Punto de Encuentro

Inseguridad y Crisis Económica

31 Agosto, 2023

Hablar a estas alturas de implementar en el país un Plan  Bukele, nueve meses después de estar al frente de responsabilidades municipales, regionales o nacionales significa que en esos niveles del Estado jamás hubo un plan. Llegar al extremo de prometer un Plan Boluarte significa reconocer que no se tiene idea de lo que viene aconteciendo. El triste papel de algunos funcionarios que creen que se puede focalizar distritalmente la lucha contra la delincuencia demuestra que el puesto para el que fueron elegidos les queda grande. Y lo más lamentable, no reconocer la capacidad de nuestra Policía Nacional del Perú en la lucha contra la delincuencia es de muy mal gusto sobre todo cuando se le compara con una policía de un país sin las dimensiones del nuestro que tiene características delincuenciales distintas a las que agobian el país.

En el Perú la delincuencia se estimula por factores distintos a los que suceden en El Salvador. Aquí lo que agobia es la crisis económica, madre de la mayoría de los problemas sociales pues trae desesperación, falta de oportunidades, caos, desorden social. No es una justificación. Es una realidad. El otro factor de origen es la altísima migración que, con las excepciones del caso, es un elemento de distorsión e intranquilidad preocupante.

Siendo las características de nuestra delincuencia muy distintas a la del país centroamericano, no se puede hacer un “copiar y pegar” de un plan diseñado para otra realidad como la salvadoreña, donde la  delincuencia está acotada al ser un país pequeño, con pandillas salvajes netamente urbanas y con notorios liderazgos, con incentivos del narcotráfico mexicano y colombiano, y con protocolos y procesos que las hacen predecibles. En nuestro país son otros los problemas delincuenciales que nos agobian.

Pero hay otro elemento, político, que hace que sea distinta la lucha contra la delincuencia en el Perú. El protagonismo indiscutible de Nayib Bukele y de sus ministros no es equivalente a lo que tenemos en el país. Bukele tiene liderazgo, decisión y determinación política. Aquí esos atributos  brillan por su ausencia. Basta con recordar el penoso papel de la presidenta Boluarte y su premier Otárola buscando librarse de la responsabilidad política por los lamentables hec

Hablar de un plan Boluarte, nueve meses después de estar en el gobierno, significa que nunca hubo convicción política en apoyar al ministro del Interior en su lucha contra la delincuencia. Aunque ese es otro tema.

Ing. Juan Sheput

30.08.2023

NOTICIAS MAS LEIDAS