PPK, el deporte y la cultura

Uno de los mensajes de nuestro Presidente que más ha calado en mí, es el que dio  en el marco del reconocimiento que hiciera a nuestros campeones mundiales de Surf referente a la necesidad de apoyar al deporte y a la cultura, largamente olvidados por el Estado, prometiendo incrementar el PBI en un 6% a favor de este sector.

En el Perú el 27% de la población son jóvenes de acuerdo al INEI y 5 millones de éstos, pertenecen a la Población económicamente activa pero sólo el 35% de estos jóvenes que trabajan tienen educación universitaria.  Además más de la mitad de los jóvenes tienen dificultades para acabar con éxito su educación básica debido a factores como la violencia, embarazo adolescente o la carencia de recursos que los llevó a abandonar los estudios.

Según el último ranking publicado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE)en febrero de este año el Perú ocupa el último lugar en Latinoamérica  presentando porcentajes alarmantes de estudiantes que no alcanzan el nivel básico en lectura (60%), en Ciencia (68,5%) y en matemática (74,6%), cifras que nos hacen reflexionar que en estos pasados 5 años, el sector Educación fue el más olvidado, por lo que es necesario sincerar con prontitud a donde fueron a parar los 150 millones de soles que en parte iba a favorecer a la educación básica sobre todo tomando en cuenta que en este último año, crecieron las brechas de inequidad educativa entre la niñez urbana y rural de acuerdo a la última evaluación Censal de Estudiantes (ECE).

En favor de la cultura, el Presidente del Consejo de Ministros anunció que el Instituto Nacional de Radio y Televisión (IRTP) pasará a formar parte del Ministerio de Cultura, lo cual es una medida alentadora ahora que se están implementando acciones preventivas dirigido a niños, niñas  y jóvenes,  en los diferentes sectores para combatir la violencia en el entorno familiar, pues la franja educativa es empleada solo por un 15% de medios de comunicación, lo cual no contribuye a difundir programas con contenido de valores cívicos y éticos así como no se da a conocer los hechos históricos que han marcado en estas últimas décadas al Perú como el terrorismo y sus efectos.  La ausencia de programas de sensibilización de derechos fundamentales hace a una sociedad indiferente y con poca acción ciudadana, inconcebible en un Estado Social y Democrático como el nuestro.

Por último, las olimpiadas de Rio 2016, significó para los peruanos algo más que una fiesta de luces, color y cuerpos saludables,  pues nuestros representantes de remo y de atletismo, Renzo León y Kimberly García alzaron su voz protesta y reclamo por el casi inexistente apoyo al deporte en el Perú, la falta de auspiciadores y de recursos, que los lleva a considerar incluso la renuncia a las disciplinas que tanto les apasionan.  El colmo fue incluso ver al joven y destacado esgrimista peruano Luis Arana vendiendo caramelos en un autobús para poder tener los medios para entrenar su deporte,  ante lo cual el Presidente de la Federación Peruana de Esgrima respondió que Arana no figura entre los mejores.  Patética respuesta ante las necesidades que tienen que afrontar estos deportistas que no tienen una familia con los ingresos suficientes para apoyar su formación deportiva.  Ya basta de cerrar los ojos ante la realidad, y ojala todas las promesas hechas se cumplan por el bien de una sociedad más culta y sana.




Lunes 15 de Agosto de 2016

El sábado 13 de agosto será recordado por todos los peruanos como el día en que la ciudadanía despertó y...

Miercoles 07 de Setiembre de 2016

Como sacado de cuento de terror.  Una menor de edad es ultrajada salvajemente en Ayacucho por un grupo de sujetos...