Ministro denuncia ante la ONU agresión contra pueblo palestino e Israel acusa a Hamás de haber premeditado el conflicto

Representantes de ambos países realizaron sendas intervenciones por videoconferencia ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que se reunió de emergencia para abordar la crisis en Medio Oriente.

El ministro palestino de Relaciones Exteriores, Riyad Al-Maliki, denunció el domingo la "agresión" de Israel contra el "pueblo" palestino y sus "lugares sagrados". "No hay palabras para describir los horrores que nuestra gente está sufriendo", dijo en una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU. Y agregó: "Algunos no quieren usar estas palabras -crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad-, pero saben que es la verdad". "Israel es despiadado e implacable en su política colonial", dijo, y pidió al Consejo de Seguridad "que actúe para detener la embestida" contra los palestinos. "¿Cuántos palestinos tendrán que morir antes de que se produzca una condena?", se preguntó el ministro, después de que Estados Unidos rechazara dos veces en la última semana un texto que pedía el fin de los enfrentamientos.

"¿En qué momento se van a escandalizar?", añadió. Asimismo, el ministro cuestionó qué tienen derecho a hacer los palestinos para resistir y defenderse. "¿Es la violencia cuando la cometen los palestinos terrorismo y cuando la comete Israel defensa propia?", apuntó. Según el ministro, los palestinos han elegido la vía pacífica para lograr su independencia y libertad, pero no se puede esperar que vivan indefinidamente bajo una "ocupación ilegal" y el "apartheid" impuesto por Israel. Según dijo, el conflicto no se resolverá mientras no se garantice que "Israel paga un precio por la ocupación en lugar de llevarse sus beneficios" y se deje de exigir a los palestinos que coexistan con "sus ocupadores". "Nuestra gente nunca se va a rendir o renunciar a sus derechos. La libertad palestina es la única vía a la paz y, dado que la paz es responsabilidad de este Consejo, ayudar a conseguir la libertad de Palestina es su deber legal y moral", concluyó. Israel asegura que Hamás quiere "tomar el poder" en Cisjornadia Por su parte, el embajador israelí ante Estados Unidos y la ONU, Gilad Erdan, acusó al movimiento palestino Hamás de haber "premeditado" una guerra con Israel y de querer "tomar el poder en Cisjordania". Según el diplomático, la actual escalada es fruto de una jugada política del movimiento islamista para tratar de hacerse con el poder en Cisjordania y reemplazar a la Autoridad Nacional Palestina. "Hamás se frustró el mes pasado cuando el Presidente (Mahmud) Abás pospuso las elecciones palestinas tras no haberlas celebrado durante 15 años y buscó otra forma de obtener el poder. Lamentablemente, eligió escalar las tensiones en Jerusalén como un pretexto para empezar esta guerra", aseguró. Asimismo, sostuvo que no hay "ninguna justificación para el lanzamiento indiscriminado de cohetes contra la población civil". Los palestinos "utilizan escudos humanos", lo que aumenta el número de víctimas civiles, añadió. El embajador israelí pidió al Consejo de Seguridad de la ONU que condenara los ataques con cohetes, mientras sus 15 miembros llevan una semana esforzándose por acordar una declaración conjunta. Sin embargo, dejó claro que Israel va a hacer "todo lo necesario para defender" a sus ciudadanos. Según Erdan, que agradeció del apoyo prestado a su país por Estados Unidos, el Estado hebreo no tenía "otra opción" que tomar represalias contra los ataques palestinos para detenerlos.

NOTICIAS MAS LEIDAS