Punto de Encuentro

Un alma caritativa para Palacio

Danilo Guevara Zegarra 

Debo señalar que no soy ni fan ni opositor del actual gobierno. Es más. Soy de los peruanos que fervorosamente desea que tenga éxito en la resolución de los principales problemas que afligen a la sociedad peruana. Y si esto redunda en la elevación de los índices de aprobación de la presidente, enhorabuena.

Pero los yerros que el gobierno perpetra por lo que hace y deja de hacer, inducen a pensar que carece de una lectura básica de aspectos claves de la realidad lo cual constituye una amenaza para la sobrevivencia decorosa del régimen y la gobernabilidad democrática que finalmente es lo que más importa.

Después de la cadena de errores registrados recientemente se llega a concluir que en Palacio no hubo quien le dijera a la señora presidente que visitar Ayacucho no era prudente ni oportuno porque grandes bolsones poblaciones rechazan al régimen. Y que para remediar esta situación es preciso tiempo y una acción política paciente y sutil donde no tiene ninguna cabida repartir caramelos cuando la anemia infantil campea.

Legítimamente uno se pregunta si en Palacio - como siempre se ha hecho - no se evaluaron previamente los riesgos que comportaba la presencia de la jefa del Estado en un pueblo que le es mayoritariamente hostil. Ahora bien, si la decisión elegida fue la más audaz y desafiante, las medidas de protección a cargo de la Casa Militar debieron ser exigentes porque la integridad de la personera de la Nación es algo que a todos compete e interesa.

Más luego, producidos los graves fallos de seguridad que se evidenciaron, nuevamente uno se pregunta ¿no hubo alguien que le dijera a la presidenta que era inconveniente desalojar al comandante general por una Resolución Suprema que desconoce abiertamente la ley lo cual es sumamente grave habida cuenta que rompe el juramento que hizo y que le exige cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes?

¿No hubo alguien que le advirtiera que expulsar de mala manera al comandante general de la Policía es una medida políticamente desacertada porque agravia a una institución cuyos miles hombres y mujeres sienten que se ha cometido un maltrato contra quien los lidera y representa?

¿De verdad que no hubo un alma caritativa que le advirtiera que esta medida iba a sentar un precedente nefasto para la moral y la institucionalidad de una Policía que debe remontar las malas condiciones de vida y de trabajo para luchar contra la delincuencia que se propaga?

Los primeros efectos de tantas y reiteradas falencias saltan a la vista. Por lo pronto el defenestrado comandante general salió entre aplausos de su personal que en forma elocuente expresó su estado de ánimo.

Danilo Guevara Zegarra, general PNP ®, ha sido jefe de Estado Mayor General de la PNP, viceministro del Interior y director nacional de la DINI

NOTICIAS MAS LEIDAS