Pacto por el poder

“Damas y caballeros, estos son mis principios.

Si no les gustan tengo otros”

Groucho Marx

En la primera vuelta electoral pasada, el Perú votó contra el continuismo Vizcarrista. Ninguna de las cuatro agrupaciones que tuvieron mejor votación tenían vínculos con el Gobierno del mitómano. Analizando los resultados alcanzados por las autodenominadas izquierdas “socialistas”, el resultado de la 1ra vuelta tuvo un claro ganador: Pedro Castillo y Perú Libre. Tanto así, que fue la agrupación más votada a nivel nacional.

Las dos principales razones que explican ese resultado fueron: a) que Castillo descartó explícitamente la denominada “ideología de género”, concordando en gran medida con la percepción conservadora de familias de sectores populares sobre el tema y, b) criticó muy fuertemente, y con razón, el oportunismo político del denominado sector “caviar” limeño, sector que ha co-gobernado con sus cuadros técnicos el país desde Ollanta Humala, PPK, Vizcarra y ahora Sagasti. Este sector ha mostrado resultados desastrosos en la gestión del Estado. Miremos por ejemplo, la desastrosa gestión de la Villaran en el Municipio de Lima, o la casi criminal gestión del ex Ministro Zamora contra la Pandemia.

Por el otro lado, la Mendoza y sus “intelectuales” desarrollaron contra los seguidores de Castillo argumentos socialmente descalificadores. Los llamaron  “aldeanos” y un intelectual desarrolló el argumento del “resentido social” (SER). En la campaña, la nueva agrupación por la que se presenta Mendoza quiso posicionarse como un nuevo socialismo democrático, y señaló el talante autoritario de Cerrón, se distanció verbalmente del Gobierno de Maduro, y denunció el militante  machismo del programa de Perú Libre. En defensa de la comunidad LGTB+: “los derechos no se negocian!!” espetó Mendoza más de una vez.

Sin embargo, Perú Libre y Juntos por el Peru acaban de firmar un Pacto político para la segunda vuelta. Como acabamos de revisar, no es un Pacto basado en programas comunes. Es un Pacto político sólo para llegar al poder, y con él, el profesor Castillo prácticamente cancela sus posibilidades de ganar la segunda vuelta.

Nos explicamos. Con el Pacto, Castillo ya no significa el cambio, significa –por el contrario- lo más oscuro de la continuidad. Por ejemplo, lo más probable es que Víctor Zamora, conspicuo militante de la agrupación de Mendoza, sea su Ministro de Salud. La traición de Castillo a sus electores no pudo ser mayor. Un Pacto para que vuelvan al poder a los mismos de siempre. Vista las últimas encuestas, es explicable que Castillo vea complicada su perfomance en la segunda vuelta.

Por el otro lado, tampoco se demoraron en arriar banderas. El slógan de “Los Derechos no se negocian” sólo fue eso. Los negociaron en menos de un día. Toda la comunidad LGTB+ recibió una  inmensa y silenciosa patada a su programa y derechos. Sobre el carácter autoritario de la propuesta de Perú Libre, tampoco hubo problemas. La ex secretaria de Nadine, nos enseña que todo es negociable. La renovación de las izquierdas por la “democracia” no duró un mes.

¿Qué está ocurriendo ahora? Lo esperado: una lucha para rodear a Castillo. El diario La República ha comenzado una campaña de demolición contra Cerrón, a fin de aislarlo del profesor. Penoso y  esperable.

NOTICIAS MAS LEIDAS