Dictan cadena perpetua para Francisco Morales Bermúdez

Dictan cadena perpetua para Francisco Morales Bermúdez

(Fuente Expreso)

JUSTICIA ITALIANA FALLA EN EL CASO DEL “PLAN CÓNDOR”

También a los generales Pedro Richter Prada y Germán Ruiz Figueroa de su gobierno, y a militares de Bolivia, Chile y Uruguay.

La justicia italiana condenó este martes a cadena perpetua al expresidente de la Junta Militar del Perú, Francisco Morales Bermúdez Cerruti, así como a los ex altos mandos militares de su gobierno de facto, los generales Pedro Richter Prada y Germán Ruiz Figueroa, por su participación en el llamado “Plan Cóndor”.

Morales Bermúdez, de 95 años, Richter y Ruiz forman parte del grupo de ocho exmilitares de Perú, Bolivia, Chile y Uruguay que han sido condenados a cadena perpetua por el citado plan punitivo contra opositores de izquierda a las juntas militares que gobernaban esos países entre los años 70 y 80 del siglo pasado.

La “Operación Cóndor”, recordemos, fue un plan ideado por el general Augusto Pinochet, quien orquestó la represión de la oposición política en aquellas décadas por parte de los regímenes dictatoriales de Chile, Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Bolivia.

El juicio al “Plan Cóndor” en Italia concluyó –es bueno subrayar– con la absolución de la mayoría de los 27 militares imputados, es decir 19 en total, entre ellas la del antiguo miembro de los Fusileros Navales de Uruguay, Jorge Néstor Fernández Troccoli, único de los imputados que ha acudido a las vistas al vivir en libertad en Italia.

Sin embargo, el proceso ha servido para recordar y reivindicar a la veintena de izquierdistas de origen italiano que sufrieron en dichas dictaduras militares, contra las que incluso se levantaron en armas, como sucedió en Argentina con los Montoneros, por lo que eran calificados de terroristas.

La acusación fiscal se ha asentado sobre los nombres de 42 personas presuntamente asesinadas en el “Plan Cóndor”, por quienes hace dos años el Tribunal de Roma aceptó juzgar estos hechos precisamente porque 22 de las personas que figuran en el mencionado listado sitúan sus orígenes itálicos, tal y como demuestran sus apellidos.

Tras 60 audiencias, el proceso en primera instancia concluyó ayer con la condena a cadena perpetua de ocho antiguos jefes de Estado, oficiales y miembros de los servicios secretos de los regímenes militares de Bolivia, Chile, Perú y Uruguay.

 

Se afirma que la lista de imputados ascendía en un principio a más de 140, pero las trabas burocráticas a la hora de notificar las imputaciones y la muerte de los acusados, de avanzada edad, han terminado reduciendo a 27 el número de acusados.

ANTECEDENTES

¿Cuándo es que nació el “Plan Cóndor”? Los expertos dicen que fue constituido a inspiración del dictador chileno Augusto Pinochet, el 25 de noviembre de 1975, en una reunión realizada en Santiago de Chile entre Manuel Contreras, el jefe de la DINA (policía secreta chilena), y los jefes de los servicios secretos de Argentina (gobernada en ese entonces por Isabel Martínez de Perón y después por Rafael Videla), Bolivia (cuyo presidente era Hugo Banzer), Paraguay (Alfredo Stroessner) y Uruguay (Juan María Bordaberry).

Al año siguiente, 1976, la DINA chilena y su homóloga argentina, la SIDE, fueron las puntas de lanza del “Plan Cóndor”, refieren los estudiosos.

Un importante aspecto a tomar en cuenta son los problemas entre los regímenes militares de Chile y Perú, en este caso entre Juan Velasco Alvarado y Pinochet, con las consabidas reticencias y desconfianzas entre los dos países. Esa fue una de las razones de por qué el gobierno peruano no participó desde el comienzo en la operación antisubversiva Cóndor.

