Punto de Encuentro

Vizcarra: el fracaso del millón y de campeonato

El Presidente Vizcarra, ya no es el mismo de inicios de la pandemia; aquél que con soberbia desafiaba a todo aquel que se atreviera a disentir de las condiciones que nos impuso torpemente y que nos llevó a esta tragedia ya no solo sanitaria, económica y social, sino también política.

La frustración creciente en el país, se expresa con los airados reclamos que justificadamente el pueblo le expresa cuando los visita para seguir alimentando su frustración e indignación. En circunstancias que el mundo es informado que la pandemia ha sumado el millón de muertes, y que el Perú ocupa el deshonroso sétimo lugar en esa estadística siniestra. Importa reflexionar si la desgracia más grave no es la causada por la pandemia, que según creíbles informes llega a la asombrosa cifra de setenta mil muertos; con el respeto que se merecen nuestros muertos, o acaso la devastadora ineptitud del gobierno vizcarrista, de origen legal y no popular. Conviene recordar que hace poco sus aduladores en coro mediático, lo erigían como el gobierno que mejor había enfrentado la pandemia en América Latina.

Hoy ni los contenidos vergonzosos de los audios propalados por su secretaria personal, generan más rechazo, que la sistemática política de mentiras sostenidas con descaro por quien dentro de diez meses que asuma un nuevo gobierno proveniente de las urnas y no de la traición y del samaqueo constitucional, no solo deberá responder por los delitos delatados por su entorno, sino por algo más grave; la incuestionable responsabilidad política por la muertes de miles de peruanos que perecieron porque al señor Vizcarra no le interesó sus vidas, sino secuestrado por una adicción a la sobonería y al aplausómetro, prefirió atender a sus cómplices una nueva casta de funcionarios con fortunas hechas sobre la muerte de miles de peruanos. Hoy el señor VIZCARRA ha sido descubierto; su gobierno es el que peor ha manejado la crisis, como si él y sus colaboradores -premiados como diplomáticos “a la carrera” y no de carrera- se hubieran graduado y haber hecho de la ineptitud un valor.

Más temprano que tarde Vizcarra, deberá responder porque sometió al país a la mayor recesión del planeta, 170,000 universitarios han desertado; el 87% de caída en ingresos en los hogares, especialmente los de menos recursos, y cerca de 6 millones de empleos demolidos por su incompetencia punible. Ahora nadie duda, que la performance de Vizcarra es de campeonato, pero de la mediocridad, de la de la incompetencia dolosa. En estas condiciones de miseria y con un gobierno fallido nos aprestamos a enfrentar la segunda ola de contagios, con la agravante que la mayoría de las familias se han gastado lo poco que tenían ahorrado en la emergencia.

Este es un gobierno zombi, que comienza a quedarse solo, abandonado por sus compinches y aliados mediáticos que han aprovechado de la pandemia, para engullirse fortunas. Ahora, dice que quiere terminar de gobernar junto con el Congreso, ahora si quiere cargarles el peso de su desprestigio. Señor Vizcarra Ud. no hizo nada para ganar un pequeño lugar en la historia, su herencia será estar en la entrelínea de las paginas policiales.

Milagros Salazar de la Torre.

NOTICIAS MAS LEIDAS