Punto de Encuentro

Gobierno debe hacer cambios, corregir errores y decir la verdad con el objetivo de mitigar la pandemia y cuidar la salud pública.

Desde que comenzó la cuarentena he seguido paso a paso el proceso de lucha para derrotar la pandemia, el primer paso sin duda sería mitigarla controlando la expansión de la infección, incrementando cada vez más la cantidad de recuperados, equipando los hospitales con respiradores artificiales, oxígeno, medicinas, médicos especialistas y profesionales de la salud; sin embargo parece que todo se está haciendo sin planificación, sin prevención en la adquisición de medicinas que han sido sobre valoradas y en los hospitales faltan, lo mismo se observa en la adquisición de pruebas moleculares, etc. Pero lo más grave es que el gobierno se está enfrentando a los médicos y no accede a su demanda de cambiar al Ministro de Salud dejando así que se mantenga prendida la mecha de una bomba de tiempo que al parecer no se va a apagar y lo que es peor, dejando que otros gremios como el de los veterinarios y enfermeras salgan al escenario público por razones ideológicas a defender a un funcionario de salud que ya está completamente desgastado. No hay que ser un experto en política para saber que lo primero que ha debido hacer el Presidente Martín Vizcarra es apagar la peligrosa mecha encendida por la mala gestión del médico Víctor Zamora y con esto empezar nuevas relaciones positivas con los médicos que son los verdaderos personajes de este escenario de crisis de la salud pública, esto es elemental y debe hacerlo necesariamente lo más pronto posible sin negarse por testarudez, lo que sería injustificable en el caso del Primer Mandatario de Perú. El pueblo peruano y sus médicos tendrían un nuevo aliento y podrían dejar de alimentarse del humo negro que difunden los principales medios masivos de comunicación al transmitir la falsedad de que estamos llegando a la meseta y que este será un camino muy largo.

El análisis que presentó es muy sencillo porque solo compara la primera semana con la segunda de mayo y demuestra que el tratamiento de la pandemia, lejos de mejorar, ha empeorado, como se demuestra en el cuadro que presento y cuyas cantidades han sido redondeadas por exceso, lo que en algo favorece al resultado real del domingo 17 de mayo. 

EVALUACIÓN DE LA PANDEMIA DE LA SEGUNDA SEMANA DE MAYO

(En base a la semana del 3/5 al 10/5)

Predicción para 17/5      Realidad del 17/5

Infectados:       90,000                        92,273

Recuperados:   28,000                        28,272

Hospitalizados:  8,000                          7,408

Fallecidos:.         2,400                          2,648

UCI:                         850                             850

NOTA: 

Podemos observar y comparar la proyección o predicción que hice sobre la base del comportamiento proporcional de cada caso ocurrido en la semana  del 3 al 10 de mayo con el resultado de las cantidades reales de hoy domingo 17 de mayo.

En la semana que concluye hoy, domingo 17 de mayo, observamos un incremento mayor que la proporción de Infectados ocurrida la semana anterior próxima; con relación a los Recuperados, es bueno observar que es mayor al de la semana pasada próxima; igualmente es bueno que la cantidad de Hospitalizados sea menor al de la semana pasada próxima, sin embargo podría deberse también a las restricciones para hospitalizar a los pacientes que lo necesitan; los casos de fallecidos si es un indicador negativo pues es proporcionalmente mayor al de la semana pasada próxima, y finalmente el caso de los pacientes UCI (Unidad de Cuidados Intensivos) es igual a la proyectada en base a la semana pasada próxima, sin embargo oficialmente se ha informado que ya no reciben en las UCI a los adultos mayores, dando preferencia a los pacientes, en situación de gravedad, de edades menores.

CONCLUSIÓN: 

1) Es innegable que está última semana la situación de la pandemia ha empeorado debido a que los fallecidos han aumentado y los pacientes graves adultos mayores ya no son recibidos en las unidades de cuidados intensivos (UCI), lo que evidencia que los fallecidos continuarán aumentando, principalmente del grupo vulnerable de los adultos mayores.

2) Si los adultos mayores, que son del grupo vulnerable, ya no serán recibido en las unidades de cuidados intensivos (UCI) es absolutamente incoherente, contradictorio y muy peligroso que los niños hasta 14 años que saldrán del confinamiento de sus hogares lo hagan si es que en sus casas u hogares viven o residen también adultos mayores, enfermos con deabetes, cardiovasculares, obesos, hipertensos y otros.

Abraham Fudrini.