Punto de Encuentro

Vizcarra: El depredador

Cuando en marzo de 2018, el señor Vizcarra, accedió a la Presidencia por sucesión Constitucional, luego de la renuncia de Pedro Pablo Kuczynski, los peruanos creyeron, a pesar de las limitadas condiciones para el cargo, que Vizcarra iba a conducir el país en la línea moderna de crecimiento y desarrollo. Ampliar las dimensiones de la economía, especialmente como fuente de trabajo, y ponerlas al servicio de miles de jóvenes que apoyaron a una supuesta tecnocracia eficiente, que reordenando el mercado iba promover una mejor distribución de la riqueza, y por ende, seguir promoviendo el desarrollo de la patria.

Nadie advirtió, que este señor, no solo abandonó la línea programática que le habían ofrecido al país, sino comenzó a trazar una forma  de gobierno trasnochada, que pronto fue secundada por corifeos marxistas, que en una alianza abierta con un gran sector de medios de comunicación, recondujeron los compromisos democráticos a la paciente y eficaz política anti-mercado y a promover con apoyo de asesores extranjeros la difuminación de las principales instituciones del país, cerrando el Congreso, tomando por asalto el ministerio Público y mediatizando el Poder judicial.

Históricamente el Parlamento ha sido el centro de gravedad del sistema político, donde se hacen las leyes y se controla al gobierno. Pronto lo convencieron que para poder gobernar a sus anchas y sin límites, había que cerrar el congreso, propósito que logró luego de una intensa campaña de desprestigio, bajo la sinfonía de aplausos, de los que se frotaban las manos porque pronto iban disfrutar sin control alguno de los recursos públicos.

Poco a poco los peruanos sorprendidos y con una catarata de reproches ha comenzado a cuestionar no solo la ineptitud del gobierno, sino la flagrante falta de transparencia; que nos ha puesto en una condición de país haitiano.  Pero lo más grave, es que cada semana, se vienen destapando los graves actos de corrupción y frivolidad del gobierno. La emergencia sanitaria y sus consecuencias sociales y económicas, han mostrado el vientre de un gobierno, que por donde pasa todo lo destruye. Vizcarra ha destruido la economía del país, el nuevo gobierno solo recibirá escombros, Vizcarra el depredador, no solo registrará en la historia y en la sique de la gente la imagen de un gobernante embustero, que solo piensa en él y en su cuestionada imagen.

La mentira, resultó ser el símbolo distintivo de su personalidad. Se ha vuelto un mentiroso compulsivo, ahora le dice a los peruanos que en cuatro o  seis mesecitos tendremos la vacuna que acabará con el covid19; tremenda  falsedad, porque a decir de todos los científicos en el mejor de los casos la vacuna llegará en el segundo semestre del 2021; cuando ya no esté, en tanto en su lógica irrenunciable de parar el derrumbe de su imagen en las encuestas que el mismo financia, ahora  ha iniciado una campaña de difusión supuestamente para parar los efectos  letales del covid19, financiando una grosera campaña, mediática como “El covid no mata solo, no seamos cómplices” en el fondo lo que persigue es ocultar su grave responsabilidad en la muerte de miles de peruanos que pudieron haberse salvado si el gobierno de Vizcarra hubiera actuado en una línea básica de responsabilidad y eficacia,  ahora con su campaña acusa de complicidad a los peruanos, como si fueran viles delincuentes que actúan con dolo promoviendo los contagios, olvidando que el sentido de familia es un principio básico, que sostiene y legitima todo Estado democrático.

Hernando de Soto ha premonizado “que morirá más gente por la crisis económica, que por el coronavirus” (Radio Exitosa 01/07/2020). Así será, porque lo peor está por venir y estas muertes tienen responsables, el señor Vizcarra y sus funcionarios tendrán que rendir cuentas por este genocidio alevoso y agravado, porque el dispendio de los recursos públicos que debieron utilizarse en la pandemia, los ha depredado a tal grado que dejará a los peruanos especialmente los más pobres en tremenda vulnerabilidad, ante el Covid19 y el hambre.

Vizcarra, tendrá en su momento, que responder por el desastre y desolación en la que ha sumido al país. Pero como si esto fuera poco, ha designado a su amigo Zevallos con Embajador ante la OEA, en expresión de su oculto desprecio a la Diplomacia de Torre Tagle. Esta es una grave afrenta al país, ya que nombrar como Embajador al ex-Ministro Zevallos, responsable de muchas muertes en Arequipa por negligencia dolosa y consideraciones estrictamente ideológicas, en la donación de oxígeno por una empresa privada para aliviar a miles de infectados en Arequipa. Esta designación siniestra, no solo ofende a los Arequipeños, sino a la diplomacia peruana. Vizcarra ha destruido la economía del país, cuán eficaz depredador solo dejará escombros cuando deje el gobierno. Este relato no es el libreto de la película de ficción y violencia que protagonizó con éxito el actor Arnold Schwarzenegger, ni la conducta del Emperador “calígula”, cualquier parecido es pura coincidencia.

Milagros Salazar de la Torre

NOTICIAS MAS LEIDAS