Problema laboral y subsistencia de los abogados.

Por Roberto Rendón Vásquez

El abogado es un profesional que ejerciendo la defensa de sus patrocinados obtiene los medios económicos para su subsistencia. Excepto los que prestan servicios permanentes a personas naturales o jurídicas de derecho privado o público que en tiempo de Pandemia siguen percibiendo sus honorarios o remuneraciones, decenas de miles solamente en Lima (en el Perú el número es mayor), debidamente colegiados en el Colegio de Abogados, ejercen la defensa en forma independiente y su medio para subsistir es el honorario que les paga su cliente.

Los justiciables patrocinados por un abogado independiente exige que su defensor obtenga resultados concretos en los procesos judiciales o administrativos dentro de los plazos señalados en las códigos y normas procesales y considera que su letrado está en condiciones de solicitar y/o exigir a los magistrados jueces o fiscales y autoridades administrativas que emitan sus resoluciones oportunamente. ¡Este siempre ha sido el problema de los abogados! Los administradores de justicia no cumplen sus obligaciones jurisdiccionales y laborales en los plazos pertinentes. Antes la atribuían a “la carga procesal”.

Desde marzo del 2020 la dilación para procesar y resolver las acciones judiciales es asombrosa e injustificable. La administración de justicia está virtualmente paralizada. Los locales judiciales están cerrados. Los magistrados ahora alegan que es por la Pandemia del Covid-19.

En estas condiciones los clientes de los abogados al no ver que se procesa la causa a pesar de sus pedidos, reclamos y protestas, consideran que su abogado no le ofrece resultados y ante ello se abstienen de pagar honorarios a su defensor. Miles y miles de abogados sufren las consecuencias y cada vez pierden medios económicos para subsistir.

El problema es grave, pero ninguna entidad ni Colegio de Abogados asumen la defensa de sus afiliados (aunque si les exige el pago de sus cotizaciones). No solicitan ni exigen formal y públicamente que los magistrados cumplan sus deberes y obligaciones y emitan las resoluciones (decretos, autos y sentencias) dentro de los plazos procesales correspondientes, No hay denuncias públicas contra el Poder Judicial donde no se procesa las causas judiciales en los plazos pertinentes.

Los abogados están huérfanos de defensa de su derecho al trabajo. ¡Qué ironía para quienes ejercen la defensa de derechos de clientes!

Según un Diario local del 24/01/2021 en el Poder Judicial había acumulado 3´300.000 expedientes sin resolverse durante la Pandemia a la espera de ser resueltos.

NOTICIAS MAS LEIDAS