Macri triunfa en las legislativas argentinas y Kirchner se asegura la inmunidad parlamentaria

Macri triunfa en las legislativas argentinas y Kirchner se asegura la inmunidad parlamentaria

El presidente aseguró tras conocerse la victoria que «Argentina es un país decidido a hacer las cosas bien»

La nueva Argentina de Mauricio Macri consolida su camino con los resultados de las elecciones legislativas donde se renovó la mitad del Congreso y un tercio del Senado. La coalición Cambiemos se impuso en casi todo el país y tumbó las aspiraciones de Cristina Fernández de recuperar su liderazgo nacional, a través de la provincia de Buenos Aires donde la ex presidenta obtuvo un respaldo del 37,24 por ciento. El candidato oficialista, Esteban Bullrich, se impuso a su candidatura por más de cuatro puntos (41,39 por ciento). La viuda de Néstor Kirchner, rencorosa, evitó felicitarle aunque reconoció (a su manera) una derrota que, de todos modos, le garantiza un escaño en el Senado.

El presidente, su Gobierno, los candidatos, el «equipo» (palabra fetiche del macrismo) y la gobernadora, María Eugenia Vidal, estaban pletóricos. El triunfo superó con creces las expectativas al ganar con claridad en 14 de las 24 provincias y estar pendientes de un resultado ajustado en dos. La coalición de Gobierno aumentó significativamente su presencia en el Congreso y en la Cámara Alta aunque sigue sin tener mayoría absoluta en ninguna, algo imposible de lograr por el sistema de distribución y renovación de escaños.

Elisa Carrió (Cambiemos) se convirtió en la estrella de las urnas. Candidata por la ciudad de Buenos Aires, arrasó con más del 50 por ciento, algo nunca visto. Buena parte del mapa de Argentina se vistió de amarillo, color con el que se identifica al Gobierno.

«No nos alcanzan los votos»

Los resultados descubrieron la emoción de personas poco amigas de mostrar sus sentimientos. Es el caso de la gobernadora Vidal, clave por no decir directamente artífice de la victoria en Buenos Aires provincia. «A los que no nos votaron», anunció, “cada voto cuenta, su voz vale igual que la de los demás. Los vamos a escuchar, vamos a trabajar para mejorar”, les garantizó con los ojos húmedos. Peso pesado de Cambiemos, promesa política hecha realidad sus palabras anticipan otras similares de Mauricio Macri, el último político en hablar cuando caía la medianoche. «Es solo el principio», aseguró al revisar los resultados. «Hoy –añadió- ganó la certeza de que podemos cambiar la historia para siempre». Satisfecho, sabiendo que la madrugada le había despejado el camino de su reelección en el 2019, Macri consoló a una población que sufre en el bolsillo una inflación superior al 20 por ciento. «La etapa mas difícil ya pasó», aseguró. La «certidumbre» de la que habló se explica en la seguridad a futuro que genera en las inversiones saber que su proyecto de Gobierno llegó para quedarse, aunque esa fuera, exactamente, la expresión que utilizo Cristina Fernández para referirse a su flamante partido, Unidad Ciudadana.

La ex presidenta llegó a reconocer, «no nos alcanzan (los votos) para superar a nuestros adversarios aunque –añadió- el escrutinio no ha terminado». En ese momento, el recuento de mesas que figuraba en pantalla era de 98,15 por ciento. Incapaz de asumir el fracaso que significa quedar por detrás de Esteban Bullrich y tener que digerir una diferencia de cuatro puntos, la viuda de Néstor Kirchner no tardó en proclamarse referente de la oposición y llamó a la unidad, en torno suyo, del peronismo. A este movimiento pertenecen sus dos ex ministros, Sergio Massa (1País) y Randazzo (Partido Justicialistas), con resultados de algo más de 11 por cientoy 5 respectivamente.

Cristina Elisabet Fernández, de 64 años, se declaró, «la oposición más firme a este Gobierno», interpretó que «la sociedad ha elegido qué modelo de oposición quiere» (ella) y se dirigió a los que un día eran los suyos. «Es necesario comprender que solo la unidad de los que pensamos en otra Argentina posible» hará posible recuperar el poder. Con la chuleta o «machete» a la vista, algo que se atribuye a las directrices de Antoní Gutierrez Rubí, su asesor español de campaña, Cristina Fernández consagró Unidad Ciudadana como, «la base de la construcción de alternativa a este Gobierno». Con nostalgia de la lírica añadió, «es un voto fundacional, una semilla de esperanza política y la vamos a regar todos los días». Para finalizar, atenta a que la lectura de estas elecciones es fácil interpretarla como el certificado de defunción de una líder, se adelantó. «Aquí no se acaba nada. Hoy, aquí, empieza todo».

(Fuente www.abc.es