Los cuestionamientos que pesan sobre jueces de Corte Suprema

Los cuestionamientos que pesan sobre jueces de Corte Suprema

Cuando el presidente del Poder Judicial, Duberlí Rodríguez, asumió el cargo hace algunas semanas, remarcó que uno de los pilares de su gestión será “la lucha frontal contra la corrupción” para dar un nuevo rostro a este poder del Estado. 

En la ceremonia, no solo se escuchó el discurso de Rodríguez, sino también se conoció la formación de las salas de la Corte Suprema para este año: los jueces que resolverán en últimas instancias los procesos del país. 

 

Este Diario encontró en la lista de designados por Rodríguez dos casos de magistrados que han sido cuestionados por sus fallos, que incluso han motivado la intervención de la OCMA. 

El primero es el juez Samuel Sánchez Melgarejo, designado miembro de la Sala Civil Permanente. Ese magistrado fue presidente de la Corte de Justicia del Santa cuando el hoy encarcelado César Álvarez era gobernador regional de Áncash. 

En Chimbote, en el 2014, el periodista César Quino publicó una foto de ambos que revelaría una cercanía que data de muchos años. El juez negó tener amistad con el entonces gobernador y descartó cualquier favorecimiento en los procesos que tenía. 
La OCMA decidió investigar a Sánchez por la presunta designación irregular de jueces supernumerarios, que intervinieron en la querella interpuesta por Álvarez contra Quino.

En este órgano del Poder Judicial, el juez ha tenido más de 20 casos, entre investigaciones preliminares y procesos disciplinarios. 

Por esa misma acusación, fue interrogado en la comisión que investigó los actos de corrupción vinculados con Álvarez.

Sánchez también cambió al juez Richard Concepción –quien fue muy incómodo para Álvarez– del Caso ‘La Centralita’. “No hubo ninguna irregularidad. Solo coloqué a Concepción donde le correspondía”, dijo Sánchez en su defensa.

—El polémico archivo—
Otro caso que llama la atención está en la Segunda Sala Penal Transitoria: se trata de Carlos Ventura Cueva, quien en el 2010 fue suspendido por la OCMA por disponer mediante un hábeas corpus el archivo de la investigación por lavado de activos provenientes del narcotráfico a miembros de la familia Sánchez Paredes. 

Cueva fue uno de los vocales de la Sala Penal de Reos en Cárcel de Lima que admitieron el recurso y terminaron obligando a la fiscalía a archivar la investigación por vulneración del plazo razonable y no especificar la modalidad del supuesto lavado de activos. 

Esa misma sala falló dos veces en beneficio del clan liberteño: primero, a favor de los hermanos Alfredo, Orlando, José y Silvia Sánchez Miranda, lo cual permitió separarlos de la investigación fiscal. Luego, libró de la investigación al propio Orlando Sánchez Paredes. 

Según la OCMA, la sala incurrió en faltas graves e irregularidades al usar argumentos de la defensa y no tomar en cuenta la posición de la fiscalía y la procuraduría. 

(Fuente El Comercio)