¿El pepekausismo jaquea al fujimorismo y el Apra?

En los buenos manuales de la política se aconseja que uno de los primeros objetivos es generar contradicciones en el enemigo. Con el indulto a Alberto Fujimori y con la incorporación de dos militantes apristas, uno de ellos muy cercano a Alan García, en el remozado gabinete Araoz, el gobierno ha logrado generar serias y grandes contradicciones en dos tiendas políticas que eran hasta ahora sus principales adversarios.

De alguna u otra manera, una de las machacadas acusaciones contra el pepekausismo es que era un gobierno con un déficit de política que le estaba pasando factura. No obstante en las últimas semanas, desde que se indultó al Alberto Fujimori hasta la presentación del gabinete ministerial, todo indica que el gobierno ha tomado la iniciativa. ¿Los pequeños maquiavelos gubernamentales se están haciendo grandes?

La decisión del gobierno pepekausa de indultar a Alberto Fujimori, puso en mayor evidencia la fisura que existían entre el keikismo y el albertismo, representado por Kenji a tal punto que hoy ya se habla de una bancada de 23 congresistas albertistas dentro la misma bancada de Fuerza Popular. Si ello es cierto, entonces la ruptura al interior de la fuerza fujimorista es cuestión de horas. Aún así, si el fujimorismo no se divide en dos partidos, ya no sería la fuerza hegemónica en el Parlamento.

Con la incorporación de Javier Barreda y Abel Salinas, el primero un cuadro que fue parte de la Comisión Política y el segundo hijo de un connotado líder del aprismo; también ha divido en dos las aguas en Alfonso Ugarte. Si a ello le sumamos la crónica del nombramiento de Barreda, entonces tenemos una novela dramática con tintes trágicos. ¿Por qué? Porque horas antes de que el aprista asuma el fajín ministerial de Trabajo, Alan García publicó un tuit en el que señalaba que no creía que Barreda acepte la designación y sin embargo ¡aceptó! ¿Qué puede representar aquello? Algunos apristas en las redes sostienen que de alguna manera el liderazgo de García ha quedad mellado y ya su figura no representa la unidad.

Pero ello no es todo. La otra fuerza política, la izquierda, que habría generado problemas al gobierno pepekausa, se ha dividido por asuntos absolutamente absurdos. ¡Gran favor al gobierno pepekausa!

En todo caso, generar contradicciones a fujimorismo y al aprismo, ha sido un astucia política que nos indica que a pesar de yerros, el gobierno pepekausa tiene aires. La miopía política llegó a concluir que por tener a aun presidente poco ducho en la política el gobierno era débil. Todo lo contrario, el gobierno pepekausa es fuerte porque tiene al enorme aparato del Estado y eso no es poca cosa. Si la política es un arte, esperemos a los artistas.




Martes 12 de Diciembre de 2017

La presentación del ex presidente Alan García en la comisión Lava Jato del Congreso de la República ha originado una...

Jueves 25 de Enero de 2018

Recorro por estos días, por motivos de trabajo, las provincias altas del Cusco. Curiosamente, en estos días también estuve por...