Punto de Encuentro

Riesgo de mayor confrontación política y elección general para el Ejecutivo y el Legislativo.

Por Roberto Rendón Vásquez

Desde de la segunda vuelta electoral, con las “propuestas” electorales del “mal menor” se inició la inestabilidad política y económica motivando la falta de solución a los graves problemas nacionales como la fuga de capitales, el temor de los inversionistas nacionales y extranjeros para aperturar centros de producción que proporcionen puestos de trabajo evitando la desocupación laboral, agravada por las consecuencias de la pandemia del Covid 19. Se ha incrementado la ineficiencia de los servicios públicos, falta de puestos de trabajo, aumento de la pobreza, carestía de los alimentos, devaluación monetaria, incremento de la inflación e incertidumbre de la economía nacional.

La falta de solución a los problemas nacionales motiva las protestas de las masas populares a lo largo el país hasta de quienes “votaron” por el “mal menor” porque el Presidente electo, sus ministros y funcionarios designados evidencian la falta de preparación, conocimientos políticos y económicos y de capacidad para resolver los problemas que van expandiéndose.

La confrontación política es evidente desde las elecciones del 2021 patentizada entre el electo Presidente y sus opositores en el Congreso desde el comienzo del actual régimen. Inicialmente fueron las contradicciones entre la vacancia presidencial y disolución del Congreso. Ante la falta de solución de los problemas a cargo de cada Ministerio sobrevinieron las interpelaciones y la falta de confianza para los gabinetes ministeriales. Ya han “caído” cuatro y probablemente muy pronto habrá un quinto. A ello se suma la propuesta presidencial del Referéndum con la intención que una Asamblea Constituyente “elabore” una nueva Constitución. Ahora la propuesta contraria es que renuncie el Presidente de la República o vacarlo por acto Congresal. Ya se pide nuevas elecciones generales para elegir nuevo Presidente y Congreso. Muchas voces piden que se vayan todos porque han demostrado incapacidad socio político y económico. El Perú vive momentos de incertidumbre y repercute en mayor alejamiento de inversionistas, falta de empleos, carestía alimentaria, afectación a la economía estatal, mayor inflación y devaluación monetaria. Pronto podría sobrevenir el accionar de las masas organizadas y hasta de “espontáneos”, huelgas laborales y paros de poblaciones en diversos lugares, toma de carreteras, enfrentamientos con la fuerza del orden y quizá no solamente heridos y detenidos. La pobreza y la falta de seguridad ciudadana traerán “otra forma de solución política”. Los mayores probablemente recuerdan algunas.

La situación actual peruana es de alto riesgo para todos. La probable posibilidad inteligente será una nueva y pronta elección general para el Ejecutivo y el Legislativo. 

NOTICIAS MAS LEIDAS