Los tira y afloja de PPK

Los tira y afloja de PPK

“Pos pa qué te digo que no, si sí. No nos hagamos tarugos, pos ya sabes que yo como digo una cosa digo otra, pues si es que es como todo, hay cosas que ni qué, ¿tengo o no tengo razón?”. Al mismo estilo de la Chimoltrufia, personaje creado por el comediante mexicano Chespirito, el presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski, ha demostrado tener cambios repentinos de opinión frente a diversos temas gravitantes para el país, dejando sin piso y en el total desconcierto a más de uno de sus ministros.

Lo ocurrido recientemente con la huelga de maestros es un claro ejemplo de ello. La posición esgrimida inicialmente por el premier Fernando Zavala y la titular de Educación, Marilú Martens, respecto a que no se iba a dialogar con ellos si es que no levantaban la medida de protesta y con relación a las sanciones que se proyectaba aplicar con quienes no retornaran a clases, se fue por la borda luego que el mandatario anunciara –el último martes– la reunión con los docentes en Palacio de Gobierno.

El anuncio presidencial se realizó dos días después que el ministro del Interior, Carlos Basombrío, denunciara que 4,819 maestros están vinculados al Movimiento por la Amnistía y Derechos Fundamentales (Movadef), brazo político de Sendero Luminoso; y varias horas luego que la ministra Martens advirtiera que se iba a despedir a los profesores que no volvieran a trabajar.

Con tantas idas y venidas de por medio, finalmente la reunión en la Casa de Pizarro se llevó a cabo el pasado jueves. Pero los asesores presidenciales no tuvieron en cuenta la enorme polarización que existe en el magisterio y, por ello, el jefe de Estado tuvo que reunirse por separado con los representantes del CEN del Sindicato Unitario de Trabajadores en la Educación del Perú (Sutep) y con los miembros del denominado Suter, que integran los representantes regionales, dos facciones que solo tienen en común las letras de su logo.

Como resultado de todo esto y no pudiendo encontrar –el jueves– un acuerdo definitivo que le permitiera al mandatario anunciar al país la solución del conflicto, el tema pasó nuevamente a manos de la ministra Martens, quien hace poco aseguró que hoy lunes volverán a trabajar los docentes de Cusco y de otras regiones del país.

TRANSFUGUISMO

Pero los cambios bruscos de opinión y los deslices del mandatario no se circunscriben solo al tema de la huelga de maestros. A solo tres días de asumir el cargo presidencial [1 agosto de 2016], el jefe de Estado sufrió su primer chasco, cuando declaró públicamente que Peruanos por el Kambio (PpK) proyectaba ‘jalarse’ a por lo menos 30 parlamentarios de Fuerza Popular, teniendo en cuenta que muchos de ellos son solo invitados del fujimorismo.

Sin embargo, horas después de haber emitido esas declaraciones, el propio dignatario salió a la palestra para afirmar que no promueve el transfuguismo legislativo y que la prensa lo había malinterpretado, porque cuando habló de ‘jalar’ se refería más bien a hacerlo con ‘las convicciones’. Es decir, Kuczynski contra Kuczynski.

CONTRABANDO

El 8 de agosto del año pasado, PPK tuvo su segundo desliz durante un viaje que realizó a Puno para entregar ayuda a las personas afectadas por las bajas temperaturas. Allí dijo que su gobierno aspira a que esa región prospere y que, a él, francamente, no le preocupaba que haya un poquito de contrabando. “¡A quién le importa eso!”, expresó PPK.

No obstante, un día después, desde Puerto Maldonado, Kuczynski Godard se retractó y manifestó que nunca respaldó el tráfico de mercancías. “Lo que estamos tratando de decir es que, si tenemos impuestos muy altos, entonces aparecen sistemas en contra de eso. Y Puno vive del comercio, y como todos sabemos hay algo de contrabando. Pero yo no apoyo para nada el contrabando. Lo que apoyo son políticas fiscales sensatas que no promuevan la evasión”, intentó aclarar el inquilino de Palacio.

CASO MORENO

Ese mismo comportamiento se repitió en octubre del año pasado, cuando se pusieron al descubierto los audios que comprometían al ex asesor presidencial Carlos Moreno en presuntos actos de corrupción en agravio del sector salud.

Sobre Moreno, Pedro Pablo Kuczynski sostuvo que su exasesor en temas de salud no era funcionario público y no recibía ningún sueldo, ni remuneración en Palacio de Gobierno. No obstante, al momento de la dimisión de este, se expidió una resolución agradeciéndosele por los servicios prestados.

