La izquierda deslegitima las elecciones

10 Junio, 2021

Iván Arenas

Menores de edad votando, falsificación de firmas, reemplazos de miembros de mesas, sumas erradas, impugnaciones absurdas, sumando todo lo anterior nos llevaría a la conclusión de una montada estrategia impulsada por Perú Libre para ganar las recientes elecciones. No obstante, al descubrirse de manera gradual los indicios, pruebas y evidencias de una trama aparentemente bien organizada, lo que ha generado también Cerrón, Castillo y compañía es deslegitimar las elecciones por completo. Ahora si a ello le sumamos las sospechosas relaciones de Salas Arenas con el vizcarrato entonces los nubarrones alrededor de las elecciones simplemente se engrandecen.

¿Pudo Fuerza Popular evitar esta delicada situación electoral? En principio parece ser que el yerro es no haber organizado un estamento interno que defienda el voto, sin embargo a pesar de ello, la estrategia de Perú Libre iba mucho más allá. En todo caso, la mea culpa se hará en un momento después.

Los marxistas al haber deslegitimado con sus acciones irregulares estas elecciones han colocado al Perú al borde de un conflicto interno en el que se respira la sensación de una guerra civil. De allí que en caso de que el JNE declare que Keiko Fujimori ganó las elecciones luego de  la revisión de actas y votos impugnados malamente por Perú Libre que benefician a Fujimori, y procese el pedido del partido naranja de anular más de 802 actas que representan alrededor de 250 mil votos, el izquierda convertirá la calle en un elector como las experiencias chilenas y colombianas.

En estos precisos momentos, Fuerza Popular debe aferrarse a las vías legales contempladas dentro del marco constitucional pero observando rigurosamente que los nubarrones alrededor del proceso electoral no se afiancen mucho más. Pedir que el JNE transmita todas las actas impugnadas de manera pública y que revise sin ninguna cortapisa el pedido para anular las actas que serían fraudulentas.

En suma, la izquierda está logrando lo que se proponía: ganar las elecciones a cualquier modo y al mismo tiempo convertirlo en plebiscito “popular” donde “debe primar lo que diga la calle”.  Como si todo esto no fuese suficiente, en un intento de judicialización de la política, Domingo Pérez vuelve a pedir la revocatoria de la comparecencia de Keiko Fujimori por la prisión preventiva. Eso se llama persecución.

NOTICIAS MAS LEIDAS