Alva, compromiso por la gobernabilidad

Se le otorgó al confianza al gabinete Bellido, los mal pensados dirían por el temor a tener la primera de las dos denegatorias de confianza, que darían como resultado el cierre del congreso; incluso otorgada la confianza, si se interpelaba ministros y hasta se les censuraba, Bellido indicaba que podrían pedir nuevamente la confianza.
Este nuevo pedido de confianza, seria bajo el supuesto que estando planteadas determinadas políticas publicas con el primer pedido de confianza, estas no podían en adelante generar una postura distinta en el congreso, claro está que las actuales interpelaciones vienen respondiendo a cuestionamiento o denuncias personales, más no a políticas públicas.
AP unanimente voto por otorgarle la confianza al gabinete, lo hizo también JP y PL; días antes Maria del Carmen Alva de AP, presidenta del congreso, hacia saber de un compromiso por la gobernalidad, consenso que se había alcanzado con el presidente Castillo y el premier Bellido; la votación de AP, unánime, en favor de la confianza, evidencia ello.
AP no tienen un cogobierno obviamente, tampoco alianza congresal con JP, es un acuerdo o compromiso (en AP prefieren llamarlo así), sobre puntos mínimos de gobierno, la estabilidad y reactivación económica con Francke y Velarde, la no priorización del tema constituyente (Bellido no lo menciono en su discurso), la posibilidad de futuros cambio ministeriales, la priorización de tema de las vacunas y el enfrentamiento de la posible tercera por la pandemia.
Francke ratificó lo anunciado desde la segunda vuelta, los cambios de producirán, manteniendo las políticas macroeconómicas de estabilidad económica, donde las inversiones privadas deben seguir siendo promovidas, pero con participación publica, estratégica dicen, en el Banco de la Nación y Petro Perú, reformas también referidas al tema tributario, se entande paguen más los que ganan más y revisar el tema de las exoneraciones, y una mayor inversión social.
AP, con tres gobiernos dos de Belaunde y uno de Paniagua, es como esos equipos de tradición, que terminan muchas veces ganando partidos de futbol, por su experiencia, legado, trayectoria, etc, frente a equipos algo nuevos; el costo político no es poco, desde la oposición pueden ser cuestionados; pero desde la población pueden se reconocidos; dependerá que ambos, AP y PL, cumplan el compromiso alcanzado, la oportunidad es inmejorable para ambos, y para todos los peruanos.

NOTICIAS MAS LEIDAS