Punto de Encuentro

Lo que nos dejo el 7 de octubre y la segunda vuelta en Piura

Estas elecciones que han pasado son sin lugar a duda las más aburridas y poco atendidas por la población. En cierta medida, confluyeron acontecimientos internacionales (el mundial del futbol) y nacionales (los audios de la corrupción) que hicieron que los electores se distraigan de la política y a la vez genere más rechazo a esta. Esto último predominó en la mayoría de regiones del país, donde el gran porcentaje de ciudadanos que preferían votar en blanco o no sabían aun por quien votar, era considerable. Así, con este repudio a la clase política se llegó a un 7 de octubre que creo, ya anticipaban los resultados. La población ya no confiaba en los partidos políticos constituidos como el Partido Aprista Peruano, el PPC, Acción popular, algo preocupante, ya que si hacemos un análisis exhaustivo, desde el colapso de partidos políticos que ocurrió durante la década de 1980 (autores como Julio Cotler, Martin Tanaka, etc, lo señalan), a partir de la llegada del fujimorismo al poder (incluso antes con la victoria de Belmont a la Alcaldía de Lima), el Perú viene siendo gobernado por los llamados independientes. Personajes que se rehúsan a mostrar su ideología política para poder ganar una elección.

Se avizoraba que los partidos políticos que podrían quedar bien parados serían Alianza para el Progreso (partido del señor plata como cancha), Somos Perú, y en los últimos días Acción Popular, además de los movimientos regionales. Pero cabe anotar, que la mayoría de candidatos de los partidos mencionados, poco o nada de identificación tenían con el partido con el postulaban, es más, no sabían ni siquiera su estructura orgánica, su doctrina e ideología. Incluso, casos particulares como el de Sechura, el candidato que postulaba a la alcaldía provincial hacía mención que lo único que los unía con APP, era un acuerdo político. Hay que señalar, que la nueva ley que se aprobó sobre reforma política que eliminó a los movimientos locales, significó que muchos buscaran vientre de alquiler para poder seguir en carrera. Así, estos partidos que casi no habían tenido presencia, salvo en las regiones donde se iniciaron, empezaran a albergar a los aventureros.

El caso de los movimientos regionales, tiene parecido contexto, los que postulaban eran independientes o habían pertenecido a un partido político pero que no querían mostrarlo, como es el caso en Piura del famoso ex congresista fujimorista Juanjo Díaz que solo utilizó otra camiseta. Pero aun, con toda esta falta de identidad política, se dieron los resultados. Alianza para el Progreso logró nuevamente derrotar al APRA en La Libertad y Trujillo, aunque con serios cuestionamientos de fraude (el total de votantes, superaba a la cantidad de población que estimó el último censo), en otras regiones, los movimientos regionales predominaron (Piura, Arequipa, Ancash, Tumbes, etc). De los Partidos Políticos llamados tradicionales, Acción Popular logró grandes resultados, de los cuales destaca ganar la alcaldía de Lima y alcaldías importantes en todo el Perú, lo que le sirve sentar bases para la campaña presidencial del 2021. Mientras tanto el APRA, sufrió las consecuencias de lo que hoy muestran sus principales representantes y, entre ellos están sus actuales congresistas, que se muestran constantemente a favor de las políticas del fujimorismo (blindajes a personajes corruptos). Pero cabe anotar, que a diferencia del año 2014 donde el aprismo solo pudo lograr 3 alcaldías distritales en todo el Perú, en estas últimas elecciones logró más de 15 y ganar una provincia donde se creía el APRA había llegado a su fin (Chepén), también, muchos personajes que son identificados como apristas, han logrado pasar a la segunda vuelta en sus regiones, como es el caso de Luis Wilson candidato a la gobernación regional del Cusco. Esto nos deja como análisis político que si el aprismo se renueva generacionalmente puede recobrar la confianza del pueblo. Aunque parezca una utopía, muchos jóvenes militantes del partido de Haya de la Torre (me incluyo yo) creemos en la renovación.

Lo más perjudicados en estas elecciones regionales y municipales son sin lugar a dudas el partido que hoy tiene mayoría en el congreso de la República, el partido de gobierno (aunque ya no existe) y la izquierda peruana. Pero analicemos lo que se verá en esta segunda vuelta y tomaré como ejemplo a la Región Piura. Dos movimientos regionales ya conocidos (en el año 2014 también se presentaron a elecciones) han logrado pasar a segunda vuelta. Estas elecciones han significado para muchos políticos de la región su muerte política, como es el caso de Wilmer Elera, dos veces postulante a la alcaldía de Piura y ahora a la región. Pero el caso más notorio, el del ex militante aprista Jonny Peralta, quien pierde por segunda vez. El fin del eterno candidato del APRA en el norte Cesar Trelles Lara, que parece ser la terquedad lo mejor que lo identifica. Pero fijémonos en los que competirán en segunda vuelta. El Movimiento Político Región para Todos, ha sido el ganador en esta primera vuelta, su voto mayoritario es de jóvenes. Sin embargo, ha tenido malos resultados en otras provincias de la región (solo ganó la provincia de Piura) y parece a elegido malas estrategias para afrontar esta segunda vuelta. Por otro lado, se encuentra el Movimiento Político Fuerza Regional (el gallito), quien en esta última fase se ha dedicado a realizar alianzas políticas con los movimientos políticos que perdieron la elección. Su mayor poderío se encuentra en la sierra de Piura. Sin embargo, es criticable porque permitieron la postulación de padre e hijo (los Marchena) en la provincia de Ayabaca, quienes solo mudaron de alcaldías para poder ser elegidos (burlaron la ley electoral).

Cabe anotar, que el único que está mostrando un plan regional concreto es el candidato de Región Para todos Santiago Paz, aunque su mayor dificultad es la expresión oral. Así, se está desarrollando la segunda vuelta en Piura. La población muestra poco interés e incluso hay muchos que ni siquiera saben cuándo van a votar. Esperemos para el bien de la región, quien resulte ganador realice cambios radicales y no improvise y pierda el tiempo cinco años más como lo han hecho Javier Akint y Reynaldo Hlbck.

 

NOTICIAS MAS LEIDAS