Maduro bloquea el centro de Caracas para impedir la marcha de la oposición

Maduro bloquea el centro de Caracas para impedir la marcha de la oposición

 

La manifestación de alianza opositora se organizó en cuatro puntos de Caracas para llegar hasta la sede del CNE, pero desde primera hora de la mañana los piquetes de la Policía Nacional bloquearon las avenidas de acceso

(Fuente ABC de España)

El régimen de Nicolás Maduro ha bloqueado las principales avenidas de Caracas, sus accesos y el Metro para impedir que la oposición marche y llegue hasta la céntrica sede del Consejo Nacional Electoral (CNE) y cumpla su objetivo de exigir elecciones para revocar el gobierno, que fueron suspendidas en octubre del año pasado.

Justo en la emblemática fecha del «23 de Enero», cuando se conmemora el 59 aniversario de la caída del dictador Marcos Pérez Jiménez, la oposición convocó una marcha con la esperanza de recuperar el derecho al voto mientras que el oficialismo hizo otro tanto pero para ingresar los restos de Fabricio Ojeda, un prócer de la democracia, al Panteón Nacional.

La manifestación de alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) se organizó en cuatro puntos de Caracas para llegar hasta la sede del CNE pero desde tempranas horas de la mañana los piquetes de la Policía Nacional Bolivariana bloquearon las avenidas de acceso a la Plaza Venezuela, el Paseo Colón y las adyacencias de la Universidad Central de Venezuela.

El Metro de Caracas también cerró 13 estaciones desde Chacaíto, Plaza Venezuela, hasta Parque Carabobo para impedir el paso de los manifestantes opositores, que han sufrido una frustración el año pasado porque Maduro ordenó suspender el referéndum que le iba a revocar el cargo.

En el interior del país cada entidad federal también iba a marchar hasta la sede regional de su respectivo CNE. La del estado Carabobo reportó bloqueo para impedir la protesta de los manifestantes.

El presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, llamó a marchar este 23 de enero para exigir «una Venezuela donde la violencia sea vencida, una Venezuela donde tengamos paz, una Venezuela donde haya justicia, donde los ciudadanos no tengan que amanecer un domingo viendo cuando le entregan el cadáver de su ser querido, producto de la violencia».

 «En 2016 cerramos todos los récords mundiales, 29 mil asesinatos, una cifra que es la más grande del mundo, mucho más grande que países que están en guerra y por eso este 23 de enero es una razón más para que todos los venezolanos, víctimas de la violencia, salgamos a protestar y exigir la paz y la justicia que merecemos», resaltó ayer domingo en su visita a la Morgue de Caracas.