Punto de Encuentro

El baile de los que sobran, casi un millon y medio de ninis

Entrevista a Francisco Basili para “Punto de Encuentro” y PRESENTE

Según cifras últimas la sociedad peruana tiene casi 1.5 millones de adolescentes que ni estudian ni trabajan. Esta situación es muy grave. Primero, porque golpea los derechos y capacidades de los propios adolescentes y segundo, porque la gobernanza futura de la misma sociedad se pone en cuestión.

Para variar, el establishment mediático Oligárquico actual y la academia politizada no ponen este tema en la Agenda Pública como un tema central. El circo mediático sigue.

Francisco Basili D., consultor en desarrollo humano y en comunicación educativa.  Ex Coordinador de Programas de UNICEF en Madagascar y ex oficial de Educación de UNICEF en Perú y Angola. Educador tacneño.

PRESENTE: Profesor Basili, hay casi un millón y medio de ninis de 15 a 29 años en el Perú, han publicado El Comercio y Gestión, entre otros medios. ¿Qué son los ninis?

Francisco Basili:  Los ninis son personas que ni estudian ni trabajan, estando en edad de estudiar o trabajar.  Es decir, son personas que están siendo mantenidas por otras personas sin acumular competencias para desempeños futuros ni aportar a su propio sostenimiento.

PRESENTE: Lo que nos dice es grave ¿Cuánta es la población de 15 a 29 años en el Perú?

FB: La población en esas edades es un poco más de 10 millones de adolescentes y jóvenes.  Es decir que a 2019, uno de cada siete es NINI.  En un estudio del Banco Mundial con cifras de 2016 se indicaba que uno de cada diez adolescentes y jóvenes peruanas y peruanos de 15 a 24 años eran NINIS. (De Hoyos, Rafael, Halsey Rogers y Miguel Székely. 2016. “Ninis en América Latina: 20 millones de jóvenes en busca de oportunidades.” Banco Mundial, Washington, DC. Licencia: Creative Commons de Reconocimiento CC BY 3.0 IGO )

PRESENTE: ¿Por qué es preocupante para la sociedad peruana la existencia actual de tantos NINIS?

FB: Según el mismo estudio, cuando los adolescentes y jóvenes no enriquecen sus competencias ni tienen ingresos, quedan en la pobreza y crean condiciones para que esa pobreza sea duradera.  Es decir, van a trasmitir esa pobreza a sus hijos, la pobreza pasará de esa generación a la siguiente. 

Por otra parte, la vulnerabilidad y la desesperación hacen sentirlos NINIS que es la sociedad la culpable de la situación que ellos padecen, lo que crea condiciones para que los NINIS se involucren en actos delictivos o en situaciones de violencia social o política. 

Finamente, la evolución de las poblaciones tiene un momento privilegiado cuando se presenta el llamado bono demográfico, es decir, cuando la proporción de adolescentes y jóvenes es mayor que la de niños y la de personas de la tercera edad.  Se habla de un bono, es decir de algo positivo, porque la sociedad tiene la oportunidad de tener más gente para producir que gente dependiente y/o de tener más gente adquiriendo competencias significativas para aumentar su productividad para el desarrollo. Si aumenta la proporción de NINIS se pierde gran parte del bono demográfico y se arrastrará largo tiempo con población dependiente que debía estar contribuyendo al desarrollo

PRESENTE: Y desde la sociedad ¿Qué significa ser NINI para un adolescente o joven?

FB: Como expuse en el libro “Los adolescentes y las escuelas”, producido por Familia y Desarrollo en 2016, ser NINI es estar al borde de la ilegitimidad en el medio familiar y vecinal.  La familia considera que uno está abusando, que consume sin producir, que carece de consideración y es un mal ejemplo para los menores de la casa, por lo tanto, debiera estar disponible para cualquier mandado o cualquier insulto.  Para los papás de mujeres adolescentes y púberes los NINIS son una amenaza de seducción y de embarazo temprano y sin futuro. Para los vecinos los NINIS son los ociosos de esquina, son sospechables de alianzas con la delincuencia que amenazan al vecindario, sospechables de consumos nocivos y son malas influencias para las niñas, niños, adolescentes y jóvenes que tratan seriamente de salir adelante o de apoyar a sus familias.  La escuela los considera desertores y no asume ninguna responsabilidad en el abandono, a pesar que la inasistencia diaria en las escuelas públicas periurbanas bordea el 15%, los resultados generales de aprendizaje son deficientes y las condiciones para el aprendizaje son escasas.

