades que uno tiene. Aquí somos muy proclives a hablar sobre los derechos, del niño, de los humanos, de la mujer. Pero poco vas a escuchar, o nada, de las obligaciones. Y hay una diferencia, el Derecho es algo que la gente lo aprende y lo respeta si quiere. Pero la obligación es distinta. Porque la obligación tiene una sanción cuando no la cumples.

PUNTO DE ENCUENTRO: Pasando a otros temas. Hace unas semanas se aceptó la renuncia de Mercedes Aráoz a la vicepresidencia de la República. Usted como ex vicepresidente de la república, ¿cómo considera la situación que se vivió con Mercedes Aráoz? ¿Qué nos espera en adelante?

LUIS GIAMPIETRI: En realidad, no sólo fue el hecho de Mercedes Aráoz. Yo creo que el constituirse, como dice el Doctor Villa Stein, en un gobierno de facto. Pueden ponerle el nombre que quieran, pueden decir lo que quieran. Pero es un gobierno que ha entrado por la puerta falsa y ya se instaló. Uno de los errores que quisieron solucionar era el que podía reemplazar al llamado presidente, porque yo considero que es alguien que no está democráticamente elegido. Y pusieron en problemas a la Sra. Aráoz que, al final, le metieron tanta presión que, inteligentemente, dijo “esto no camina, mejor para qué me quedo”. Yo creo que la han maleteado a la Sra. Aráoz. No han entendido bien el papel de un vicepresidente, un vicepresidente es un ayudante del presidente, no es el presidente. Y aquí muchos vicepresidentes han salido de mala forma o han tenido problemas. Porque han querido imitar o superponerse encima de las ideas del presidente. Yo mantuve mi nivel, tenía mis discusiones con el Presidente García. Alturadamente, teníamos un respeto mutuo, permanente. Pero jamás se me ocurrió que era el presidente. Yo era simplemente el vicepresidente de la república. Una persona del entorno de confianza de García a quien yo buscaba la forma de ayudar.

PUNTO DE ENCUENTRO: Un poco para ir cerrando la entrevista, ¿cómo califica la actuación del Ministerio de salud?

LUIS GIAMPIETRI: Bueno, el actual ministro de salud tiene la carga ideológica muy alta. Y muchas de las cosas que están sucediendo, creo yo, tiene una mirada más allá del tema sanitario. Este Gobierno, no sólo el ministro, el Gobierno en general tiene un contenido político. Y, básicamente, está siendo usada el Coronavirus como una cortina de humo. Ya lo dije anteriormente en un programa del Sr. Butters, esto es la perfecta cortina de humo. Porque entre el medio de ese nubarrón ha salido el control de la natalidad, ha salido el matrimonio gay, ha salido un montón de cosas. El cambio de la Constitución ¿qué tiene que ver con el coronavirus? Sin embargo, eso lo está discutiendo parte del Congreso.

Yo creo que muchas de las cosas que se están haciendo, lo hacen deliberadamente para buscar el combustible perfecto de la subversión que es la confrontación de ideas. El combustible subversión es la contradicción. Y esas contradicciones subrepticiamente están siendo sacadas al aire y eso puede llevar a una confrontación innecesaria e impredecible y muy mala para el país. No se olvide usted que los grupos se pueden juntar, hoy en día existen medios para convocar a poblaciones a través de los medios sociales. Y usted de una convocatoria puede pasar a una turba y estas son incontrolables. Yo creo que están manejando este tema, más que sanitariamente, lo manejan política y económicamente. Porque esas cosas llevan a la contradicción. Hay que tener mucho cuidado con lo que se hace. El presidente tiene que ser consciente que sus decisiones pueden llevar a un lugar en el cual nos pueda pasar algo parecido a lo que pasó con Chile.

PUNTO DE ENCUENTRO: Justo sacando del contexto que menciona, ha habido muchas cosas que han pasado estas semanas y que no debían pasar como es el caso del cambio de la Constitución. Retornando a la pregunta anterior. Actualmente no tenemos vicepresidente o vicepresidenta. ¿Qué tan crítica es esa situación?

LUIS GIAMPIETRI: Si se diese el caso de que el presidente se enferma o tuviese algo más grave, la Constitución dice que el presidente del Congreso es el que toma la posición para convocar a un nuevo gobierno. O sea, no creo que el problema sea tan grave.

