Cuatro socios de la mafia ya descansan en Piedras Gordas

Cuatro socios de la mafia ya descansan en Piedras Gordas

José Graña Miró Quesada, Hernando Graña Acuña, José Castillo Dibós y Fernando Camet Piccone fueron llevados a penal de máxima seguridad.

El Instituto Nacional Penitenciario (Inpe) ordenó ayer la reclusión en el penal Piedras Gordas I, de Ancón, de cuatro de los cinco empresarios y exsocios de la corrupta constructora brasileña Odebrecht, luego de que el lunes en la madrugada el juez de investigación preparatoria, Richard Concepción Carhuancho, decretase la prisión preventiva de los mismos durante 18 meses.

A las 5:43 de la tarde, el cuarteto de ejecutivos de las empresas Graña y Montero (GyM), JJ Camet y de ICCGSA, fue subido a la furgoneta oficial del Inpe para ser llevado al presidio mencionado, en medio de estrictas medidas de seguridad en los exteriores de la Carceleta Judicial, donde estos permanecieron desde las 6 de la mañana de ayer.

En tanto el quinto empresario e investigado, Gonzalo Ferraro Rey, gerente corporativo de Desarrollo de Negocios de GyM, permanecía bajo custodia policial en una clínica sanisidrina porque el magistrado Concepción Carhuancho resolvió imponerle arresto domiciliario que, en este caso, cumplirá en el nosocomio por encontrarse internado en vías de ser operado de un tumor en el cuello.

Uno a uno, los investigados exsocios de Odebrecht, Fernando Camet Piccone (JJ Camet), José Castillo Dibós (ICCGSA), procesados por los presuntos cargos de colusión y lavado de activos, así como Hernando Graña Acuña y José Alejandro Graña Miró Quesada (ambos de GyM), procesados por supuesto lavado de activos y colusión, respectivamente, subieron raudos a la furgoneta para inmediatamente partir al citado establecimiento penitenciario.

Uno de los hechos que llamó la atención de la gente que se agolpó en las afueras de la carceleta del Inpe, fue ver a Graña Miró Quesada subir al vehículo con una camisa de trabajo, bastante preocupado por obvias razones, al igual que los coinvestigados.

“La Junta Clasificatoria del Instituto Nacional Penitenciario, de conformidad con lo establecido con el Código de Ejecución Penal y su reglamento, ha clasificado a dichos procesados en el régimen cerrado especial y dispuesto su internamiento en el Establecimiento Penitenciario Ancón I, en donde cumplirán dicha medida”, informó el Inpe en un comunicado.

Uno de los fundamentos expresados por el fiscal anticorrupción Hamilton Castro Trigoso, para requerir al juez Concepción Carhuancho mandar a prisión preventiva a los cinco empresarios, fue recordado y puesto de manifiesto por un veterano abogado y testigo circunstancial de la salida de los cuatro exsocios de Odebrecht: “Hoy el Perú será testigo si el sistema que imparte justicia trata con la misma vara a todos los ciudadanos en el país”. Y así fue.

EDUARDO SALAS

(Fotos: Valderrama)

(Fuente www.expreso.com.pe)