Punto de Encuentro

Melania Trump aumenta su poder al elegir a la portavoz de la Casa Blanca

Grisham, que trabajó en la campaña del presidente en 2016, acumula los cargos de jefa de prensa y directora de comunicación

En una demostración de fuerza e influenciaMelania Trump ha conseguido que la que ha sido su portavoz en los pasados dos años asuma la jefatura de prensa de toda la Casa Blanca. Stephanie Grisham, que ha destacado por su firme defensa de la primera dama y su lealtad a la familia Trump, sustituye a Sarah Sanders, que dimitió del puesto el 13 de junio.

Grisham, que trabajó en la campaña de Trump en 2016, acumula los cargos de jefa de prensa y directora de comunicación, con un poder total sobre la estrategia de medios de la Casa Blanca, donde ya no se ofrecen ruedas de prensa a diario. Según varios medios informativos cercanos al presidente, este quería que el puesto lo ocupara una mujer.

Al anunciar ella misma el nombre de la portavoz en Twitter, la primera dama ha puesto de relieve su creciente poder en el gobierno y se ha apunta el tanto de recompensar con un alto cargo a una empleada extremadamente leal. La mujer del presidente fue la encargada de presentar a este en el mitin en el que lanzó su campaña para la reelección en 2020.

Una anécdota refleja la forma de trabajar de la nueva portavoz de la Casa Blanca. En noviembre Grisham pidió en un correo oficial enviado a los periodistas que el presidente despidiera a una funcionaria del consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Mira Ricardel, por haber desairado a Melania Trump y por haber difundido rumores sobre ella y sus colaboradores durante un viaje a África.

«El despacho de la Primera Dama cree que no merece el honor de servir en esta Casa Blanca», escribió Grisham en el controvertido correo electrónico. Un día después, Ricardel estaba ya fuera de la Casa Blanca.

En diciembre, Grisham publicó una tribuna en la página web de CNN en la que atacó a los medios ante los que ahora debe responder, alegando que tratan de forma supuestamente indigna a la primera dama. «La cobertura de la primera dama es muchas veces absurda. Abunda lo trivial y superficial, en lugar de los problemas profundos a los que se enfrenta nuestro país y que ella intenta solucionar de forma incansable», escribió.

Grisham será la tercera portavoz de la Casa Blanca de Trump, tras Sean Spicer y Sanders, ambos ampliamente criticados por los medios por manipular o esconder hechos para beneficiar al presidente y por rehuir las conferencias de prensa con preguntas.