PRESENTE: Y desde la propia perspectiva e intereses ellos mismos ¿Qué sienten los NINIS?

FB: Los NINIS no son iguales, no tienen las mismas historias ni tienen condiciones iguales.

Para algunos, ser NINIS es una condena, porque sienten que no tienen las condiciones para aprovechar las oportunidades de aprendizaje más o menos accesibles, ya han experimentado fracasos y están desmotivados, han buscado empleo una y otra vez sin conseguirlo o sin retenerlo, es decir, no saben para qué sirven, sienten que la vida les ha jugado en contra y sienten que son los invitados al baile de los que sobran.  Se da una situación de apatía y melancolía.

Para otros, ser NINIS es una forma de resistencia. Sienten que sus oportunidades educativas son menos que mediocres, que gastarían tiempo y esfuerzo sin aprender nada valioso y que los trabajos a los que tienen acceso son una falta de respeto porque les exigen esfuerzos desmesurados de los que solo se benefician otros.  Sienten que no vale la pena el esfuerzo de estudiar o de trabajar en las condiciones a las que ellos tienen acceso.  Desdeñan los caminos regulares que les ofrece el contexto social y económico, pero pueden interesarse en formas alternativas de ganar dinero o de adquirir habilidades para tenerlo, lo que no excluye las actividades ilegales.

Para unos últimos, ser NINI es una pesadilla transitoria.  Es una situación resultante de coyunturas que pueden y deben cambiar y que ellos aprovecharán cuando sean mejores.

PRESENTE: Un millón y medio Profesor Basili llenan ¡30 Estadios Nacionales! ¿Por qué nuestra sociedad tiene tantos NINIS?

FB: Hay muchas causas.  Unas se dan a partir de las historias personales y familiares.  Otras, por las circunstancias socio económicas del nivel macro.

Entre las primeras están la pobreza y la pertenencia a familias que se descompusieron por conflictos, por muerte o ausencia de uno de los progenitores y que no pueden utilizar la oferta educativa, aunque exista. 

Los embarazos precoces y frecuentes dejan a muchas púberes, adolescentes y jóvenes sin posibilidad de construir nuevas competencias, lo que reduce su empleabilidad y sus ingresos.

Entre las causas socio económicas están la ruralidad, porque muchas de las comunidades rurales tienen solo escuela primaria y hay menos oportunidades educativas o la calidad del servicio tanto de salud como de educación es muy escasa.

Por otra parte, cuando la economía no crece y se estanca, disminuye la oferta de empleos y se deterioran las condiciones de trabajo, aumenta el número de NINIS y la incidencia de la delincuencia. 

Cuando la cultura ofrece un lugar secundario y relegado a la mujer, haciéndola casi la única responsable del hogar y de los hijos, dos de cada tres NINIS son mujeres

Cuando gran parte de la economía es informal, se ofrecen empleos con horarios largos y remuneraciones cortas, y la proliferación de NINIS -más la migración- agrava el deterioro del empleo.

PRESENTE: Y del lado de la responsabilidad de la sociedad y de los Gobiernos  ¿Hay factores políticos y culturales que estimulan el rechazo al estudio y al trabajo?

FB:  Cuando el combate a la desnutrición y la anemia es pobre en resultados, se preparan nuevas generaciones de NINIS, porque las niñas y niños sufrirán dificultades para aprender y tendrán más episodios de fracaso escolar y menor empleabilidad.

Cuando la cultura política privilegia las ideas de distribución y subsidio sobre la noción de productividad, creación de empleo y de emprendimiento para generar nuevos bienes y servicios y pagar impuestos, los adolescentes y jóvenes esperan que sus necesidades sean subvencionadas por sus familias, sus comunidades o el estado y están menos dispuestos a los esfuerzos para contribuir al desarrollo.

