¡Nunca Más el Terrorismo Senderista!

17 Mayo, 2021

Luis Yntor

Hace 41 años, un sábado 17 de mayo de 1980, en la víspera de las elecciones presidenciales de ese año, la organización terrorista Sendero Luminoso, inició la primera acción armada con la quema pública de las ánforas electorales en el distrito de Chuschi, provincia de Azangaro, región Ayacucho; y que duraría dos décadas de terror y llanto,  dejando como saldo más de 70,000 muertos, miles de huérfanos y millonarias pérdidas económicas. Este grupo terrorista fue liderado por Abimael Guzmán Reynoso, alias "presidente gonzalo", quien pretendió imponer la ideología comunista en el Perú.

El terrorismo de Sendero Luminoso representó al país millonarias pérdidas económicas. Según el informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación Nacional (CVR), para 1988 la perdidas representaban US$ 9,184.6 millones y según otras estimaciones afirman que para 1993 el dañó pasaba los US$ 21,000 millones. Sin embargo, para el expresidente del Banco Central de Reserva (BCR) afirma que, si se considera los costos indirectos del impacto subversivo, las pérdidas llegan a US$ 42,000 millones, cifra que supera largamente los solo mil millones de dólares, que el estado demanda como reparación civil a la cúpula senderista 

La violencia terrorista despiadada y cruel de Sendero Luminoso, provocó más de 70 mil muertos, 40 mil niños huérfanos, más de 20 mil mujeres viudas, 2  millones y medio de desplazados y más de 500 mil migrantes al exterior del país. Asesinaron a miles de jefes de hogar, dónde el 73% de las víctimas eran el sustento de su familia, generando la migración de grandes masas de la población principalmente serrana, hacia la capital, abandonando sus pueblos y sus formas de producción, para encontrar refugio y nuevas oportunidades; teniendo Lima, un impacto laboral histórico, con el 85% de desempleados y subempleados.

En esta fecha, es importante que la memoria histórica no se pierda, y si bien es cierto que hay mucho trabajo por parte del estado, en atender a los que menos tienen, es también cierto que desde que se derrota al terrorismo en el campo militar, en estos 20 años se ha podido fortalecer la economía y el desarrollo del país, y no es prudente aprovechar las dificultades socioeconómicas de un sector de la población, cómo caldo de cultivo para la implantación de una doctrina que solo trae muerte, destrucción y miseria.

Es necesario recordar estos hechos para que nunca más, en ninguna de sus formas, nuestra patria pueda pueda volver a repetirla.

Terrorismo Nunca Más !!!

NOTICIAS MAS LEIDAS