Cuba: la revolución traicionada

Vale más un minuto de pie que una vida de rodillas.

José Martí

El pueblo cubano está saliendo pacíficamente a las calles a protestar por el hambre acumulada, la pobreza, la carestía, la falta de futuro. 60 años después, Cuba es la revolución traicionada.

En su génesis, Cuba nació como una revolución democrática y social contra la dictadura de Batista. Nació igual como las revoluciones democratizadoras que se dieron en américa latina en los años 50, en Costa Rica con el Partido Liberación Nacional, en México bajo la batuta del PRI, o Bolivia con el MNR (por poner unos ejemplos). La revolución cubana no fue una revolución comunista.

Y ahí se da la primera traición de Fidel. Después de deshacerse de Camilo Cienfuegos: entrega Cuba a la URSS y la vuelve una ficha en el juego de la geopolítica de la Guerra Fría de esa época. La crisis de los misiles es el punto crítico de dicha sumisión y entrega de soberanía nacional.

Desde esa época Cuba se convirtió en el foco de entrenamiento guerrillero para impulsar la revolución comunista en América Latina. Para ese proceso, se creó, por ejemplo, el mito del Che Guevara como modelo de hombre revolucionario. La verdad era otra: Guevara fue un peligroso sociópata, asesino, homofóbico y racista (mandó encarcelar gays y declaró que “la revolución no necesita de peluqueros”…por ejemplo).

El pueblo cubano perdió la libertad, y la dictadura usó el bloqueo económico impuesto por EEUU a Cuba para anular a la oposición bajo el lema “Patria o Muerte”. Quien disentía del régimen…era un traidor a la patria, un “gusano” (estrategia típica de todo régimen totalitario).

El sistema médico cubano, fue usado como instrumento de manipulación y represión popular, la economía se estatizó, se anuló todo medio de comunicación alternativo, y el régimen mostró algunos indicadores sociales con logros importantes: alfabetización, educación, salud. Sin embargo, los logros del régimen obedecían a un inmenso subsidio de sus nuevos amos y tenían pies de barro.

Caída y desplomada la URSS y su “sistema socialista” por sus propias carencias e incompetencias, Cuba entra a la etapa del “periodo especial” de inmensa carestía. Y ahí Fidel vuelve a traicionar a la revolución y convierte a Cuba en un eslabón más del tráfico internacional de cocaína. El fusilamiento del General Ochoa es parte de ese proceso y del necesario teatro político para intentar ocultarlo.

Con esa fuente de financiamiento, Cuba comenzó un largo y lento proceso de degradación silenciosa hacia una mayor pobreza, más escasez y hambre, mas falta de todo. Lo único que aumentó en Cuba fue la represión. Repentinamente sus trovadores dejaron de cantar. Silvio y Pablo –entre otros- pagaron con su silencio cómplice la buena vida y protección que les dio la Dictadura.

Así, bajo la atenta mirada y conducción “revolucionaria” de Fidel, Cuba se convirtió en el prostíbulo del turismo europeo de cinco estrellas. Pero las famosas “jineteras” (y “Jineteros”) son sólo la punta del iceberg de una podredumbre social y política mucha más onda y escabrosa (en Cuba se trafica con jabones o con champú….por ejemplo).

Para comienzos de los años 2000, la revolución cubana -que nació como una apuesta por la Libertad y la Justicia Social- ya era en realidad el Sultanato de los ancianos hermanos Castro.

En este periodo de derrumbe final, la Dictadura ha dado marchas y contramarchas para liberar el mercado a micro empresas y después cerrarlo…y después volverlo a abrir. La crisis de hambre cotidiana, de falta de empleo, la tenebrosa quietud de una sociedad detenida en el tiempo en los años 50 del siglo pasado (no exageremos un solo gramo con la frase) …viene carcomiendo cual fuertes olas a un semiderruido muelle. Esta inmensa mentira es mantenida a fuerza de fusiles y represión.

Hoy, Julio del 2021, parte heroica del pueblo cubano ha salido pacífica y democráticamente a protestar a las calles pidiendo libertad y gritando a voz en cuello que “el miedo se acabó”. El heredero de la satrapía ha dispuesto la represión militar contra esas “provocaciones”.

Desde PdE expresamos nuestra firme solidaridad con el pueblo cubano oprimido, con sus jóvenes que buscan el futuro, con sus madres desesperadas por la acumulación del hambre y de la escasez de todo que llega a situaciones delirantes.

Tarde o temprano el pueblo Cubano se deshará de la Dictadura y será libre por obra del pueblo mismo y la solidaridad activa de los pueblos de América Latina.

NOTICIAS MAS LEIDAS