Corea del Norte eleva sus amenazas con un misil que sobrevuela Japón

Corea del Norte eleva sus amenazas con un misil que sobrevuela Japón

Elevando el tono de sus amenazas, Corea del Norte ha disparado este martes un misil que ha sobrevolado Japón. El proyectil, que podría ser de rango intermedio, surcó los cielos de la isla de Hokkaido, al norte del archipiélago nipón, y obligó al Gobierno japonés a alertar a la población a través de la televisión NHK, pero no fue derribado. Finalmente, cruzó el país sin que se produjeran daños y estalló en tres partes a unos 1.180 kilómetros al este del cabo Erimo de Hokkaido, sobre el Océano Pacífico. Tras dos ensayos balísticos en 1998 y en 2009, en los que el régimen estalinista de Pyongyang aseguró que había puesto en órbita un satélite espacial, es la tercera vez que un misil norcoreano sobrevuela Japón. Una provocación que el primer ministro nipón, Shinzo Abe, ha tildado de «amenaza grave y sin precedentes», según informa el diario «Japan Times».

A tenor de la agencia Yonhap, el Ejército surcoreano detectó el lanzamiento del misil desde los alrededores de Sunan, cerca de Pyongyang, a las 5:57 de la mañana (22:57, hora peninsular española). Disparado hacia el este, en dirección al Mar de Japón, voló unos 14 minutos, salió al espacio al alcanzar una altura máxima de 550 kilómetros y luego reentró en la atmósfera sin desintegrarse para pasar sobre Hokkaido a las 6:06 de la mañana (23:06, hora peninsular española). Tras recorrer finalmente más de 2.700 kilómetros, explotó sobre el Océano Pacífico.

Este nuevo ensayo balístico tiene lugar solo cuatro días después de que el régimen del joven dictador Kim Jong-un disparara otros tres misiles de corto alcance el sábado. Con estos lanzamientos, Pyongyang protesta contra las maniobras militares conjuntas que, como todos los veranos, están llevando a cabo Estados Unidos y Corea del Sur, al tiempo que vuelve a elevar la tensión en la zona. Además de probar en julio dos misiles intercontinentales, en teoría capaces de golpear algunas partes de EE.UU., Corea del Norte amenazó con lanzar a mediados de este mes varios proyectiles hacia la isla de Guam, donde la Casa Blanca tiene una de sus bases militares más importantes en el Pacífico. Aunque al final no lo hizo por las amenazas del presidente Trump, que respondió con la misma belicosidad de «furia y fuego» que suele utilizar Kim Jong-un, estos nuevos lanzamientos vuelven a demostrar el alcance de sus misiles.

Los expertos analizan ahora las características de este último proyectil para determinar si se trata de uno de rango intermedio o de alcance largo que ha explotado tras recorrer parte de su trayectoria. A la espera de saberlo, lo único claro hasta ahora es que dicho proyectil pretendía asustar a Japón, pero no amenazar a la isla de Guam, que está al sur del Océano Pacífico, porque ha sido disparado en dirección al este. «Estamos todavía estudiando este lanzamiento. El Mando de la Defensa Aeroespacial de América del Norte (Norad) ha determinado que el lanzamiento del misil desde Corea del Norte no ha supuesto una amenaza para EE.UU.», aseguró el portavoz del Pentágono, el coronel Rob Manning, en un comunicado.

Mientras Abe hablaba por teléfono con Trump para endurecer la presión sobre Kim Jong-un, el presidente surcoreano, Moon Jae-in, convocaba una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad Nacional y ordenaba a su Ejército mostrar su «fuerza arrolladora» ante nuevas provocaciones. Pero estas advertencias no han disuadido a Pyongyang en el pasado y tampoco parece probable que vayan a hacerlo ahora.

(Fuente www.abc.es)