Punto de Encuentro

La Bolivianización del Perú

Con la designación de Barrenzuela, al frente del Ministerio de Interior, el Presidente Castillo, ha puesto en marcha, la “política pública,” anhelada por los sembradores de hoja de coca, miles de ellos proveedores privilegiados de la actividad del narcotráfico. Castillo en la zona del VRAEM el 03 de Octubre, se comprometió a apoyar el proyecto de ley del Congresista Bermejo, conocido lobista de los sembradores de coca, cuyo objetivo persigue la legalización de los sembríos de la coca; bajo la apariencia de una llamada “industrialización” de la hoja de coca, modelo copiado del boliviano que lo desarrolló Evo Morales en Bolivia y que ha sido un rotundo fracaso. El mensaje ha sido claro, la designación del Ministro Barrenzuela, abogado especialista en defender organizaciones criminales (caso Cerrón, investigación por lavados de activos y a Bermejo, por imputaciones de vinculaciones a Sendero luminoso), refleja claramente el compromiso del Presidente con los sembradores de hoja de coca especialmente del VRAEM. Y es que Barrenzuela, no era hasta antes un promotor más, de los que están en contra de la erradicación de los sembríos de coca, era su principal agitador e impulsor, por eso que no llama la atención que su primera víctima haya sido el jefe de DEVIDA. Todo lo que sea suspensión de la interdicción y erradicación forzosa de esta materia, suministro vital de la pasta básica de cocaína, contará con el compromiso explícito del Presidente Castillo. Siendo así, el Perú, se apresta a batir el récord histórico de superar las 100 mil Hectáreas, de producción de hoja de coca, tremendo y contundente mensaje que daremos al mundo. Mucho se ha especulado, de que Barrenzuela, fue el canje que hizo Castillo, con su socio Cerrón, por la salida de Bellido; parecía así, pero Cerrón mismo se ha encargado de desmentir este desaguisado arreglo; ahora Perú Libre, tendrá que defender en todos los foros, esta delicada y sensible decisión, que no solo tensará las relaciones con los Estados Unidos, sino que dejará, en el aire; un esfuerzo necesario que el Perú desarrollaba, con apoyo de la Comunidad Internacional. Nuevamente Evo Morales demuestra la enorme influencia que posee en el gobierno, pero, además su absurda y repudiable, injerencia en los asuntos internos del País.

Pacificar el VRAEM, ha costado al erario nacional, miles de millones de dólares anualmente asignados para promover la sustitución de cultivos, como inversión legítima para darles una alternativa a los jóvenes de esa zona, además del destaque de fuertes contingentes de la Policía Nacional y del Ejército especialmente asignados a esta tarea. Algunos, con no pocos argumentos; avizoran la promoción de un narco-Estado, veremos el temple de las fuerzas democráticas en el Congreso, para impedir la entronización del narcotráfico en el país. Es cierto, que hay que darle una salida a este histórico problema, como lo digo párrafos atrás, con apoyo de políticas orientadas a promover cultivos alternativos, como el “milagro” San Martín. La ley “Bermejo”, no debe pasar en el Congreso, su aprobación, sería una perversa contribución a la humanidad en la lucha contra el narcotráfico. Por último, nos deja claro que este compromiso, es la devolución de los favores económicos, mejor dicho del apoyo que el “profesor” Castillo, recibió en estas zonas para su campaña electoral, ayer financiaron su campaña, ahora financiarán la recolección de firmas para imponer una Asamblea Constituyente, donde se consagre este despropósito, además, de la retracción de las inversiones, que fabricará en serie millones de desempleados; que en desesperación serán absorbidos por el clan “Bermejo” en estas zonas económicas de privilegio. En manos del Congreso, esta rechazar este agravio al país. El VRAEM, no puede ser una zona liberada, por el terror y el narcotráfico, donde Barrenzuela y Bermejo, sean sus conductores y protectores.

 

Milagros Salazar De La Torre.

NOTICIAS MAS LEIDAS