Breves comentarios, con el corazón en la mano, por las elecciones

Hoy despierto, próximos a las elecciones. Me doy cuenta de la realidad de mi Perú; es un país dividido entre corrupción, egoísmo, ignorancia, muerte, desgobierno y con una falta de decencia en todas las clases.

Tenemos un país rico, pero destruido por sus gobernantes (con honrosas excepciones). Tenemos un país que puede ser una potencia mundial, pero que sufre de un mal endémico que es la corrupción, que ha abarcado a políticos, empresarios, policías, fuerzas armadas, poder judicial, salud, educación y por que no decirlo, a ciudadanos en general.

Comenzaré comentando que tenemos candidatos de derecha y de izquierda, algunos de centro, unos peleones, varios malcriados, bastantes corruptos, otros que no saben que hacen ahí, otros que ya no sé. Ese es el problema, no se sabe nada y lo que se sabe es, en muchas ocasiones, que seguimos intentando elegir entre el menos malo.

Yo personalmente, creo que existen puntos clave que analizar de los candidatos, tales como el manejo de la pandemia y lo que van a hacer durante y después de esta; para hacer crecer al país, que los puestos de trabajo regresen y que los ciudadanos tengan la esperanza de tener un país de primer mundo, donde la educación y la salud sean de primer nivel para todos, las inversiones regresen y que no exista hambre; que las oportunidades sean iguales para todos, sin importar orientaciones, clases, colores, religiones, etc. Para ello, no deben votar por el que dice el amigo, el tío, el primo o alguna de las personas que están el la cola de votación; no decidir por quien me cae bien, quien me cae chuncho, quien tiene una bonita sonrisa o quien tiene cara y actitud impostada. Deben leer los planes de gobierno y mantener una mirada objetiva en si lo que ofrecen es viable y va a sacar al país adelante.

Me da mucha pena que la corrupción y los intereses personales de muchas personas que tienen voz en estas elecciones, sin importar si postulan o el cargo que ostenten, ha logrado polarizar y desinformar. Esto es muy grave e irresponsable, ya que hace que nuevamente tengamos que vivir luchando para que el país no se desmorone y terminemos siendo un Venezuela; cuando deberíamos tener la oportunidad de escoger entre personas que sin importar de qué bando sean, sepamos que igual vamos a construir todos juntos.

La esperanza de tener un mejor Perú, está en todos nosotros; no solo en la elección del Presidente, sino especialmente en la de los congresistas, ya que como hemos visto en los últimos años, ellos son los que nos han sumergido en el pantano que nos encontramos. Para tener congresistas morales y decentes, debemos ser responsables este domingo y votar por aquellos candidatos que estén acompañados de un buen plan de gobierno y una impecable reputación.

Hoy el Perú sangra y llora, estamos llenos de corrupción, de familiares y amigos muertos por la pandemia, de muchas personas cercanas o conocidos vendidos a la corrupción, de una total inoperancia del gobierno, de ciudadanos con hambre absoluta, de sueños que no se podrán cumplir, de desesperanza. No podemos seguir permitiendo esto, tenemos que luchar por nuestros ideales, fajarnos por nuestro país, con decencia y dando esperanza a todos, sin colores políticos, con empatía, con humildad y con amor al prójimo. Somos esta minoría la que ahora debe ocupar los cargos mas representativos del país, esa es la verdadera esperanza.

Ciudadanos, voten con convicciones, con conocimiento de los planes de gobierno y no con cálculos; voten con el corazón y no con el hígado.

VIVA EL PERÚ! VIVA LA DEMOCRACIA! VIDA LA DECENCIA! VIVA LA ESPERANZA!

NOTICIAS MAS LEIDAS