Tales declaraciones fueron totalmente opuestas a las formuladas por el premier Fernando Zavala ante la Comisión de Salud del Congreso y a la prensa, pues este aseguró que Moreno sí tenía la condición de funcionario público. “PPK valoró las capacidades profesionales de Carlos Moreno. Fue consejero y nombrado por resolución suprema, fue funcionario público y asesor formal”, señaló el titular de la PCM en el Parlamento.

CASO CHINCHERO

El tema del Aeropuerto Internacional de Chinchero representa el caso más emblemático de las marchas y contramarchas en las que suele incurrir el Gobierno. El 30 de enero de este año, PPK afirmó que Chinchero “es una asociación público privada, donde la licitación del proyecto ha concluido exitosamente y ha sido aprobada por las autoridades relevantes, incluyendo la Contraloría General de la República”.

El 3 de febrero, Kuczynski llegó al Cusco para participar en la firma de la adenda que permitiría la construcción del Aeropuerto Internacional de Chinchero, acto que contó con la presencia de los representantes de la empresa Kuntur Wasi. “Se dice que no tienen experiencia [los empresarios], hay un señor argentino como parte de este grupo que maneja 54 aeropuertos, más que los que hay en todo el Perú. A los criticones les decimos cállense la boca, déjennos trabajar”, dijo en ese momento el mandatario.

Posteriormente, el jefe de Estado se volvió a referir al tema de Chinchero. Esta vez con mayor cautela, sostuvo que el Gobierno sigue evaluando cómo proceder con la adenda del contrato del aeropuerto de Chinchero. “La negociación actual [con la concesionaria Kuntur Wasi] es, o seguimos con lo que hay pero con modificaciones, o nos ponemos de acuerdo en un divorcio amigable”, sostuvo.

No obstante, el domingo 21 de mayo de este año 2017 se anunció que el proyecto ya no iba más por falta de apoyo político y los cuestionamientos de la Contraloría, en ese entonces manejada por Édgar Alarcón. El futuro de la obra del aeropuerto es por ahora incierto.

EL CASO THORNE

El 13 de junio, tras hacerse públicos los audios entre el entonces ministro de Economía y Finanzas, Alfredo Thorne, y el excontralor Édgar Alarcón por el caso Chinchero, Pedro Pablo Kuczynski dijo que ya tenía listo su reemplazo en el caso de que “ocurra lo peor”.

Tales apreciaciones fueron formuladas mientras Thorne se encontraba en el Parlamento defendiendo su permanencia en el cargo, dando explicaciones sobre el audio de su conversación con el titular de la Contraloría. Pero luego, Pedro Pablo Kuczynski dio un mensaje a la Nación en el que expresó su absoluto respaldo a Thorne.

INDULTO A FUJIMORI

Idas y venidas. El 22 de junio último, el presidente Pedro Pablo Kuczynski volvió a referirse al tema del indulto para el exmandatario Alberto Fujimori. En declaraciones a The Economist, el líder de PpK sostuvo que “el tiempo de hacerlo [indultar] es ahora”. Ese era el corolario de una serie de declaraciones previas en donde PPK se había dicho y desdicho sobre el tan manoseado indulto.

No obstante, horas después, Kuczynski aclaró que sus declaraciones respondían a una necesidad de ver o evaluar el tema. “Me cuidé mucho en esa entrevista de decir qué cosa se me podía atribuir y qué cosa no. Ha salido esto y, bueno, se verá con tranquilidad”, comentó.

Pero además dijo que no existe relación entre la posible gracia presidencial al expresidente y una mejor relación con el partido opositor, Fuerza Popular. “No hay ninguna conexión entre un indulto humanitario y la política peruana. La política es una cosa y la salud de la persona es otra cosa. Siempre he estado evaluando esto”, comentó.

Hace pocos días Pedro Pablo Kuczynski adelantó que antes de fin de año espera tener un informe médico sobre la salud del expresidente Alberto Fujimori, preso por los casos La Cantuta y Barrios Altos. “Esto no es un indulto, es un perdón médico. Eso está exclusivamente determinado por la opinión de médicos de primer nivel que verán cuál es el estado de salud del expresidente Fujimori”, insistió.

 SOBRE EL “TRONCHO”

“Yo soy una persona liberal. Si quieren fumar su troncho, y sé que no les gusta que se diga eso, pero no es el fin del mundo. La droga dura sí es algo bien grave”, dijo PPK en septiembre de 2016, lo cual generó una serie de críticas de diversos sectores por este comentario algo benevolente con el consumo de drogas.

(Fuente www.expreso.com.pe)