LIDERESAS DEL CAMBIO

El Día Internacional de la Mujer nace entre mítines y protestas de miles de mujeres en diversas partes del mundo por el reconocimiento de sus derechos al trabajo, a la educación y a la participación política.  Muchas de ellas, obreras sin justo salario y marginadas, luchando por un mundo mas justo y equitativo, que decidieron que la única forma de poder decidir sus destinos era promoviendo su participación política.  Y entonces, marcharon, se organizaron, se prepararon para hacerse escuchar en el mundo de la política, dominado por la presencia masculina y el establishment conservador de aquel entonces.

En nuestro país, la situación no fue distinta.  La lucha de las mujeres por ejercer su derecho al voto finaliza en 1956 cuando la Ley 12391 fue promulgada por Odría, pero aún con la discriminación presente pues solo lo podían ejercer las mujeres casadas mayores de 18 años que supieran leer y escribir y las mayores de 21 años.  Candidatearon 33 mujeres, resultaron elegidas 9.  Pero poco a poco las normas cambiaron e incorporaron a la masa votante iletrada, pero aún subsistía la condición de “educarse electoralmente” a la mujer, para que pueda ser considerada en el mundo político.  Como no recordar en esta gesta a María Jesús Alvarado, a la poetisa Magda Portal, Elvira García y García o a Zoila Aurora Cáceres.

Pero aún hoy subsiste la discriminación y la violencia, dos barreras que impiden la real igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres en la política. En las últimas elecciones del 2016, de 888 candidatas al Congreso de la República, solo resultaron elegidas 35, de 303 candidatos, 21 eran mujeres, de los cuales, resultaron elegidos 24 presidentes regionales y solo 1 Presidenta Regional.  En las últimas elecciones, se promovieron un Pacto Etico Electoral en el cual los partidos políticos se comprometieron a rechazar toda forma de discriminación sea por razón de raza, sexo, religión, opinión, etc , incluido el acoso político a las mujeres.

Sin embargo, no recuerdo una contienda electoral donde las candidatas de los distintos partidos hayan recibido mas insultos y agravios para intentar descalificarlas moralmente.

Se le debe agradecer al feminismo todo lo avanzado en estos últimos siglos, que duda cabe, pero hoy, es una lucha de todos, hombres y mujeres que quieren seguir aportando al desarrollo de su país.  Estamos ad portas de las contiendas municipales, y entonces la deuda pendiente de legislación que promueva una real igualdad en la participación política de las mujeres, puede ser saldada por el Congreso de la República.  Las mujeres que participan en política son guerreras y pujantes, son mujeres que comparten su rol en la familia con el trabajo, jóvenes idealistas que se enfrentan a una brecha salarial porque no tienen la oportunidad de capacitarse, porque aún hay machismo, sien embargo, esa misma mujer, tiene pequeños espacios de participación política en sus localidades.

Particularmente, si bien la cuota legal de equidad ha impulsado a los partidos políticos a darle paso a más mujeres, la cuota no lo es todo pues no llega a espacios de liderazgo que no tienen representación nacional, regional o local.  En los gobiernos municipales existen espacios de liderazgo y de toma de opinión que exige participación vecinal, donde son generalmente las mujeres quienes los lideran, pero que al no tener un trabajo que les permita compartir esos espacios con la crianza de sus hijos o con sus labores del hogar, no pueden ejercerlo a cabalidad, ni mucho menos cubrir el costo de una campaña política, para algún día acceder a un cargo político de representación.

Yo seguiré trabajando por ellas, de manera silenciosa subiremos los cerros, abriremos el portón, seguiré capacitándolas en sus derechos, en como luchar contra la violencia, como hacer valer los derechos de alimentos de sus hijos, seguiré enseñándoles los mecanismos de denuncia ante el maltrato y la discriminación.  Yo lucho desde mis canteras para que ya no exista un 8 de marzo, para que algún día hombres y mujeres tengamos la misma oportunidad de realizarnos en lo personal y lo profesional.   Es mi apostolado porque creo en ellas, y hoy va por ellas, por esas lideresas de cambio.

 




Domingo 21 de Enero de 2018

La visita del Santo Padre al Perú es una invalorable oportunidad para reflexionar sobre la violencia y el abandono que...