Punto de Encuentro

Covid-19: en defensa de la libertad de expresión y opinión

El peligro de una nueva pandemia, más letal aún que la de COVID 19, amenaza al Perú; que podría generar daños irreparables a la democracia peruana. La vocación autoritaria del gobierno de Martin Vizcarra pretende afectar gravemente la libertad de expresión y opinión de valientes ciudadanos, trabajadores de salud y valerosos policías quienes por el solo hecho de comunicar el abandono en que se encuentran sumidos los hospitales y las dependencias policiales donde estoicamente prestan sus servicios, son objetos de amedrentamiento y amenazas por los voceros del gobierno. Comportamiento autoritario que cada día el gobierno implementa con mayor descaro para impedir que los peruanos conozcan la triste realidad que atraviesan las instituciones encargadas de enfrentar al enemigo del país y del mundo entero, el COVID-19. La situación se agrava cuando un importante sector de medios de comunicación, han sucumbido a los designios del poder y se hacen de la vista gorda de los graves atropellos perpetrados a valientes ciudadanos que, por la lógica de su función, entregan todo su esfuerzo para derrotar al Coronavirus.

Advertí, en mi artículo anterior del sesgo autoritario del gobierno, especialmente el Presidente Vizcarra, quien creo adulones al entorno del poder, la complicidad de las llamadas “waripoleras” pretenden apagar las voces discrepantes especialmente de valerosos ciudadanos que con pruebas en mano denuncian hechos graves de incompetencia y corrupción, ante la impotencia de ver expuestos la salud y la vida de los pacientes, incluyendo la de ellos mismos y sus familias. Estos valerosos trabajadores de la salud y la policía, usando las redes sociales y algunos medios de comunicación -son pocos- independientes, vienen informando al país de la verdadera realidad de sus instituciones y que explican la súbita propagación de Virus, tarea que debería hacerlo el Congreso en su legitima función Constitucional: control político; que, salvo algunas excepciones, también ha sido atacado por el virus del autoritarismo del señor Vizcarra.

La libertad de expresión y opinión es un derecho Universal, consagrado en la Declaración Universal de los derechos humanos (Francia 1789). asumido por el mundo entero, porque a través de este derecho se garantiza el respeto de los demás derechos que están en la Constitución. Y justamente el espíritu de este derecho, es enfrentar a aquellos pocos que creen más en la fuerza que en las ideas y porque también, una sociedad bien informada está menos susceptible de ser engañada por los amigos de la fuerza. Siendo así, es grave y peligroso que el gobierno pretenda acallar a quienes están en la “trinchera” de lucha y que, cumpliendo su rol patriótico, denuncian abandono y corrupción, que en forma larvada se extiende en las altas esferas del gobierno. Por ello, resulta indignante, la actitud de la Presidenta de ESSALUD, Fiorella Molinelli, quien a través de una resolución írrita, prohíbe declaraciones de los trabajadores  que para hacerlo tienen que pedirle autorización; se quiere castigar las opiniones que informan que los médicos no tienen equipos de protección; las enfermeras del Hospital de Ate, los profesionales de la región Arequipa que denuncian que es falso que estén preparados para recibir pacientes contaminados y el personal de salud de Tumbes, que esperaban la presencia del presidente Vizcarra, y que nunca llego al establecimiento. Según el Colegio Médico a la fecha hay 190 médicos infectados por coronavirus, y cada día se irá incrementando, en profesionales de enfermería son 24 contagiadas en Lima. En lo que respecta a los valerosos policías, tenemos 217 infectados, de ellos 9 en cuidados intensivos, que están luchando por su vida, por eso es necesario destacar la denuncia del valiente   policía de la Comisaría de Breña que desnuda las reiteradas mentiras del Ministro Morán y del General Lavalle a quien lo han separado y lo procesan disciplinariamente solo por decir una realidad dura y evidente; los policías de a pie son utilizados como carne de cañón, expuestos a contaminación y peligro inminente de sus vidas.

Señor Vizcarra, le recuerdo que la libertad de expresión es un derecho universal, consagrado justamente para enfrentar a los que hacen mal uso del poder, la DUDH en su art. 19 reza “TODO INDIVIDUO TIENE DERECHO A LA LIBERTAD DE OPINIÓN Y DE EXPRESIÓN; ESTE DERECHO INCLUYE EL NO SER MOLESTADO A CAUSA DE SUS OPINIONES, EL DE INVESTIGAR Y RECIBIR INFORMACIONES Y OPINIONES, Y EL DE DIFUNDIRLAS, SIN LIMITACIÓN DE FRONTERAS, POR CUALQUIER MEDIO DE EXPRESION.” Mandato que ha sido recogida en nuestra constitución (art.2 inc 4).
Para Ud. es el pueblo el que genera pánico, nada más alejado de la verdad, más pánico genera los ensayos de género que impusieron irresponsablemente a las mujeres y a sus familias, las consecuencias lo veremos en unas semanas, o que es innecesario prolongar la cuarentena, propuesta de su científico Farid Matuk; así como la desprotección a los policías y profesionales de la salud o las declaraciones del ministro de la muerte “Un grupo va a morir en el hospital; otro en la calle, en albergues o en sus casa”.

No está demás decir, que cuando superemos el COVID-19, tendrán que rendir cuentas y explicar al país, sobre las denuncias de sobrevaloración de mascarillas, del rancho frío  a precio de 87 soles a una empresa de venta de neumáticos o la sobrevaloración de los ventiladores para el hospital de Ate Vitarte que a la fecha le faltan accesorios.
Señor Vizcarra, ni las amenazas de su Primer Ministro y la de su Ministro de Justicia, doblegaran la firme voluntad de los peruanos de enfrentar y derrotar la pandemia letal que es COVID 19. Pero con esa misma convicción y firmeza, no permitiremos que esta otra pandemia que es la corrupción e ineficiencia igual de letal pretenda afectar la libertad de expresión y opinión, valor fundamental de la Democracia.

Milagros Salazar de la Torre.

 

NOTICIAS MAS LEIDAS