Trump pone en el punto de mira las amenazas de Irán y Corea del Norte

Trump pone en el punto de mira las amenazas de Irán y Corea del Norte

Este martes, el presidente de EE.UU. se subirá por primera vez a la tribuna de la Asamblea de Naciones Unidas.

Donald Trump tiene este martes su bautismo de fuego en el gran escenario de la comunidad internacional. El presidente de EE.UU. se sube por primera vez a la tribuna de la Asamblea General de Naciones Unidas, organismo al que no ha ahorrado críticas. «La ONU no es amiga de la democracia, no es amiga de la libertad», dijo en una ocasión. «Es un club en el que la gente se junta, habla y pasan un buen rato», aseguró en otra.

Todo apunta a que su tono esta vez será diferente. Ya dio señales el lunes, en una breve intervención junto al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, donde ofreció un mensaje constructivo. Hoy se espera que Trump materialice su mensaje de «América primero» ante la comunidad internacional, pero sin ataques furibundos contra un organismo que ha visto que puede serle útil. Por ejemplo, uno de sus mayores avances diplomáticos desde la llegada a la Casa Blanca ha sido la adopción de sanciones a Corea del Norte desde el Consejo de Seguridad.

Precisamente, el régimen de Pyongyang e Irán tendrán lugar preferente entre las amenazas más acuciantes para un Trump que, con el paso de los meses, ha demostrado que, al menos en materia internacional, sus declaraciones hiperbólicas muchas veces no se reflejan en políticas concretas ni en un cambio brusco del papel de EE.UU. en el mundo: acaba de aprobar el envío de más tropas a Afganistán, dio luz verde a ataques aéreos en Siria, no ha trasladado la Embajada de EE.UU. en Israel a Jerusalén ni ha desmantelado el acuerdo nuclear con Irán.

«Soberanía y responsabilidad» serán los ejes de su discurso, adelantó a finales de la semana pasada su asesor de seguridad nacional, H.R. McMaster. Es decir, planteará la necesidad de que los países miembros sean más responsables de su propia seguridad y que EE.UU. sea menos el «policía del mundo», además de un sistema de la ONU más eficiente y con la carga financiera mejor repartida. Pero no apunta a que Trump dibuje un EE.UU. completamente ausente del multilateralismo, como defendían los más ultranacionalistas de su Administración, como el exestratega jefe Stephen Bannon. Puede que haya guiños a esas bases electorales que ven a EE.UU. como un Gulliver en manos de los pequeños estados miembros de la ONU, pero parece que Trump se centrará en asuntos clave relativos a paz y seguridad.

Aunque con el presidente de EE.UU. no se descartan sorpresas. Ayer disparó por los pasillos de la ONU con su famoso lema «Hacer a EE.UU. grande otra vez». «Creo que el mensaje principal es “Hacer grande a la ONU”», dijo, antes de matizar: «Pero no otra vez. Hacer grande a la ONU».

(Fuente www.abc.es)