Punto de Encuentro

VRAEM… bases antiterroristas… drogas

A través de medios de comunicación conocemos que el Gob. implementaría una estrategia para desactivar 40 bases antiterroristas y convertirlas en “Centros de Producción y Desarrollo”; el CC.FF.AA. no ha hecho pronunciamiento oficial, el Ministro de Defensa afirmo que se trata de un “fin deseado” y no de una estrategia concreta, la noticia no deja de ser un desatino que lo único que lograría es fomentar el narcotráfico.

El gobierno se han venido tomando decisiones que estarían promoviendo aumentar el narcotráfico en el Perú, en particular en el VRAEM, valle Cocalero donde se produce más del 70% de cocaina que exportamos. DEVIDA ha decidido no erradicar cocales en el VRAEM, en el marco del “pacto social ciudadano” suscrito con los productores cocaleros, pacto que nos llevaría a tener sembríos de hoja de coca superiores a las 80mil hectáreas. 

En Consejo de Ministros descentralizado en el VRAEM, el Premier Anibal Torres afirmo que la Empresa Nacional de la Coca (ENACO), encargada de la comercialización de hoja de coca con fines legales, comprará la hoja verde a todos los productores cocaleros sin distinción de estar empadronados o no, prometiendo construir un nuevo padrón (El Comercio 14-Mayo-22) , lo que legitimizaría a indeterminada cantidad de agricultores cocaleros, traería como consecuencia el aumento exponencial de la hoja de coca, que como es sabido, el 92% tienen como destino final la elaboración de drogas.

Desactivar 40 bases antiterroristas acantonadas en el VRAEM, perderíamos el control territorial, fluvial y aéreo, ingresarían grandes cantidades de insumos químicos a este valle, donde la sobreproducción de hoja de coca constituye el binomio perfecto para la elaboración de drogas cocainicas, aumentarían las pistas de aterrizaje clandestinas (PAC). Sin embargo, también hay que precisar que el Estado peruano desde el 2002 a la fecha, ha invertido más de 17mil millones de soles en el VRAEM (fuente MEF), los resultados en la lucha contra el TID y el narcotráfico en este Valle cocalero no muestran aún los resultados deseados, de allí es necesario que las instituciones que combaten el narcoterrorismo redoblen sus esfuerzos. No olvidemos que el narcotráfico siempre será una amenaza para la Seguridad Nacional, un delito pluriofensivo que nos genera problemas de salud pública, corrupción y de inseguridad ciudadana.

Finalmente reiterar que estos últimos años se nota ausencia de una verdadera Política Pública de lucha contra el narcotráfico, que contenga estrategias de erradicación, control de insumos químicos fiscalizados, potenciar las operaciones antidrogas en los valles cocaleros, desarticular organizaciones de TID – INTERNACIONAL y paralelamente desarrollar un basto plan de Desarrollo Agricola de cultivos alternativos especialmente en el VRAEM.

NOTICIAS MAS LEIDAS