Congreso dividido frente a huelga del profesorado

Congreso dividido frente a huelga del profesorado

Integrantes de Fuerza Popular se defienden y señalan que los legisladores no pueden ser mandaderos del Ejecutivo.

Los legisladores que hicieron de mediadores entre el Ejecutivo y los dirigentes del magisterio denunciaron que Fuerza Popular efectuó un diálogo “bajo la sombra” con los profesores huelguistas, lo que hizo fracasar el acuerdo al que ya se había llegado. El fujimorismo, por su parte, negó esta acusación y responsabilizó al Gobierno de la continuación de la medida de fuerza, la cual no podría resolver por “ineficiente”.

Dos miembros del grupo negociador congresal, el oficialista Vicente Zeballos y el izquierdista Wilbert Rosas, afirmaron que existió un “trabajo colateral” entre los dirigentes del profesorado y el fujimorismo, según ellos, representado por el vocero alterno de la bancada de Fuerza Popular, Héctor Becerril.

“Percibimos un trabajo colateral. En el curso de las comunicaciones que teníamos con los docentes se pusieron de manifiesto reiteradas llamadas de actores que no estaban presentes, incluso nos dieron un nombre, el de Héctor Becerril, y que sentíamos que nos movía el espacio de entendimiento al cual estábamos arribando”, dijo el vocero de Peruanos por el Kambio (PpK).

Otro argumento que dio Zeballos sobre un supuesto acuerdo entre el fujimorismo y los huelguistas fue el pedido de una ley sobre estabilidad laboral hecha a última hora por los dirigentes y que era coincidente con las declaraciones de la lideresa opositora Keiko Fujimori, quien dijo que el Congreso concedería facultades legislativas para solucionar la huelga si el Ejecutivo se las pedía.

Por su parte, Wilbert Rozas, del Frente Amplio, indicó que los dirigentes que llevaban a cabo las negociaciones con el Ministerio de Educación recibían las llamadas de Héctor Becerril, luego de las cuales el diálogo se rompió.

“Hubo elementos extras [a las conversaciones], Becerril y los fujimoristas”, indicó el parlamentario.

César Villanueva, de Alianza para el Progreso (APP), añadió que la presencia camuflada del fujimorismo en las conversaciones no era un invento de los congresistas negociadores, ya que el propio Pedro Castillo dijo haber conversado con el representante naranja.

“Primero, la participación del congresista Becerril no ha sido señalada por nosotros sino por el presidente de esta lucha que es Pedro Castillo; segundo, la legisladora Rosa Bartra lo ha confirmado; y, tercero, la posición de Keiko Fujimori de recomendar al Ejecutivo que pida facultades legislativas es una participación directa”, comentó.

BECERRIL RETA

El fujimorista Héctor Becerril salió con la pierna en alto contra quienes lo sindicaban como el responsable de frustrar una salida para la huelga, e incluso retó a los legisladores para que demuestren sus acusaciones a cambio de no demandarlos.

“Los reto a que demuestren que durante las conversaciones que ellos [los congresistas negociadores] sostuvieron, yo haya hecho una sola llamada. Si insisten en ello, yo voy a tomar las acciones pertinentes”, advirtió.

Becerril acusó a los legisladores que actuaron como intermediarios de querer ocultar su “rotundo fracaso” como enlaces entre los huelguistas y la ministra Marilú Martens.

Es más, hizo público un proyecto de ley con las firmas de los negociadores Jorge del Castillo (CPA), Edmundo del Águila (AP), César Villanueva (APP) y Wilbert Rozas (FA) en el cual se señala que si los maestros desaprueban la segunda evaluación no podrán ascender, pero tampoco serán despedidos.

A su turno, el subsecretario de Fuerza Popular, Miguel Torres, añadió que su partido no estaba de acuerdo con tener “de mandaderos” a los congresistas para que solucionen un problema que es de competencia única del Ejecutivo.

“No estábamos de acuerdo con la forma como se estaba desarrollando las negociaciones; tener a los profesores en un piso y a las autoridades en otro, y tener a los congresistas de mandaderos para lograr consenso no era la fórmula”, enfatizó.

La fujimorista Cecilia Chacón coincidió con su colega en que la responsabilidad de no lograr un acuerdo con el sector en huelga es únicamente del Gobierno y le pidió a los opositores no culpar al fujimorismo de la ineficiencia del Ejecutivo.

EL FACTOR KEIKO

Desde el oficialismo, el congresista Güido Lombardi afirmó que la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, incentiva la continuación de la huelga para desviar la atención sobre las acusaciones en su contra por el caso Odebrecht.