Si la industria de la cultura promueve en medios masivos consumos prestigiosos que sólo son accesibles a un tercio de la población, las expectativas de ingreso se desplazan y se desdeña trabajar porque no genera ingresos que permitan tener los bienes que valen la pena.  Muchos NINIS urbanos son jóvenes que esperaban comenzar su vida laboral con buenos sueldos y en trabajos de oficina.

Hay también un círculo vicioso entre haber desarrollado pocas competencias para seguir aprendiendo, o para la empleabilidad y perder oportunidades de empleo y entre falta de empleo y carencia de recursos para desarrollar nuevas competencias, aunque sea las que da la práctica continua y supervisada de un oficio.  Quien hizo una mala primaria, con muchas inasistencias y escasos resultados de aprendizaje, está poco preparado para aprovechar la secundaria y probablemente la abandonará antes de completarla, con lo cual su empleabilidad será baja, e irá aumentando en edad sin mejorar sus habilidades ni a través de la educación formal ni de la práctica en el trabajo, por lo cual, seguramente, su familia padecerá por tener ingresos irregulares y escasos.

PRESENTE: Profesor Basili, ¿qué podemos hacer por nuestros adolescentes y jóvenes? ¿Cuáles son las políticas que permitirían reducir la proporción de NINIS?

FB:  La primera política para reducir la proporción de adolescentes y jóvenes NINIS es mejorar los servicios educativos formales y ampliar las oportunidades de aprendizaje en educación no formal.  Esta política debe ir de la mano con la prevención de la desnutrición y la anemia, y con la difusión de conocimientos sobre salud reproductiva y sobre prácticas apropiadas de crianza entre los adolescentes y jóvenes que comienzan su vida reproductiva.

Es fundamental favorecer el crecimiento y desarrollo económico, alentando la inversión, desburocratizando los procesos que permiten crear riqueza y generar empleo, porque a menos oferta de empleo, mayor proporción de NINIS.

Es fundamental constituir comunidades de aprendizaje que motiven la adquisición de competencias nuevas, alientan a aprender y ayuden a crear y encontrar oportunidades de aprendizaje en las comunidades locales, juntas vecinales, organizaciones y grupos de base.

Es necesario desarrollar encuentros regulares entre los gobiernos distritales, provinciales, regionales y central con los patrones de la industria de la cultura y los influencers para promover y monitorear el desarrollo de habilidades sociales básicas y estimular la adquisición de capacidades para aprender.

PRESENTE: ¿Y en el corto plazo?

FB: Hay que apostar por políticas públicas de animación cultural.  Desde animación cultural para el diagnóstico participativo de dificultades y salidas, animación cultural para elaborar productos comunicativos atractivos que sensibilicen a decisores y grupos sociales sobre las preocupaciones y propuestas de los excluidos, hasta animación cultural para desarrollar ofertas de reenganche en la adquisición de competencias para la empleabilidadTodas las gobernaciones y municipios -en Europa y América- que enfrentan con éxito el problema de los NINIS y el incremento de la marginalidad juvenil y adolescentes, han desarrollado políticas y programas y asignado presupuestos para animación cultural y han emprendido iniciativas público privadas para diversificar y multiplicar capacidades de animación cultural sin cargarse de personal adicional en las estructuras públicas.  Hay cientos de entidades profesionalizadas en labores de animación cultural, es decir todo un potencial ya existente para trabajar en este tema.

También hay que imaginar y desarrollar un plan TIC de carácter inclusivo, desarrollar y difundir menús de oportunidades de autocapacitación a través del uso de tutoriales, autoinstructivos en Youtube y programas específicos para ocupaciones e intereses específicos.  Se debe atraer y contratar instructores de navegación que puedan enseñar en media hora o una hora cómo navegar para ampliar las propias capacidades utilizando recursos de la Web en las cabinas públicas.  Debe ser un Plan que incentive y permita a muchos aprender según sus intereses y su ritmo, sin la carga excesiva del temor a los exámenes generado por fracasos previos o la sospecha de no estar preparado para tener éxito en nada.

PRESENTE: Muchas gracias Profesor Basili.