Se vacunaron suplantando la identidad de sus familiares.

Es abril del 2021, ya ha pasado más de un año desde que se declaró la pandemia mundial a causa del COVID-19. Ya hay vacunas, en México hay varias, en específico, la de Pfizer-Biontech, Sputnik V, Cansino y la de Astra Zeneca.

Las campañas de vacunación ya han dado inicio en la mayoría de los países latinoamericanos. En México se empezó hace un par de meses y se hizo una calendarización para organizar la forma en que se va a administrar la vacuna.

Primeramente, les aplican la vacuna al personal de salud, que son todos aquellos héroes sin capa que día a día están expuestos al virus y que luchan por evitar que haya más personas fallecidas.

En el calendario de la campaña de vacunación, después del personal de salud, se prioriza a la población de la tercera edad. Es lógico, pensar que sean las personas mayores aquellas que reciban la vacuna primero que otros grupos de personas, porque están en mayor riesgo de muerte a causa del COVID.

Es cierto, que en México ya hay vacunas, pero seamos realistas, en un país con 125 millones de habitantes que reciben 2 millones de dosis al día o cada 3 días, es lógico saber que se necesitan 3 años aproximadamente para vacunar a toda la población del país.

Sin embargo, aunque haya pocas vacunas, ya hay vacunas y ya hay una campaña de vacunación.

El plan de vacunación es sencillo, se vacunará a las personas mayores de 60 años y se aplicará en orden alfabético, de acuerdo a la letra con la inicia el primer apellido.

Es algo muy similar a pasar lista en el colegio, si eres Arriola eres del primer día, si eres López tu turno es el segundo día, si eres Tejada tu turno será el cuarto día, y así sucesivamente hasta llegar a los Zendejas que serán vacunados el último día. Está división se hace por cada barrio, alcaldía, cantón o municipalidad.

El proceso para inscripción es sencillo, se ingresa a la página de internet del gobierno federal, y se ingresan los datos de la persona que desee vacunarse, nombre, apellidos y la Clave Única de Registro de Población; una vez ingresados tus datos, el sistema te proporciona un número de registro y puedes acudir a los centros de vacunación establecidos.

Entonces, sólo debes estar al pendiente de la semana en que será la campaña en dónde vives y acudir con un documento de identificación y un comprobante de domicilio, para que te apliquen la vacuna.

Hasta aquí todo va bien; ya hay vacunas y ya se están aplicando de forma ordenada a la población más vulnerable.

Empero, no hay suficientes vacunas y la gente está siendo víctima del pánico, lo que las orilla a tratar de obtener la vacuna, aunque aún no sean personas mayores de 60 años.

Tal es el caso de Christian Alberto Nieva Gómez de 35 años y Rubén Morales Zerecero de 31 años, que se disfrazaron de adultos mayores y empleando documentos de sus familiares y hasta una silla de ruedas, para vacunarse; y, lamentablemente, lograron engañar al personal de salud, y fueron vacunados.

Como consecuencia de sus actos, fueron detenidos y vinculados a proceso por los delitos de usurpación de identidad y falsificación o alteración y uso indebido de documentos, según información de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJ).

La campaña va conforme lo planeado, pero, a este ritmo, en 1 o 2 años les será aplicada la vacuna a las personas entre 30 y 40 años. Esto genera pánico y nerviosismo entre la población que sabe que hay vacunas disponibles, mas no hay para todos.

No obstante, nada justifica la comisión de un delito y deben ser castigados por el uso de documentación federal falsa y el intentar engañar al gobierno federal.

Si bien es cierto que la aplicación de las vacunas es un derecho universal, también es cierto que ante la escasez debemos dar prioridad al personal de salud y a los grupos vulnerables, no es un juego, para que la gente acuda enmascarada y pretenda ser personas que no son.

NOTICIAS MAS LEIDAS