Punto de Encuentro

Respaldo y mentiras genocidas

Respaldo y mentiras genocidas

(editorial antes del discurso del 28)

El mentiroso siempre es pródigo en juramentos.

Pierre Corneille

Las grandes masas sucumbirán más fácilmente

a una gran mentira que a una pequeña.

Adolf Hitler

¿Cómo llega el Presidente al discurso del 28 de Julio?

Conforme el mandato constitucional, el Presidente Vizcarra dará su primer discurso de 28 de Julio ante el Parlamento. Llega con un descenso lento y sostenido de aprobación de la “opinión pública”, pero manteniendo un importante respaldo (en términos generales y según diversas encuestas la mitad del país lo apoya y la otra mitad no); con un nuevo Gabinete puesto ahí para defender los intereses de la coalición mercantilista de los oligopolios del Perú (el Grupo Rodriguez Pastor, por ejemplo) liderada por Odebrecht y sus consorcias y aliadas comunicacionales peruanas; y llega descubierto infraganti dando información falsa sobre los números reales de contagios, muertos y afectados por el COVID19.

¿Políticamente qué significa esa situación?

Varias cosas.

Lo primero, es que por primera vez desde que asumió la Presidencia –habiendo sido miembro del Ejecutivo por todos estos 4 años- Vizcarra comienza perder la aprobación ciudadana. La pendiente desde ahora se muestra negativa conforme pasan las semanas. Para un Gobierno que ha planteado su legitimidad en esa difusa aprobación y no en la institucionalidad de la República, y menos en su capacidad de resolver los problemas del país, ésta situación es una amenaza a su línea de flotación. Si la gestión de Vizcarra sigue descendiendo, no tendrá capacidad de sostener su continuidad. Es un Gobierno adicto a las encuestas.

Lo segundo, es que la designación de Cateriano puede significar parte de pérdida de poder en su manejo del Ejecutivo. Una buena pregunta es, ¿cuánto Cateriano depende de Vizcarra y cuánto Vizcarra depende de Cateriano? Algunas señales de desplante de Cateriano a Vizcarra indicarían que éste último tiene menos espacio de maniobra. Si es así, los intereses de los Oligopolios mercantilistas que han saqueado y vienen saqueando al Perú podrían estar en posición de presionarlo mucho más.

Lo tercero (y no por ello menos importante), es que –poco a poco- van saliendo evidencias, pruebas y testimonios directos que indican que el Presidente de la República, su ex Primer Ministro y el anterior Ministro de Salud dieron conscientemente cifras falsas sobre la evolución de la Pandemia. Todos fuimos desinformados:  los sistemas de prevención y atención del Estado, las empresas privadas, los medios de comunicación y a la población en general.

Desinformación desde la primera magistratura. Desinformación que le está costando a las familias peruanas, más muertos que la época de Sendero Luminoso. Desinformación genocida. Los muertos reales por el COVID19 en el Perú son varias veces lo reportado por el Presidente en sus conferencias televisivas diarias…y los testimonios provenientes del propio equipo técnico del Ejecutivo señalan que el Presidente mentía a consciencia.

Entonces, si sabía que las cifras que daba no eran ciertas ¿Por qué el Presidente ha falseado tan gravemente información sobre el COVID19?

Por lo que señalamos al principio del editorial: Vizcarra ha construido su legitimidad sobre una discutible, enfermiza e irresponsable “encuestocracia”. Vive de mantener su “popularidad” a toda costa, incluso mintiendo.

Sin partidos políticos reales que lo sustenten, sin un rumbo o propuesta programática o ideológica, Vizcarra –según sus propios términos de acción política- siente que pierde poder si su “aprobación” se derrumba. Esa adicción a la aprobación es la que explica la mentira. No tiene frenos en mentir así ésta mentira le cueste al país centenares sino miles de muertos más. No le importa. La economía del país puede desplomarse, podemos dilapidar nuestras reservas, el número de fallecidos pueden llegar o superar los niveles de un genocidio…nada importa, lo único importante es mantener su aprobación.

En esas circunstancias ¿qué podemos esperar del discurso de 28?

Constitucionalmente el Presidente Vizcarra no puede volver a mentir a la representación nacional ni al país en su discurso del 28. Debe, por el contrario, dar las cifras verdaderas y asumir, junto con los responsables de su Gobierno las consecuencias políticas y legales de sus actos previos de desinformación.

También debe disponer que su nuevo Primer Ministro y su Gabinete, se concentren en comenzar a resolver de verdad los gravísimos problemas por los que atraviesa el país: los conflictos sociales en Espinar, la reactivación de la economía, especialmente destrabando permisos y pseudo autorizaciones burocráticas para las pequeñas y medianas empresas de los emprendedores emergentes (pedirle que corte los contratos ilegales que Odebrecht y sus aliados mantienen con el Estado sería irreal), la implementación de una política sanitaria seria, la prevención de la creciente inseguridad, entre otros de una inmensa agenda social. 

Constitucional, moral, política y penalmente, Vizcarra está obligado a no mentir en su discurso a la Nación. Su gestión tiene cero obras y más de 40 mil muertos. Estaremos atentos en cómo lo va a decir.

 

NOTICIAS MAS LEIDAS