Punto de Encuentro

Hagan de cuenta que son inteligentes.

Por Roberto Rendón Vásquez

Nuestro país atraviesa una difícil situación; hay problemas nacionales sin solución. Es responsabilidad de los políticos electos para los Poderes Ejecutivo y Legislativo. Sus confrontaciones evidencian un mutuo temor por el “otro”. Los errores de los gobernantes son inocultables; la ceguera los lleva a nada. La opinión ciudadana lo expresa y podría llegar una situación inesperada para los electos. Se están “auto” “golpeando”

Los problemas nacionales no se resuelven generando pobreza. La economía nacional está camino al deterioro con riego de una inflación imparable, los empresarios inversionistas huyen y generan carencia de puestos de trabajo y consecuente desocupación e informalidad, nuestra moneda pierde su poder adquisitivo causando constante elevación de los precios de los productos de primera necesidad, aumenta la delincuencia. Se suman los errores ministeriales y nombramientos inaceptables. Van perdiendo el apoyo “de sus electores”.

Los trabajadores requieren de puestos de trabajo estables con remuneraciones que permitan la subsistencia familiar digna lo que requiere inversiones de  empresarios nacionales y extranjeros para la reapertura de centros de trabajo y la creación de nuevos. Tenemos riquezas naturales a las que debe agregarse valor para producción de bienes para los mercados internacionales. Nuestra agricultura produce frutos requeridos en Europa, Asia y América del Norte. Existen artesanías inigualables que pueden destinarse a la exportación. La mano de obra nacional es importante e insustituible, pero los gobernantes no actúan para fomentar la inversión en el Perú.

Es hora que dejen la ceguera. Crear fuentes de trabajo formal y estable no es afectar las convicciones “ideológicas” de los políticos electos. Pueden seguir con sus debates; nadie les puede impedir hacerlo. Si están en posición correcta el pueblo no se opondrá. Cualquier cambio a futuro debe sustentar la consolidación de la economía nacional que generará el desarrollo del país y el bienestar del pueblo, sin excepciones. Es inteligente combatir la pobreza hasta extinguirla definitivamente. Se mejorarán los servicios de salud, educación, seguridad ciudadana, optimización de la administración pública incluyendo la administración de justicia. Desarrollar el país no impedirá que los organismos públicos controlen a los empresarios que invierten en la explotación de riqueza nacional y su transformación con valor agregado. Se generara la recaudación de impuestos para destinarlos a mejorar los servicios públicos. También se debe exigir que los administradores de justicia Fiscales y Jueces cumplan con procesar sin dilaciones a los corruptos (que también son políticos).

Hagan de cuenta que son inteligentes y podrán gobernar correctamente.

NOTICIAS MAS LEIDAS