“¿Por qué habría interés en hacer fracasar un acuerdo que beneficiaría a miles de niños del Perú si no es por ocultar algo? [Se quiere ocultar] las acusaciones que están llegando desde la Fiscalía del Brasil y que serán transmitidas a la Fiscalía del Perú por el tema de los aportes de campaña de Keiko Fujimori”, indicó.

Opinó que para él es muy claro que esa es la intención del fujimorismo y agregó que dicha “jugada” les puede terminar perjudicando.

Para el también oficialista Salvador Heresi, quien ha dado muestras de ser un verdadero líder de la oposición es Kenji Fujimori, dado que su hermana Keiko ha perdido representatividad.

¿QUÉ QUIEREN?

La ministra de Educación, Marilú Martens, aseguró ayer por su parte que la dirigencia que se opone a la firma del acta para finalizar la huelga docente no busca la meritocracia ni la calidad educativa en el magisterio.

Martens refirió que la Evaluación de Desempeño (EDD), prevista para este año, no será punitiva sino formativa, y además estará acompañada por capacitaciones previas y posteriores en caso de que el docente desapruebe.

“Definitivamente [no buscan la calidad educativa]. Escucho que dicen ‘evalúennos y si no pasamos nos quedamos donde estamos’. Pero, ¿y quién piensa en los estudiantes? Nosotros, como ministerio, queremos evaluar y, si no pasas, mejora tus condiciones como profesor”, aseveró.

La ministra indicó que pese a haber avanzado mucho en las mejoras salariales de los docentes, tanto para nombrados como para contratados, la dirigencia que encabeza Pedro Castillo se opone a firmar el acta y no reconoce estos avances.

“Si hemos avanzado en todas las mejoras que han pedido, entonces qué pasa con esos dirigentes que no quieren reconocer. Solo quieren un reconocimiento personal”, indicó.

HABLA CASTILLO

El dirigente Pedro Castillo a su vez dijo que los maestros en huelga no se oponen a la evaluación por parte del Minedu, pero sí están en contra del despido de los profesores que no logren pasar las pruebas, y propuso que se queden en su escala salarial.

“Exigimos una evaluación formativa, en principio. Durante toda su trayectoria, el Minedu jamás ha demostrado transparencia en sus evaluaciones. Primero que se capacite al magisterio, eso queda claro. Si el profesor no rinde, que se quede en su propia escala, que no ascienda a cargos directivos”, dijo.

Al ser consultado por su posición de mantener en sus cargos a los maestros que no aprueben la evaluación, Castillo preguntó si se está de acuerdo con que se quite el pan a la familia del docente.

“Nosotros evaluamos permanentemente, pero no echamos al estudiante a su casa [si no rinde]”, contestó.

Si bien evitó dar mayores detalles, Castillo reconoció haberse reunido con representantes de Fuerza Popular, pero, matizó, tal y como lo ha venido haciendo con todas las bancadas.

Kenji se ofrece de mediador

Tras ofrecerse como mediador entre el Ejecutivo y los profesores en huelga, el legislador Kenji Fujimori hizo un llamado para que todas las fuerzas políticas se sumen a un diálogo que permita solucionar la huelga de docentes, en vez de recurrir al “cálculo político”.

“Ahorita lo más importante es buscar consensos, puntos en común para levantar la huelga. Los niños ya tienen que regresar a clases, entonces tenemos que dejar de lado la mezquindad política, ya no estamos en época de campaña para decir ‘mi plan de gobierno es mejor que el tuyo’”, dijo.

Consultado por las llamadas que su colega de bancada Héctor Becerril habría hecho a dirigentes de los docentes, Fujimori Higuchi sostuvo que lo que se tiene que hacer es tender puentes y no dinamitarlos.

“Tenemos que dejar de lado el color partidario, el ego y dejar de ser mezquinos. Me pongo a disposición para buscar una solución y levantar la huelga”, culminó.

Paro nacional en sector público

La CGTP y los gremios sindicales estatales como la Confederación de Trabajadores Estatales (CTE), la Confederación Intersectorial de Trabajadores Estatales (CITE) y la Unión Nacional de Sindicatos del Sector Estatal (Unasse), realizarán un paro nacional de 48 horas durante hoy miércoles 23 y mañana jueves 24 de agosto.

Según se informó, mañana jueves se movilizarán junto a la CGTP partiendo de la plaza Dos de Mayo y en las provincias, según acuerdos de sus bases territoriales. Esto en respaldo a la lucha de los maestros y gremios en conflicto, según manifestó Gerónimo López, secretario general de la CGTP.

(Fuente www.expreso.com.pe)