Punto de Encuentro

Entiendan: Se necesita miles de nuevos empleos.

Por Roberto Rendón Vásquez.

Para que los haya se requiere, primero no ahuyentar a los empresarios nacionales y extranjeros y, además, que vengan nuevos inversionistas. Así se reabrirán centros de trabajo cerrados durante la pandemia del Covid-19, por los discursos electorales y las acciones de los políticos electos que, en el Ejecutivo vacilan y en el Legislativo no promulgan disposiciones legales para la garantizar tanto el interés de empresarios como el proporcionar empleo con remuneraciones que permitan a los trabajadores y sus familias una vida humanamente digna.

Con trabajadores empleados establemente se incrementará la producción nacional en todas sus actividades para satisfacer los mercados nacionales e internacionales y consecuentemente el Estado recaudará mayores cantidades en impuestos consolidando su economía para atender las necesidades nacionales de salud, educación, vivienda, seguridad ciudadana, etc. y estabilizando el valor adquisitivo de nuestra moneda evitándose mayor inflación. Con pobreza no desarrolla un país. 

No obstante que el Presidente en sus viajes al exterior ha convocado a los inversionistas lo que hizo suponer una apertura económica, contradictoramente en actos públicos, refiriéndose a empresas de determinadas actividades, afectó sus intereses: Consecuencia vuelve a ahuyentar a los empresarios inversionistas, el dólar americano retorna a elevar su valor en el mercado, los productos de primera necesidad incrementan sus precios, los servicios públicos continúan ineficientes, los hogares sufren angustia cotidiana, no se reapertura centros de trabajo ni se crean nuevos, todo lo que “justificarán” “repartiendo” de bonos sin trabajar. Paralelamente crece la delincuencia. Podemos estar camino al caos. Evítenlo los gobernantes; es necesario recapacitar.

Objetivamente, si persisten en no entender y cambiar, ni siquiera “sus propuestas” políticas y/o ideológicas las podrán realizar. La confrontación entre el Ejecutivo y el Legislativo irán camino al desastre político y acudirán a “defenderse” el uno del otro Poder. Hasta el Judicial seguirá sin eficiencia.

Consolidando la economía del país, los empresarios estarán obligados a respetar tanto las leyes peruanas como el derecho de la población, se evitara se incremente la inflación, mejoraran los servicios públicos. Es el único camino a la extinción de la pobreza. Hacerlo les posibilitará un campo político estable donde podrán debatir sus propuestas de cambio o no de la constitución, promulgación de nueva legislación que garantice un estable bienestar del pueblo. Éste, si persiste la pobreza, no discutirá “las propuestas políticas” sino que el hambre se extenderá y en el país la población saldrá a las calles. Habrá revueltas; no revolución.

¡Es hora que los políticos sean sensatos!

NOTICIAS MAS LEIDAS