Punto de Encuentro

VOLUNTAD POLITICA

El día de hoy, martes 19 de junio, vence el plazo para que las organizaciones políticas que cuenten con inscripción vigente en el Registro de Organizaciones Políticas, acudan a los Jurados Electorales Especiales (JEE) para inscribir sus listas de candidatos con vistas a participar en las próximas elecciones regionales y municipales del mes de octubre.

Debe tenerse presente, que las listas a las que nos referimos en el párrafo previo, deben corresponder a los resultados de las elecciones internas que nuestra legislación sanciona como obligatorias y cuya realización debió efectuarse entre el 11 de marzo y el 25 de mayo pasado, es decir, entre los doscientos diez (210) y ciento treinta y cinco (135) días calendario antes de la fecha de la elección.

Nuestra ley las regula como obligatorias y expresamente precisa que éstas (las elecciones internas) deben regirse necesariamente por las normas de democracia interna establecidas en la Ley de Organizaciones Políticas, el estatuto y el reglamento electoral de la organización política, además, deben haber sido llevadas a cabo por un órgano electoral central de la organización política, el cual debe estar conformado por no menos de tres (3) miembros. Dicho órgano electoral, continúa la ley, tiene a su cargo la realización de todas las etapas de los procesos electorales internos: la convocatoria, la inscripción de los candidatos, el cómputo de voto, la proclamación de los resultados e incluso la resolución de impugnaciones en caso las hubiere.

Hasta acá todo conforme, sin embargo, tal como hemos tenido oportunidad de señalar en columnas previas, nuestro sistema normativo peca de ingenuo, por decir lo menos, al establecer que éstos procesos democráticos, pueden llevarse a cabo al margen de los organismos electorales, sancionando que únicamente la ONPE podría tener participación en éstos pero siempre y cuando su participación sea solicitada por la organización política. Si la organización política no solicita la participación de la ONPE, esta no puede intervenir. El JNE y el RENIEC quedan absolutamente de lado. Las organizaciones políticas encuentran absoluta comodidad llevando a cabo elecciones primarias a puertas cerradas.

En este sentido vemos también con asombro, por decir lo menos nuevamente, como la coyuntura obliga a que la ONPE publique en su página electrónica https://www.web.onpe.gob.pe/sala-prensa/notas-prensa/elecciones-internas-candidatos-deberan-realizarse-entre-marzo-mayo-2018/ su ofrecimiento a las organizaciones políticas para que éstas “soliciten” su participación cuando esta debiese ser obligatoria. Se lee en la dirección electrónica que dicha entidad “Ofrece su apoyo y asistencia técnica a las organizaciones políticas para la elección de sus candidatos a las elecciones regionales y municipales del próximo 7 de octubre. Las modalidades de cooperación son los de asistencia técnica en la planificación y organización de procesos electorales y otros tipos de consulta que realice la organización política, así como en la elaboración y revisión de los instrumentos normativos de carácter electoral,  teniendo en consideración la legislación electoral en general.

La asistencia técnica también se brinda para la elaboración, verificación y control de calidad del padrón electoral, el diseño y elaboración de materiales electorales, como cédulas de sufragio, actas electorales y cualquier otro material que sea de utilidad para la realización de los procesos electorales del partido político. Igualmente en el desarrollo de actividades de capacitación dirigidos a los órganos electorales, miembros de mesas y electores en general”.

No seamos ingenuos. Todos tenemos sólidas razones para intuir, siendo diplomáticos en nuestras expresiones, que éstos procedimientos internos no se llevan a cabo o son cuando menos dirigidos. Cientos de carteles en calles y avenidas exponiendo candidaturas mucho antes de la convocatoria a la elección inclusive (enero de 2018) son solo una pequeña evidencia de ello, de otro lado, constantes declaraciones de candidatos sin partido que luego son acogidos por partidos sin candidatos es solo otra muestra de lo que decimos, candidatos que en una elección anterior candidatearon por otra organización política, elecciones internas que no pueden ser evidenciadas siquiera con una foto, en fin, si algo sobran son evidencias de lo que decimos.

En la medida que las elecciones internas que exige la Ley no sean transparentes, obligatorias y supervisadas por los organismos electorales, seguramente seguiremos contando con la calidad de autoridades locales que tenemos.

Esperemos que con vistas a las elecciones del bicentenario demos un giro de 180° grados. Todo dependerá que ganemos en los meses posteriores a la elección de octubre ese valioso bien del cual hoy en día carecemos: Voluntad Política.