Perú Libre el caballo de Troya del marxismo-leninismo y pensamiento Gonzalo

A un mes del balotaje, Keiko Fujimori y Pedro Castillo protagonizaron en la ciudad de Chota el primer debate, dejando claro que estamos ante una disyuntiva: democracia o comunismo.

 Tengo fe que en las próximas semanas se refleje un fuerte repunte de Fujimori en las encuestas motivada por  la elección razonable antepuesta a  la incertidumbre que representa la opción comunista de Castillo; aunque nada está dicho en un país en el cual durante los últimos 20 años ha ganado el antifujimorismo.

 Aclaro que esta disyuntiva no se reduce al cambio o no de modelo económico sino a la continuación o no del sistema social y político en el cual  se hace énfasis en la dignidad y libertad del ser humano frente al modelo comunista de Perú Libre que somete la dignidad y libertad del ser humano al arbitrio de los jerarcas  marxistas, leninistas y pensamiento Gonzalo tal como quisieron hacer los terroristas con las armas en la década de los 80 y 90; y que hemos olvidado gracias a las políticas negacionistas de los “caviares” no por nada Keiko dijo: “Hay que retirar de los textos escolares el término guerra interna y llamarlo terrorismo”.

Este negacionismo, impulsado por la “caviarada”, ha sido el derrotero de las políticas públicas en sectores claves como Educación  en el que tienen la finalidad de remplazar  la historia oficial del terrorismo por una historia paralela  en donde el único terrorismo es el del Estado. Consecuencia de este adoctrinamiento es que hoy existe mucha confusión sobre el Terrorismo, razón por la cual  Perú Libre con mucho desparpajo hace apología al Marxismo, Leninismo y pensamiento Gonzalo; además, de cobijar en sus filas a presuntos terroristas como el candidato electo al congreso Pedro Bermejo, confeso terrorista que mantendría vínculos con los remanentes terroristas del VRAE según la Fiscalía o mantener vínculos con MOVADEF, organización negacionista del terrorismo dedicada a buscar el armisticio de los presos por terrorismo arguyendo que son presos políticos y pasando por alto sus abominables crímenes, sólo comparables con los jeremes rojos de Pol Pot en Camboya.

 Ahora cabe preguntarnos ¿Cómo Perú Libre ganó en primera vuelta y ahora encabeza las preferencias en segunda vuelta?, pienso que se debe a tres motivos: la omisión de la objetivad de los medios de comunicación  el asesoramiento del G2 cubano y el voto antifujimorista que caviares como Veronika Mendoza se han encargado de exacerbar, sustentado en  falacias y presunciones que parten de hechos inciertos; como la hipótesis de la Fiscalía que sindica a Keiko Fujimori como cabecilla de una organización criminal dedicada a lavado de dinero y que a la fecha no tiene prueba alguna actuada en un juicio ni confirmada en una sentencia firme que demuestre su hipótesis; la cual hasta el momento carece de suficientes indicios para formular acusación y pasar a la siguiente etapa del proceso según la legislación Penal.

 No podría decir lo mismo de Pedro Castillo, después de haber amenazado el orden constitucional ofreciendo eliminar organismos como el Tribunal Constitucional, el Jurado Nacional de Elecciones, la Defensoría del pueblo e incluso, tal como señaló su vocera Zaira Arias, el Parlamento. Obviamente, es natural que un marxista como Castillo abogue por la abolición de la democracia liberal y su sustitución por una “democracia” comunista, debido a que su razón de ser es su antagonismo al liberalismo. Antítesis que se materializa en el sacrificio de la libertad individual por la voluntad general  y es que, según Hayek, “la democracia como institución esencialmente individualista que es, estaba en conflicto irreconciliable con el socialismo”

Entonces advertidos estamos que Perú Libre es el caballo de troya del comunismo para llegar al poder e imponer su sistema político, económico y social utópico, tiránico e inviable que ha convertido a un país rico como Venezuela en un país pobre y según el FMI, en el único en el mundo con tasas de crecimiento negativas desde el año 2014  y consecuentemente, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, con un éxodo de 4,5 millones de venezolanos. Sin embargo, si seguimos relativizando con tanta ligereza al comunismo y si nos dejamos llevar por el odio antifujimorista esa realidad que hoy vive Venezuela será la nuestra.

 

NOTICIAS MAS LEIDAS