Los problemas empezaron cuando a comienzos de marzo de 1977 se anunció la visita al Perú del general Carlos Rafael Videla –que no se concretó por temores de algún atentado de los Montoneros en Lima– y la Policía hizo algunas capturas en esta capital, entre otros a Carlos Alberto Maguid, un argentino de izquierda que vivía en el Perú y que fue entregado a las fuerzas de seguridad gauchas.

Perú no tardó entonces en incorporarse, mediante enlaces telefónicos de los jefes de sus Fuerzas Armadas y de inteligencia.

Se dice que la parte peruana accedió a que un representante de la inteligencia chilena operara desde su embajada en Lima para efectos de coordinación de las actividades del “Plan Cóndor” y viceversa respecto del Perú.

Era obvio además que la Cancillería peruana tenía que estar al tanto del compromiso de formar parte del plan en mención, lo que fue evidente en el intercambio de notas de conformidad sobre la designación del representante peruano.

Además es conocida una carta del jefe del Estado Mayor del CNI chileno, fechada el 10 de abril de 1978, un año después que agentes del Servicio de Inteligencia del Ejército (SIE) secuestraran en Lima al montonero Carlos Alberto Maguid, el 12 de abril de 1977. Maguid fue entregado –según estas versiones– a un grupo de militares argentinos que lo sacó del país y lo llevó a Buenos Aires, donde lo asesinaron luego de someterlo a torturas.

LA OTRA VERSIÓN

“Dicen los militares peruanos que no pudo haber cooperación con sus pares chilenos porque había desconfianza, pero ese no es un argumento válido porque Argentina y Chile, Bolivia y Paraguay también tenían problemas y sin embargo hicieron operaciones en conjunto”, subraya un conocedor del tema, el periodista norteamericano John Dinges, quien incluso escribió un libro sobre el caso (“Los años del Cóndor”).

En otro libro, “Muerte en el Pentagonito”, de Ricardo Uceda, se detalla cómo es que agentes argentinos secuestraron a los Montoneros en Lima, los sacaron por Bolivia y después terminaron sus vidas con mala muerte. Nos referimos a los militantes Esther Gianotti de Molfino, Julio César Ramírez y María Inés Raverta.

El cadáver de Gianotti de Molfino fue encontrado en un hotel de Madrid y en esos años responsabilizaron del hecho a unos oficiales peruanos bajo el mando del comandante Carlos Morales Dávila, apodado “Britzo”.

Uceda, además, precisa el testimonio del exagente del Servicio de Inteligencia del Ejército Peruano (SIE) Arnaldo Alvarado, quien participó en la operación de captura de los citados activistas de izquierda radical, habiendo sido testigo de las torturas con picana eléctrica aplicadas por los militares argentinos a Raverta con el objetivo de que revelara el paradero de sus camaradas en Lima.

Morales Bermúdez, en ese entonces, siempre según Uceda, le dijo que cuando se enteró de la detención de los argentinos se encolerizó porque no le consultaron sobre la operación. Pero justificó la expulsión de los Montoneros.

“Nuestra decisión fue tajante: había que capturarlos y extrañarlos. No podíamos darnos el lujo de tener en el país subversivos con las manos libres durante el periodo de transición de mando”, dijo Morales Bermúdez. He ahí una suerte de confesión de parte de la que se agarran sus detractores.

Es de recordar, finalmente, que en 1978 había coordinaciones de la cúpula del “Plan Cóndor” con el jefe del Servicio de Inteligencia Nacional, el general Enrique Venero Gallegos, y el jefe del SIE (Servicio de Inteligencia del Ejército), el entonces coronel Ludwig Essenwanger Sánchez.

Estos y otros temas son conocidos en el Perú, pero para efectos del proceso de la corte de Roma la acusación se ha basado en un informe de la CIA estadounidense. Y a tenor de la información procedente del fiscal italiano Giancarlo Capaldo, se subraya que el Perú y Ecuador se convirtieron en miembros de este plan a finales de los años ochenta.

