Punto de Encuentro

Partido Aprista Peruano

12 Noviembre, 2022

Abraham Fudrini

Por: Abraham Fudrini.

Después de un largo y esforzado trabajo para alcanzar, con creces, las firmas necesarias para que el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) resuelva reconociendo legalmente al Partido Aprista Peruano (PAP); los militantes han manifestado sus satisfacciones, alegrías, acuerdos y continúan pensando en un futuro de unidad, fortalecimiento y triunfos.

Sin embargo, me pregunto si con el reconocimiento de la legalidad del PAP y la voluntad de todos sus actuales dirigentes, ¿es suficiente para lograr la unidad del PAP?, ¡claro que no!. Tampoco se debe ser incauto para creer que la unidad se logra con un abrazo entre Jorge del Castillo y Mauricio Mulder, ¡sin duda! que sería una muestra pública de fraternidad de los dos políticos y ayudaría hacia el objetivo de la unidad.

Comenzando el año 1986 pregunté a un compañero y amigo, César Robles Freire (QEPD), ¿qué es la APRA? Y él me miro y me dijo: “… - un mar hijo, … un mar”, han pasado 36 años hasta hoy y el mar se ha desbordado sin control, al extremo que hoy no se sabe con certeza si hay más o menos apristas dentro o fuera del PAP. Durante más de siete lustros estoy conociendo a este grande y complejo hombre colectivo (PAP), que se sostiene de pie gracias al pensamiento político de Víctor Raúl Haya de la Torre, que es el cemento que une sus estructuras, por tal razón es una noble tarea aprista coadyuvar en su unión, a pesar de los intereses personales o de grupos que puedan existir.

Dirigentes de diferentes niveles, profesionales de diferentes áreas, intelectuales, técnicos diversos, cuadros políticos, militantes de bases, etc. todos quieren participar en el PAP y ya se han reinscrito las diferentes generaciones de apristas y nuevos compañeros: ex dirigentes, ex representantes que fueron elegidos por los ciudadanos para gobernar en cualquier: nacional, regional y municipal.

Cada uno de todos cree tener derechos y oportunidades adecuadas a su calidad, capacidad experiencia de gobierno y experiencia aprista, ex: diputados, senadores, congresistas, ministros, vice ministros, directores, etc., ex: dirigentes nacionales, regionales, provinciales y distritales, dirigentes de bases y militantes de base.

Todos consideran que tienen derechos y deberes con el PAP y esperan que su organización política abra sus puertas de par en par y reciba a los nuevos rostros de todas las generaciones, no argollados en ningún grupo, etc.

La unidad y fortalecimiento del PAP es mucho más compleja que lo que he expuesto, además es engorrosa y con constantes contradicciones internas no ideológicas. Toda esta situación hará muy difícil la unidad y fortalecimiento del PAP, ante este problema sugiero lo siguiente:

Debemos reconocer que las contradicciones, antes de la crisis que llevó a la ilegalidad al PAP, no se han resuelto aún, igualmente han pasado varios lustros durante los cuales ocurrieron cambios moleculares al interior del grupo aprista, dentro y fuera del PAP, cambios en calidad y cantidad que deben materializarse en los nuevos dirigentes del PAP y en los nuevos candidatos para un nuevo Gobierno del Estado.

Salvo que los reconocidos apristas hayan participado en programas políticos por televisión, escrito en periódicos, realizado viajes en actividad política a provincias, mensajes políticos en las redes sociales, participación en las marchas contra el desgobierno y otras acciones evidentemente comprobables, los demás rostros apristas conocidos por la opinión pública no deben ser candidatos para nada que requiera votación ciudadana, la razón es que si se presentaran como candidatos al Congreso de la República, mermaría la cantidad de votación que podríamos alcanzar sin ellos. El PAP está en la obligación de presentar nuevos rostros, más aún para candidatos para presidente, vice presidentes y (diputados, senadores) congresistas, si no lo hiciéramos así, muy probablemente perderíamos las próximas elecciones generales, dentro de un contexto nacional que se presenta cada vez más favorables para el PAP.

Sería muy bueno si todos ellos firman un documento en el que renuncian a cualquier candidatura y que apoyarán a los nuevos rostros de candidatos de todas las generaciones. Tenemos excelentes cuadros políticos, profesionales e intelectuales para estar a la altura y hasta superar a nuestros políticos conocidos. Estos experimentados apristas, son la garantía para que se tenga un excelente trabajo en el Congreso de la República y para que la fórmula presidencial sea de apristas que nunca antes hayan sido elegidos para administrar el Estado (presidente, vice presidentes y congresistas). Sin embargo, ganando las próximas elecciones,  tendremos una banca de excelentes compañeros y amigos para dirigir los ministerios y las instituciones del país.

Hoy es imprescindible tener como regla que los candidatos deben ser de todas las generaciones, principalmente la joven; todos deben competir en calidad y capacidad para el cargo que quieren desempeñar, debería haber un examen personal sobre historia, economía y Estado de Perú durante los últimos 72 años.

Sin embargo, para llevar a la práctica nuestro plan para ganar las elecciones nacionales, será imprescindible tener un nuevo discurso que plantee la transformación del Estado Democrático Representativo y proponga un nuevo Estado democrático constitucional. Sobre esto último estoy trabajando desde 2017 y puedo hacer una propuesta seria para resolver el problema del Estado que es la causa principal de los múltiples problemas políticos de hoy.

NOTICIAS MAS LEIDAS