Punto de Encuentro

Opacidad y corrupción, el buque insignia del Gobierno

Las dramáticas y oportunas expresiones de la jefa del Comando COVID19, Dra. Pilar Mazzeti “este tercer martillazo no ha dado los resultados que esperábamos”. Con 61,800 peruanos infectados y 1714 fallecidos, el gobierno impone por quinta vez el confinamiento medieval acentuando el fracaso en una estrategia -si la hubiera- que extiende la agonía de miles de peruanos víctimas de la pandemia, sino de otros miles de compatriotas que serán sumergidos en los bolsones de pobreza y miseria. No alegra el destino fatal de la errática gestión de la pandemia, lo que sorprende es la terca insistencia en acciones de gobierno que conduce inevitablemente a procurar graves daños en la salud y economía de los peruanos.

Si bien es cierto que la pandemia tiene origen y alcance global, reducir sus letales arrestos es de competencia nacional, y es allí, donde la ceguera del gobierno, o soberbia, vanidad e incapacidad, nos lleva a los lamentables resultados que con opacidad y temeridad se usan para justificar esta política errática. Y si bien, las experiencias de países desarrollados o emergentes donde la pandemia ha sido neutralizada con relativo éxito, no se pueden replicar, pero sí, por lo menos algunos de sus alcances y elementos deberían orientar las medidas del gobierno para aliviar la gravedad de la crisis.

Ahora, que ni siquiera el sector mediático adicto al gobierno “waripoleras” pueden garantizar que los próximos 15 días de la ampliación e imposición de esta cuarentena absurda, revertirán los tristes resultados advertidos por los voceros del gobierno que gestionan la crisis. Estamos apenas al final del comienzo de la pandemia y vamos a ciegas. Por eso, es importante exigir al gobierno, dejar el “triunfalismo” y hacer un alto para revisar su fallida estrategia, reflexionar sobre lo expresado por la Ministra de Relaciones Exteriores de Corea del Sur Sra. Kang Kyung Hwa, en una reunión virtual del grupo de trabajo sobre el COVID del foro económico mundial, en efecto, los resultados exitosos en Corea del Sur demuestran determinación para frenar la pandemia, con respuestas rápidas y decisivas. Sentencia la Ministra Kang “Pero hay que planificar y estar un paso adelante es lo más relevante de esta eficaz estrategia, la clave de nuestro éxito ha sido la absoluta transparencia con el público, compartiendo cada detalle de cómo el virus está evolucionando, como se está propagando y lo que el gobierno está haciendo al respecto”.  Además, de una estrategia conjunta en la que participan las diferentes autoridades regionales de todo el país pronto dio resultados. En síntesis, TRANSPARENCIA y uso adecuado de su democracia descentralizada, han neutralizado eficazmente al virus. Lamentablemente en nuestro país, el gobierno hace todo lo contrario: amplían la cuarentena con información dudosa o falsa, develada por instituciones que simpatizan con el régimen, como IDL, que denunció con cifras la información que oculta el gobierno. La falta de liderazgo político del Presidente, hace que deje de lado en su fallida estrategia a los gobiernos regionales y locales, usándolos marginalmente en la entrega de alimentos, al que en muchos casos se le ha dado uso político.

Lo que demuestra que la, opacidad y corrupción e improvisación anidan en el corazón de su nefasta estrategia. Mas grave aún, es seguir sorprendiendo con distractivos mediáticos, como que el presidente de EEUU Donald Trump ha saludado al pueblo peruano por su lucha contra la pandemia y que su país está dispuesto a apoyarnos. Deben saber los peruanos que EEUU, ha entregado 900 millones de dólares a 120 países ¿cuánto le ha dado al país? Acaso, hubiera sido importante decirle al Presidente de EEUU, que en el Perú, la prioridad no son recursos económicos, sino la falta de talento para gestionar la crisis. Usa, además la opinión de la tristemente célebre CIDH que ha saludado la implementación de acciones del Estado Peruano para reducir el hacinamiento en los penales. Lo que deben saber los “camaradas” de la CIDH es que el gobierno se “lavó las manos” enviando al congreso un proyecto de ley para resolver esta contingencia carcelaria a pesar de tener amplias facultades legislativas que él Congreso oportunamente le otorgó. La situación se agrava con lo expresado por el Contralor de la República Nelson Schack “la corrupción se ha puesto de manifiesto en mayor intensidad en esta crisis”. No deja de llamar la atención esta advertencia cuando el virus de la corrupción ha infectado las altas instancias de la PNP y el Ministerio del Interior, escándalo que al gobierno ni siquiera lo indigna o conmueve.

Ha fracasado la “estrategia” lineal dé confinamiento compulsivo, ha evidenciado que una cosa es tener recursos para financiar la crisis y otra es estar en capacidad de implementarla, lamentablemente el sectarismo e incapacidad han permitido que el virus haya pasado por encima al gobierno. La opacidad, corrupción e incapacidad resultaron ser las joyas de la corona. Los peruanos especialmente los más vulnerables a la pandemia no deben resignarse a medidas como la del Ministro de Salud, llamado a instalar un comando de levantamiento de cadáveres.

Siendo así, el camino sombrío de la muerte, el hambre y la miseria pronto tocarán la puerta de los peruanos. No debemos permitir que quienes gestionan el gobierno desarrollen una ideología

sectaria y enemiga de los valores democráticos, que parece tienen como propósito debilitar las instituciones democráticas y la economía abierta, que de permitirlo seríamos cómplices de un clima de violencia que debemos proscribir. Las ideas socialistas trasnochadas y fracasadas, de más intervención de Estado, sin metodología, criterios e indicadores, pretenden reglamentar la actividad económica y la salud de los peruanos. Ahora a decir, de la Ministra de Trabajo Silvia Cáceres hasta el fin de la crisis no podrán retornar a sus actividades laborales los mayores de 60 años, los obesos, los que padecen de asma, hipertensión o diabetes. Lo que supone que pronto veremos a los centros laborales montando balanzas y unidades médicas para cumplir con el reglamentarismo burocrático que ahondará el desempleo en el País. Por último, le recuerdo a la Ministra lo expresado por el historiador Yuval Noah Harari en su libro Sapiens (2013):

“En el mundo opulento de hoy en día, uno de los, principales problemas de la salud es la obesidad que golpea a los pobres” (pág.383). Siendo así, ya sabemos que rostro tiene este incapaz gobierno.

NOTICIAS MAS LEIDAS