La Fiscalía de Roma ha pedido para todos los imputados –como Francisco Morales Bermúdez– la cadena perpetua, con la excepción del piloto uruguayo Ricardo Eliseo Chávez. Pero, reiteramos, es un fallo de primera instancia, es decir puede ser apelado, como lo hará el exdictador Luis García Meza (1980-1981).

MÁS CONDENADOS

También han sido condenados los chilenos Hernán Jerónimo Ramírez y Rafael Ahumada Valderrama, el uruguayo Juan Carlos Blanco, los bolivianos Luis García Meza y Luis Arce Gómez.

Sin embargo, la Justicia italiana absolvió a los chilenos Pedro Octavio Espinoza Bravo, Daniel Aguirre Mora, Carlos Luco Astroza, Orlando Moreno Vásquez y Manuel Abraham Vásquez Chauan, así como al peruano Martín Martínez Garay.

Tomó la misma decisión con los uruguayos José Ricardo Arab Fernández, Nino José Horacio Gavazzo, Juan Carlos Larcebeau, Pedro Antonio Mato Narbondo, Luis Alfredo Maurente, Ricardo José Medina Blanco, Ernesto Avelino Ramas Pereira, José Sande Lima, Jorge Alberto Silveira, Ernesto Soca, Jorge Néstor Troccoli, Gilberto Vázquez Bissio y Ricardo Eliseo Chávez.

AFIRMA SU ABOGADO LUIS VARGAS VALDIVIA

 “Cadena perpetua es inaplicable”

Luis Vargas Valdivia, exprocurador del Estado y ahora defensor del expresidente de facto Francisco Morales Bermúdez Cerruti, dijo ayer que la cadena perpetua impuesta contra su patrocinado, por el denominado “Plan Cóndor”, no es aplicable aquí porque se habría vulnerado el derecho a la defensa legal de su defendido en Italia.

En declaraciones a un medio local, Vargas Valdivia afirmó que la condena fijada por la justicia italiana contra el general EP retirado no es aplicable en el Perú porque, según subrayó, las autoridades italianas no cumplieron en su momento con los requisitos legales y vigentes para esa clase de casos.

Recordó que hace unos años los jueces italianos ordenaron la captura internacional (en vía de extradición) de Morales Bermúdez Cerruti y, cuando esta llegó al país contra su defendido, fue desestimada por la Fiscalía de la Nación porque no cumplía con requisitos puntuales en torno a los tratados de extradición, por lo que la Fiscalía de la Nación requirió la subsanación del pedido a las autoridades italianas pero estas nunca respondieron, aseguró Vargas Valdivia.

Y con la finalidad de revelar mayores razones del por qué a Morales Bermúdez Cerruti no le correspondería ir o ser llevado a Italia para ser confinado a cadena perpetua, en Roma, Vargas dijo que el exmandatario de facto nunca fue citado por ningún juzgado italiano para ofrecer sus descargos en relación con el “Plan Cóndor”, con lo que se habría vulnerado el derecho a la defensa de FMB.

Una de las cosas que ha llamado la atención respecto al caso Morales Bermúdez al también hombre de leyes José Urquizo Olaechea, fue el hecho de que el exgobernante haya sido procesado y condenado en ausencia, “cuando en realidad esa corriente procesal [juzgamientos sin que los acusados puedan defenderse presencialmente] ya no es utilizada por una cuestión de sentido común y legal por la gran mayoría de países del mundo”.

LETTS SATISFECHO

El político peruano de izquierda Ricardo Letts, secuestrado en 1978 con otros once compatriotas como parte del “Plan Cóndor”, manifestó a Efe su satisfacción tras conocer que Francisco Morales Bermúdez fue condenado en Italia a cadena perpetua por ese caso.

CASO FUE ABIERTO TRAS LARGA INVESTIGACIÓN

La presidenta de la III Corte Penal del Tribunal de Roma, Evelina Canale, fijó la audiencia de ayer en la que se leyó la sentencia en primera instancia de este proceso que empezó el 12 de febrero de 2015. El caso fue abierto tras una larga investigación del fiscal italiano Giancarlo Capaldo.