Punto de Encuentro

Castillo 100 días de caos y sin gobierno

El Presidente Castillo, conocía los graves problemas del país, nadie lo obligo a ser candidato, a 100 días de impuesta la banda presidencial, ha profundizado los graves efectos económicos sociales, sanitarios y políticos dejados por la pandemia. En el tiempo que tiene al frente del timón del Estado, haciendo naufragar las ilusiones de millones de peruanos, que vieron en él, la esperanza de un gran cambio. En este lapso, solo se ha dedicado a satisfacer la voracidad de los grupos políticos que lo apoyaron, nombrando Ministros prontuariados, y semana a semana la prensa informa y denuncia como sus paisanos y militantes de Perú Libre sin más, merito que su militancia, ocupan importantes y sensibles cargos de la función pública, dejando al garete los destinos de la patria. Es condenable, que se improvise perversamente medidas políticas que han hecho que los productos de primera necesidad se disparen y que el tipo de cambio vuele, afectando gravemente el ingreso de los más pobres de país, justamente aquellos que el Presidente Castillo dijo representar y los que votaron por él, se sintieron encarnados.

Levantando la bandera de una nueva Constitución, y la estatización del gas de Camisea, ha impuesto el escenario perfecto para el descalabro de la economía, no solo paralizándola sino alejándola del bolsillo de los más pobres. El profesor Castillo, irresponsablemente, con sus propuestas inviables, muestra al mundo, que no hay gobierno y que el caos, es el signo más distintivo de su gobierno. Para nosotros en el país no hay gobierno, los que están al frente no tienen ni la menor idea de su viabilidad, extendiendo los efectos perniciosos de la pandemia. Diría que una nueva cepa de comunistas ineptos, han comenzado a dinamitar lo poco que tenía el país como reservas, para su relanzamiento. Castillo, ha privilegiado profundizar el enfrentamiento de los peruanos, entre ricos y pobres, entre los limeños y provincianos para justificar su ineptitud, y lo grande que le ha quedado el cargo de Presidente.

El Ministro de Economía, ha comenzado a hacer política con las finanzas públicas y no ha tenido peor estreno que solicitando facultades legislativas al Congreso, para imponer o gravar con mayores impuestos a los que más ganan. En la lógica de castigar el mérito, el trabajo, y si esto, no fuera poco, se ha hecho público, las negociaciones de los transportistas de combis con el Ministro de Transportes, es una vergüenza, lo que se escucha, un Ministro auspiciando el reverdecimiento del transporte de las combis asesinas, ha pactado y así lo ha hecho en complicidad con el Presidente de la República, han separado a la Jefa de OSITRAN, y en las próximas horas entregar la cabeza, de la Jefa del ATU, instituciones que estaban implementando las necesarias reformas que con urgencia necesita el transporte, el Ministro de Transportes ha capitulado y ha sometido el imperio del orden, entregándosela a los que han manchado con sangre las pistas y carreteras. Grave irresponsabilidad.

Por último, el Presidente Castillo, ha mostrado que el perfil de su gobierno es del transporte combi, en estos él se ve reflejado, no soy apocalíptica, pero creo que, con estos manejos, nada bueno le espera a la patria. El Congreso no puede cohonestar estas conductas erráticas, que afectan no solo a la economía, sino especialmente el ingreso de los más pobres, poco a poco los peruanos que ven que sus esperanzas se ven diluidas por el manejo de estos irresponsables, si esto sigue así, se justifica que la oposición democrática comience a revisar el procedimiento constitucional de la vacancia presidencia.

 

Milagros Salazar De La Torre.

NOTICIAS MAS LEIDAS