Salió la Sra. Aráoz, es una lástima. Porque a ella sí la eligió el pueblo. Pero también han elegido al presidente del Congreso actual, es legítimo su elección. Habrá que discutir mucho, como dice el Doctor Villa Stein, sobre la legitimidad de la acción. Pero de que el pueblo votó por él, votó por él. Y si sale el presidente y no hay vicepresidente, es el presidente del Congreso. Igual le ofrecieron, en el momento de la salida de Fujimori, primero se la ofrecieron, la presidencia, a Pancho Tudela que no la aceptó. Me parece que estaba el Sr. Márquez que tampoco la aceptó. Y después se fueron donde la Sra. Hildebrant, que era la presidenta del Congreso, y ella le cedió al Sr. Paniagua, que no era el presidente del Congreso. Y el Congreso, que tiene autonomía, lo votó como presidente de la República. Yo no creo que este sea un problema tan serio como lo quieren hacer aparecer. Lo que están creando es inestabilidad a lo que es inestable.

PUNTO DE ENCUENTRO: Para cerrar la entrevista Almirante, un mensaje final de análisis de la coyuntura y lo que se viene a continuación.

LUIS GIAMPIETRI: Bueno, yo creo que, definitivamente, hay un problema de legalidad en el Gobierno. No en el Congreso, en el Gobierno sí. Y creo que al término de este interregno va a haber una factura que pagar. Porque han roto el sistema democrático.

La Marina siempre ha sido defensora acérrima de la constitucionalidad. Lo hizo en la época de Grau, quien estuvo dos veces preso por defender la Constitución. Como Congresista, porque también fue Congresista. Nosotros defendimos la presencia de Leguía en el momento que Sánchez Cerro lo sacó. Es una historia que hay que contarla. También hemos defendido cuando el propio partido Aprista se levantó el 03 de octubre, aquí en La Punta. Yo era chico, yo he visto, nadie me lo contó, yo lo he vivido. Tenía 7 años cuando pasó. Lo mismo con Velasco, nosotros como Marina cuestionamos la penetración de los comunistas en ese gobierno con la venida de, igual que ahora, cubanos que venían con pretexto de educación, medicina. Y que, lo que estaban haciendo era subvertir a la gente, preparando una revolución. Nosotros deberíamos ser, hoy, lo que es Venezuela; si es que la Marina no hubiese hecho lo que hizo que sacó la escuadra y puso orden. Es un capítulo que no se ha tocado mucho en la historia del Perú, pero sucedió. Y yo estuve joven, yo estuve metido en ese problema, defendiendo la democracia. Creo yo que, nosotros como marinos siempre hemos defendido la democracia.

Y mire usted, con mucho pesar, yo no asistí, por primera vez en toda mi vida a los 77 años, al aniversario de la Batalla de Angamos el 8 de octubre. Al igual que muchos otros almirantes que siempre esperamos ese día. No fuimos como señal de protesta ante lo que considerábamos era un golpe lo que había hecho Vizcarra. Entonces, creo yo, esos son signos que tienen que leerse. No es que uno hace las cosas porque es loco, sino porque, creo yo, que este país tiene que ser democrático, constitucionalmente bien hecho. Que no se busquen interpretaciones auténticas para poder, al caballazo, tomar el poder. Han metido en esto al nuevo Congreso que, hasta ahora, quizás sea por la pandemia, no se le ven las luces, no se sabe exactamente hacia donde apuntan. Y moverse en un país en ese sentido es peligroso, porque hemos sufrido un enorme bache económico.

No sé cómo vamos a salir de esto. Al final la gente está sintiendo muy fuerte esta pegada. No se olvide que este país, 75% es informal y esa es una desventaja y una ventaja. Chile es un país muy formalizado, uno compra una fruta a una frutera en la calle y le dan un recibo. Aquí eso no sucede, por supuesto. Pero, también, los chilenos le reclaman al Estado sobre seguridad, salud. Aquí a quién le reclamas si no pagan impuestos. Entonces, la informalidad es una ventaja comparativa con otros países de América Latina porque cada cual ha aprendido como sobrevivir. Y yo estoy seguro de que este país va a salir de este problema, pero va a costar mucho, mucho esfuerzo, mucha tranquilidad y mucho manejo del gobierno. Que no sé si este gobierno tenga la capacidad porque tiene un gabinete que no se le ve. Prácticamente. Aparte que ahora aparecen, siempre, con la cara tapada. Visualmente, de muchos de los ministros no sé cómo son físicamente. No les he visto la cara, porque cuando aparecen, aparecen con una mascarilla.

Creo que estamos en un momento crítico, no solamente por la pandemia, sino por el manejo social, económico y político que se está haciendo. Que creo yo que no está siendo bien llevado.