Punto de Encuentro

Betsy.

Yo soy padre de una niña de 9 años y un niño de 5. Hace aproximadamente 6 meses,Mayra, la nana de nuestros hijos,  se fue de casa, después de 6 años. Una chica extremadamente inteligente y ecuánime que ahora con tan solo 24 años ya es mamá y decidió formar su propia  familia recientemente.  Desde el momento en que Mayra se fue de la casa, "todo cambió",  hemos tenido en torno a 4 nanas que han estado rotando por el hogar y que se han ido retirando por varios motivos: O porque se dieron cuenta de que su sueldo no les compensaba, o porque tuvieron que viajar a Tacna para reconciliarse con el padre de su hijo, o porque cual canción de “Jueneco y su combo”: “Ya se ha muerto mi abuelo”. Es decir, según yo, recibíamos gratuitamente guiones de telenovelas cada casi 2 meses.

Betsy llegó hace 2 semanas a la casa. Una chica treintañera, mestiza como todos los peruanos, de sonrisa simpaticona y de contextura  regordeta. Eso sí, muy seria en su quehaceres y muy dedicada a mis hijos.

El caso es que Betsy no vino a trabajar este último viernes. No dijo nada... Simplemente desapareció. De esta manera, este fin de semana, estuvimos esperando muy pendientes la llamada de Betsy, quien no contestaba el teléfono pues estaba apagado. A mi esposa y a mí nos pareció una tremenda falta de respeto. Inclusive pasó el fin de semana y ninguna señal de ella. Ya el mismo lunes pusimos un anuncio en internet solicitando nueva  nana.

El mismo lunes mi esposa me dice: “Me ha escrito Betsy”.

“Dice que no ha podido comunicarse con nosotros  porque ha estado llevando totalmente sola  a su sobrino de 8 años de hospital en hospital, quien ha fallecido el sábado y que hoy lo entierran. Que la mamá del niño estaba de viaje. Nada más.” En ese momento comenzó a sonar en mi cabeza, nuevamente  la canción de “Juaneco y su combo”.

“¿No te dijo nada más?” _ Pregunté desconfiado.

“Nada más”_  Contestó mi esposa.

Pasaron los días hasta ayer  miércoles cuando finalmente Betsy  le expresó telefónicamente a mi esposa que no podía ni hablar, dada la rapidez del impacto de la pérdida tan súbita de su sobrino, quien realmente falleció de una peritonitis. Hoy por la mañana Betsy se acercó, consternada a nuestra casa a explicar a detalle lo sucedido y a decirnos que viajará a Nazca, a casa de sus padres, para recibir apoyo emocional de sus progenitores por un tiempo, antes de regresar nuevamente a Lima.  Cosa que nos alegró mucho,  sin embargo a ritmo de cumbia seguimos buscando nana …  ¡Ayayay  Olelolaii leloleiii…  !

Arquitecto Ecológico: Miguel Ángel Romero Maldonado.